“Agradezco la exigencia de los docentes de la Santa Cruz”

Soy un sacerdote peruano, me llamo Eduardo Roller y nací en Lima en 1979, soy el mayor de dos hermanos. Mis padres están separados, situación que tengo presente todos los días ante el Señor, cuando rezo.

Fui ordenado en 2009, he venido realizando el ministerio primero diaconal y luego presbiteral en parroquias donde no han tenido sacerdote en varios años Uno de estos casos es la parroquia de Taraco donde llegué de seminarista y luego de diácono; allí han estado 30 años sin atención continuada.

Antes de llegar a Roma también desempeñé mi labor como cooperador en la formación sacerdotal del seminario mayor Ntra. Sra. de Guadalupe, con sede en la ciudad de Chucuito (Perú)

Llegué a la Ciudad Eterna en silla de ruedas debido a una rotura de tobillo jugando al fútbol, pero me recupero favorablemente. Agradezco la exigencia de los docentes en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, y el gran espacio fraterno-pastoral con otros sacerdotes.

Quiero agradecer a mis benefactores la ayuda que me han brindado y brindan para formarme yo bien, y luego hacer otro tanto con los fieles a mí encomendados.

Dios les devuelva con creces su ayuda,

Eduardo Roller Chong