Victoria Leste
20 Abr, 22

Blog

¿Es importante marcar la X de la Iglesia Católica en la Renta? - CARF

¿Es importante marcar la X de la Iglesia Católica en la Renta?

Te contamos una de las opciones que tienes a la hora de hacer la declaración de la renta: la asignación tributaria, por la cual eliges si quieres destinar un importe a la iglesia, marcando la casilla de la iglesia en la renta.

La Iglesia recibió 301 millones de euros en 2020 por la asignación de la casilla 105, un + 6% más que en el ejercicio anterior.

Esto ha supuesto que el porcentaje de contribuyentes que marcó la casilla de la iglesia en la renta fue del 32,15%.

Este año las cifras harán visible las consecuencias económicas de la situación de pandemia que se vive en España desde el primer trimestre de 2020

¿Qué es la asignación tributaria?

Esta opción voluntaria para destinar un porcentaje de la cuota íntegra a colaborar con el sostenimiento económico de la Iglesia católica y/o a otros fines de interés social.

Marcar la casilla de la iglesia católica en la declaración de la renta, no supone que el contribuyente tenga que pagar más ni que le devuelvan menos y es totalmente compatible e independiente de la asignación para otros fines de interés social.

En la página 1 del Modelo 100, donde consignas los datos personales, tienes que marcar la casilla si quieres contribuir al sostenimiento de la Iglesia Católica (casilla 105) y la de actividades de interés general consideradas de interés (casilla 106)

En ambos casos se destinará un 0,7% de la cuota íntegra a cada opción.

Por el contrario, no marcar ninguna opción. Significará que el 0,7% de la cuota íntegra del IRPF se imputará a los Presupuestos Generales del Estado con destino a fines generales.

En todo caso, sea cual sea tu decisión respecto de la asignación tributaria, no se modifica la cuantía final del impuesto que pagas o de la devolución a la que tengas derecho. No afecta a lo que tengas que tributar, simplemente decides a dónde quieres que vaya una parte de tus impuestos.

Deducciones Fiscales: ¿Pagaré más impuestos?

Otra forma de ayudar a la Iglesia es realizando un donativo periódico o puntual. Colaborando de esta forma con ONG que apoyan la labor de la Iglesia Católica. Estos donativos se pueden se puede desgravar fiscalmente en la declaración de la renta.

La desgravación de donaciones a ONG se rige por la nueva Ley de Mecenazgo 49/2002 que recompensa los esfuerzos privados en actividades de interés general.

Beneficios fiscales para donantes

Gracias a la nueva Ley de Mecenazgo, las donaciones de hasta 150€ tendrán una deducción en la renta del 80%. Es decir, donando 12,50€/mes o 150€/año, Hacienda te devolverá 120€ en la declaración de la renta.

Por 30€ al año puedes ayudar a que nuestros seminaristas sigan formándose y así lograr que ninguna vocación se pierda.

¿Es importante marcar la X de la Iglesia Católica en la Renta? - CARF

 

La importancia de marcar la X a la Iglesia Catolica de cara a la campaña de la Renta de abril

Sostenimiento de la Iglesia: La importancia de marcar la casilla de la iglesia católica en la declaración de la renta

Desde 2007 la Iglesia no recibe dinero con cargo a los Presupuestos Generales del Estado y renuncia a la exención del IVA. Ese año se modificó el Acuerdo de 1979 entre España y la Santa Sede sobre asuntos económicos y se creó la casilla 105 para el sostenimiento de la Iglesia Católica.

La cantidad que se recibe de los contribuyentes que marcan la casilla de la iglesia católica en la declaración de la renta se reparte solidariamente desde el Fondo Común Interdiocesano.

Este Fondo, que se nutre de las aportaciones directas de los fieles y de los contribuyentes, se distribuye entre las diferentes diócesis en función de su tamaño y sus necesidades. Supone de media el 25% de la financiación de las diócesis en España.

Según los últimos datos disponibles, cerca de 9 millones de personas marcan la X a favor de la Iglesia católica en nuestro país.

Un gesto que la Iglesia agradece, y anima a seguir haciéndolo, para poder continuar con toda esta labor que realiza en favor de toda la sociedad.

¿Cómo se financia la Iglesia?

La Iglesia en España cuenta para su sostenimiento con varias fuentes de financiación para sostener sus actividades.

Las principales son:

  • Aportaciones directas que realizan los fieles (donativos, suscripciones, diezmos y otros),
  • Colaboración de las administraciones públicas (en virtud del artículo 16 de la Constitución Española),
  • Gestión de sus propios recursos (patrimonio, prestación de servicios, etc.)

El portal de Transparencia de la iglesia

La Iglesia en un ejercicio de transparencia, cada año informa de cuál ha sido la cantidad que se ha recibido en concepto de Asignación tributaria de los contribuyentes, y de cuál ha sido el destino de esta cantidad.

Una vez repartida esta cantidad, principalmente a las diócesis, ésta entra a formar parte de su economía diocesana. Toda esta información se refleja cada año en la Memoria anual de actividades de la CEE.

En la web de la Conferencia Episcopal informan cada año de cuál ha sido la cantidad que se ha recibido al marcar la casilla de la iglesia católica en la declaración de la renta.

Tiene como misión acercar la Iglesia a la sociedad mediante el impulso de medidas de trasparencia y buen gobierno económico en la Conferencia Episcopal y sus obras, así como en el resto de entidades que de ella dependan.

“La Iglesia tiene, sin duda, una misión religiosa, espiritual, divina. Pero la Iglesia está encarnada en el mundo, vive en el mundo y tiene también sus necesidades para poder llevar a cabo la misión que la constituye”

Cardenal Antonio Cañizares

Destino de los fondos aportados al marcar la casilla de la iglesia en la renta

La cantidad proveniente de la Asignación tributaria es enviada a las 70 diócesis españolas. Las diócesis lo integran dentro de su presupuesto diocesano para acometer las actividades propias de la Iglesia.

Más de la mitad de los gastos del conjunto de las diócesis españolas fueron gastos pastorales y asistenciales, junto con gastos de conservación de edificios y funcionamiento.

La Conferencia Episcopal solicita anualmente información a las diócesis sobre sus cuentas económicas consolidadas, incluyendo las parroquias, para así dotar de transparencia al proceso y obtener una información sobre la procedencia de sus recursos y las aplicaciones que se han dado cada año.

Con la acción de marcar la X en casilla de la iglesia en la renta aportamos recursos para que la Iglesia siga realizando actividades que redunda en beneficio de toda la sociedad española.

Es por eso que la Iglesia agradece a todos aquellos españoles que contribuyen con este gesto y con el resto de campañas realizadas a lo largo del año a sostener la labor religiosa, espiritual y social al servicio de millones de españoles.

Esta aportación es decisiva para sostener la inmensa labor de la Iglesia, que, para seguir ayudando, necesita más que nunca la colaboración de todos.

Por todo esto desde CARF te animamos a marcar la casilla de la iglesia católica en la declaración de la renta de este año.

Que ninguna vocación se pierda

Trabajemos por un mundo con alma

Artículos relacionados