Seleccionar página
M.V.C.
11 May, 22

Blog

san expedito

Cuerpo de Cristo e Iglesia: qué es y dónde se guarda

El Concilio Vaticano II recoge que Jesús, comunicando su Espíritu, constituye místicamente como su cuerpo a sus hermanos, llamados de todos los pueblos (Constitución Dogmática. Lumen Gentium, 7). El Cuerpo de Cristo, elemento esencial y único en la Iglesia. Te lo contamos.

El Papa Francisco nos lo explica a partir del texto de los Hechos de los Apóstoles. La conversión de Saulo, que luego se llamará Pablo:

Saulo era un perseguidor de los cristianos, pero mientras recorre el camino que conduce a la ciudad de Damasco, de repente una luz lo envuelve, cae a tierra y oye una voz que le dice: «¿Saulo, Saulo, por qué me persigues?». Él pregunta: «¿Quién eres, Señor?», y la voz responde: «Yo soy Jesús, a quien tú persigues». (cfr. Hch 9,4-5):

“Esta experiencia de san Pablo nos cuenta la profundidad de la unión entre los cristianos y el mismo Cristo. Cuando Jesús ascendió al cielo, no nos dejó huérfanos, sino con el don del Espíritu Santo, la unión con Él se ha vuelto aún más intensa». Catequesis del Papa 19 junio 2013.

¿Qué es Cuerpo de Cristo?

Nos referimos a el Corpus Mysticum, en latín, Cuerpo místico de Cristo o Cuerpo de Cristo cuando hablamos de la Iglesia como un cuerpo único, siendo el propio Cristo su Cabeza. Como cuerpo de Cristo somos uno en Él. Es decir, caminamos conforme a sus preceptos y unidos como cristianos. En el sacramento de la eucaristía se contiene, se ofrece y se recibe al mismo Cuerpo de Cristo Nuestro Señor, por el que la Iglesia vive y crece continuamente.  

Mediante la transubstanciación, es decir por la conversión del pan y del vino en su Cuerpo y Sangre, Cristo se hace presente en este sacramento. Este es el sacrificio eucarístico, memorial de la muerte y resurrección del Señor, en el cual se perpetúa a lo largo de los siglos el Sacrificio de la cruz, es centro de la vida cristiana.

Con la Eucaristía damos significado y somos pueblo de Dios y llevamos a término la edificación del Cuerpo de Cristo e Iglesia. Las sencillas ofrendas de pan y vino, puestas en las manos del Señor, se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. El sacerdote invoca al Espíritu Santo para que descienda sobre estos dones y también haga presente a Cristo entre nosotros. En cada Misa, junto a este pan y vino, le presentamos también a Dios, de manera simbólica, algo de nosotros mismos.

Cuerpo de Cristo e Iglesia: qué es, oración y dónde se guarda – CARF

Ser parte de la Iglesia «quiere decir estar unidos a Cristo y recibir de Él la vida divina que nos hace vivir como cristianos, significa permanecer unidos al Papa y a los Obispos que son instrumentos de unidad y de comunión, y también significa aprender a superar personalismos y divisiones, entenderse mejor, armonizar la variedad y las riquezas de cada uno; en una palabra: a querer más a Dios y a las personas que están junto a nosotros».  Audiencia General Papa Francisco.

Cuerpo de Cristo e Iglesia

«Y este cuerpo tiene una cabeza, Jesús, que lo guía, lo alimenta y lo sostiene. Este es un punto que quiero destacar: si se separa la cabeza del resto del cuerpo, la persona no puede sobrevivir. Así es en la Iglesia: debemos permanecer unidos cada vez más profundamente a Jesús. Pero no sólo eso: como en un cuerpo, es importante que corra la savia vital para que viva, así debemos permitir que Jesús obre en nosotros, que su Palabra nos guíe, que su presencia en la Eucaristía nos alimente, nos anime, que su amor dé fuerza a nuestro amar al prójimo. ¡Y esto siempre, siempre, siempre!.

Aquí vengo a un segundo aspecto de la Iglesia como Cuerpo de Cristo. San Pablo dice que como los miembros del cuerpo humano, aunque diferentes y numerosos, forman un solo cuerpo, así nosotros fuimos todos bautizados mediante un solo Espíritu en un solo cuerpo.

Los conflictos, si no se superan bien, nos separan, nos separan de Dios. El conflicto puede ayudarnos a crecer, pero también nos puede dividir. Nosotros no vamos por el camino de las divisiones, de la lucha entre nosotros, ¡no! Todos unidos, todos unidos con nuestras diferencias, pero unidos, unidos siempre, ¡que ese es el camino de Jesús!

La unidad es superior a los conflictos, la unidad es una gracia que debemos pedir al Señor para que nos salve de las tentaciones, de las divisiones, de las luchas entre nosotros y del egoísmo, de los chismes».  Catequesis del Papa 19 junio 2013.

Oración al Cuerpo de Cristo

Ayúdanos, Señor, a ser miembros del Cuerpo de la Iglesia siempre profundamente unidos a Cristo; ayúdanos a no hacer sufrir el Cuerpo de la Iglesia con nuestros conflictos, nuestras divisiones, nuestros egoísmos; ayúdanos a ser miembros vivos vinculados entre sí por una sola fuerza, la del amor, que el Espíritu Santo derrama en nuestros corazones.

Papa Francisco.

Cuerpo de Cristo e Iglesia: qué es, oración y dónde se guarda – CARF

«Los miembros del cuerpo de Cristo siguen a Cristo, el cual es la cabeza de todos» (Efesios 1:22-23).

¿Dónde se guarda el cuerpo de cristo?

Cada vez que el sacerdote en la Santa Misa reza las palabras de la Consagración, se realiza el milagro de la Eucaristía; lo que antes era pan y vino ahora, bajo esa apariencia, está en Cuerpo y la Sangre de Cristo.

El sagrario es el lugar en que se reserva la santísima Eucaristía, Cuerpo de Cristo consagrado. Generalmente solo hay uno en cada iglesia u oratorio. Está colocado cerca del altar, en un lugar destacado, resguardado y apropiado para la oración. Un rincón que se identifica fácilmente por cualquier cristiano que entra en la Iglesia.

Ante el sagrario en el que está custodiado el Cuerpo de Cristo, ha de lucir constantemente una lámpara especial, con la que se indique y honre su presencia.

Guardamos el sagrado cuerpo de Cristo dentro de la Iglesia en un lugar inamovible, hecho de materia sólida no transparente, y cerrado, de manera que se evite al máximo el peligro de profanación.

Bibliografía

Catequesis del Papa del 19 junio 2013.
OpusDei.org.
Catecismo de la Iglesia Católica.

Los sacerdotes, la sonrisa de Dios en la Tierra

Pon cara a tu donativo. Ayúdanos a formar sacerdotes diocesanos y religiosos.

Artículos relacionados