Año de la Familia: Expertas reflexionan sobre los desafíos de la familia en el siglo XXI

Año de la Familia: desafíos de la familia del siglo XXI

Año de la Familia: Expertas reflexionan sobre los desafíos de la familia en el siglo XXI

3 min
Tres expertas han reflexionado sobre los desafíos de la familia en el siglo XXI, en un encuentro online organizado por por Rome Reports Premium presentó un encuentro zoom con expertas en el área para meditar sobre las realidades y desafíos de la familia del siglo XXI. CARF, como partners colaborador se unió también a este encuentro de reflexión: 2021: El año de reforzar la familia.

Para conmemorar los cinco años de la publicación de la Exhortación Apostólica “Amoris Laetitia”, el Papa Francisco ha convocado un año especial para reflexionar sobre la familia en la actualidad. Comenzará el próximo 19 de marzo.

Rome Reports Premium presentó un encuentro zoom con expertas en el área para meditar sobre sus realidades y desafíos. CARF, como partners colaborador se unió también a este encuentro de reflexión: 2021: El año de reforzar la familia.

La familia del siglo XXI, retos y desafíos

Encuentro de reflexión que celebra  CARF «2021: EL AÑO DE REFORZAR LA FAMILIA»
En este evento organizado por Rome Reports hablaremos sobre los desafíos a los que se enfrenta esta institución. 

Puedes apuntarte en este encuentro digital AQUI

Desafíos de las familia: escuchar los problemas

La primera persona en intervenir fue Gabriella Gambino quien insistió en que las familias deben ser las primeras protagonistas en este Año convocado por el Papa Francisco. “Las familias deben convertirse en sujetos de pastoral e involucrarse para ser «testigos del amor de Dios». «Este será el mejor testimonio creíble para los jóvenes”.

Para la delegada del Vaticano uno de los grandes desafíos de la familia del siglo XXI es revertir el miedo a casarse que tienen los jóvenes. «Hay miedo a casarse. Existe una fractura entre la fe y la vida práctica. Por eso, es muy importante la formación de los agentes de pastoral familiar y escuchar los problemas de las familias a la luz de Amoris Laetitia».

En esta línea, aboga por preparar a los jóvenes al matrimonio desde edades tempranas para evitar fracturas en un futuro. Una preparación remota, próxima e inmediata y de acompañamiento a los matrimonios.

Gabriella Gambino recordó los cuatro verbos del Papa Francisco que hay que poner en práctica para ayudar a las familias: acoger, acompañar, proteger e integrar, verbos que están presentes a lo largo de toda la exhortación apostólica.  «La familia tiene un don para la Iglesia, con dificultares, heridas y tesoros», afirmó.

La subsecretaria del Dicasterio anunció que desde la página web se irán publicando materiales para reflexionar sobre este Año de la Familia. Una de las propuestas del Vaticano es animar a las iglesias locales a que profundicen en el acompañamiento, formación y seguimiento de la vida matrimonial para afrontar los problemas desde la raíz.

«Debemos crear comunidad alrededor de las familias y, sobre todo, de aquellas que tienen crisis y dificultares”, concluyó.

encuentro online organizado por por Rome Reports Premium con la colaboración de CARF Fundación Año de la Familia

Dra. Gabriella Gambino  nació en Milán en 1968. Está casada y tiene cinco hijos.

En 1995 se licenció en Ciencias Políticas por la Universidad de Milán. En 2001 recibió su doctorado en bioética del Instituto de Bioética de la Universidad Católica del Sagrado Corazón de Roma. De 2002 a 2006 se desempeñó como experta científica en el Comité Nacional de Bioética en la Presidencia del Consejo de Ministros. Hasta 2017 fue profesora adjunta de Bioética en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Roma “Tor Vergata” e investigadora en Filosofía del Derecho en la Facultad de Derecho de la misma universidad. Desde 2005 es Profesora Titular de Bioética y Bioderecho en el Pontificio Instituto Juan Pablo II de Estudios sobre Matrimonio y Familia de la Universidad Lateranense. En 2017 fue profesora visitante en la sección brasileña del Instituto en el Universidade Católica do Salvador de Bahia . De 2013 a 2016 ha estado involucrada con el Pontificio Consejo para los Laicos y ha hablado en conferencias organizadas por el Pontificio Consejo (2013) y por la Pontificia Academia para la Vida (2016). Es autora de numerosas publicaciones (monografías, volúmenes editados y ensayos), en particular sobre los temas de la vida humana, el matrimonio y la familia.

El 7 de noviembre de 2017 fue nombrada por el Papa Francisco Subsecretaria del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida.

Funciones del Dicasterio

El Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida fue instituido por el Santo Padre Francisco, el 15 de agosto de 2016, mediante el Motu Proprio Sedula Mater, asumiendo las competencias y funciones que pertenecían al Consejo Pontificio para los Laicos y al Consejo Pontificio para la Familia.

Está presidido por el Prefecto, el Card. Kevin Farrell, asistido por un Secretario y dos Subsecretarios laicos; tiene sus propios miembros y consultores, incluyendo fieles laicos – hombres y mujeres, solteros y casados ​​– que trabajan en diversos campos de actividades y proceden de diferentes partes del mundo. posee un conmensurado número de funcionarios, clérigos y laicos, elegidos, en la medida de lo posible, de diferentes regiones del mundo.

Le corresponde al Dicasterio promover la vocación y la misión de los fieles laicos en la Iglesia y en el mundo, tanto como individuos y como miembros pertenecientes a asociaciones, movimientos y comunidades, favoreciendo en ellos la conciencia de corresponsabilidad, en virtud del sacramento del Bautismo, por la vida y la misión de la Iglesia, según los diferentes carismas recibidos para la edificación común.

La familia, pilar de nuestra sociedad

Por su parte, Laura Rojas-Marcos, explicó que una de las tareas más urgentes es ayudar a las familias, pilar de nuestra sociedad, a que sepan comunicarse y entenderse mejor.

Uno de sus últimos libros, “La familia: de relaciones tóxicas a relaciones sanas” propone un recorrido fácil para conseguir disfrutar de unas relaciones familiares sanas, algo esencial para alcanzar nuestra propia estabilidad emocional.

“Todos tenemos una familia y no podemos elegirla. Sin embargo, sí podemos elegir, en mayor o menor grado, el tipo de relación que queremos tener con cada uno de los miembros que la componen”, dice en su libro.

Laura Rojas-Marcos, psicóloga y escritora especializada en Familia

Una misión

En el encuentro con Rome Reports, afirmó: “Desde mi experiencia, me tomo esta tarea como una misión, ayudar a mejorar la comunicación y el entendimiento en las familias«.

Para la psicóloga “a veces, una de las claves que pueden llevar al conflicto, incluso a los malos entendidos o a dinámicas de agresividad y violencia es la falta de comunicación, la falta de autoestima y el estar luchando continuamente, no solo con uno mismo, también con el entorno”, destaca Rome Reports.

«Los jóvenes anhelan el matrimonio»

Por último, la psicóloga mexicana Lupita Venegas, se unió a este encuentro desde México. Esta experta trata con muchas familias desestructuradas y con graves heridas emocionales. Encuentra a muchos niños que no han recibido amor.

Por esta razón, una de sus tareas más importantes que tiene entre manos es acompañar a niños maltratados y abusados, que se protegen porque no quieren una herida más.

“En la familia debe reforzarse el sentido del perdón. Tenemos un ejercicio de responsabilidad de sanar a las familias viviendo nuestra fe. Como dice el Papa Francisco, no más rollo y más testimonio», dijo.

Respecto al miedo a casarse que había advertido su compañera en este encuentro, Gabriella Gambino aseguró: “Los jóvenes anhelan en su interior el matrimonio, pero el mundo actual se encarga de ahogar este anhelo. Tenemos que dar testimonios de la felicidad del matrimonio”.

Los objetivos del Año de la Familia

  1. Difundir el contenido de la exhortación apostólica “Amoris Laetitia”, para “hacer experimentar que el Evangelio de la familia es alegría que llena el corazón y la vida entera” (AL 200). Una familia que descubre y experimenta la alegría de tener un don y ser a su vez un don para la Iglesia y la sociedad, “puede llegar a ser una luz en la oscuridad del mundo” (AL 66). ¡Y el mundo de hoy necesita esta luz!
  2. Anunciar que el sacramento del matrimonio es un don y tiene en sí mismo una fuerza transformadora del amor humano. Para ello es necesario que los pastores y las familias caminen juntos en una corresponsabilidad y complementariedad pastoral, entre las diferentes vocaciones en la Iglesia (cf. AL 203).
  3. Hacer a las familias protagonistas de la pastoral familiar. Para ello se requiere “un esfuerzo evangelizador y catequístico dirigido a la familia” (AL 200), ya que una familia discípula se convierte también en una familia misionera.
  4. Concientizar los jóvenes de la importancia de la formación en la verdad del amor y el don de sí mismos, con iniciativas dedicadas a ellos.
  5. Ampliar la mirada y la acción de la pastoral familiar para que se convierta en transversal, para incluir a los esposos, a los niños, a los jóvenes, a las personas mayores y las situaciones de fragilidad familiar.

Necesitamos más sacerdotes para guiar nuestras oraciones

Cada año más de 800 obispos de todo el mundo solicitan ayudas al estudio para sus candidatos, que necesitan de personas generosas que les ayuden a completar su formación eclesiástica. Desde CARF queremos apoyar todas las solicitudes y necesitamos tu ayuda.

Conoce el coste de una beca

Suscríbete

No te pierdas nuestras últimas noticias

¿Qué te ha parecido este artículo?


* Todos los campos son requeridos. Solo la ficha completa vale para el sorteo.