Victoria Leste
24 Mar, 21

Blog

oración al espíritu santo para pedir un favor

Oración al Espíritu Santo para darle las gracias o pedir favores

A continuación reunimos algunas oraciones al Espíritu Santo. La Iglesia propone su devoción durante todo el año pero sobre todo en este tiempo de Cuaresma. Con el Decenario al Espíritu Santo nos preparamos para la fiesta de Pentecostés del próximo domingo.

Secuencia de Pentecostés

La oración al Espíritu Santo para pedir un favor mas antigua es la secuencia de Pentecostés o Veni Sancte Spiritus es una oración escrita en latín, con la que realizar la invocación al Espíritu Santo. Esta una de las cuatro secuencias que se mantuvieron tras la reforma litúrgica realizada por el Concilio de Trento.

Recuerda la primera venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles en Pentecostés, narrada en el capítulo 2 de los Hechos de los Apóstoles.

El texto original de esta oración al Espíritu Santo se atribuye a Stephen Langton, arzobispo de Canterbury (alrededor de 1150-1228), aunque también fueron considerados sus autores tanto el rey de Francia Roberto II el Piadoso (970-1031) como el papa Inocencio III (ha. 1161-1216).

Ven, Espíritu Santo,
y envía desde el Cielo
un rayo de tu luz.

Ven, padre de los pobres,
ven, dador de gracias,
ven luz de los corazones.

Consolador magnífico,
dulce huésped del alma,
su dulce refrigerio.

Descanso en la fatiga,
brisa en el estío,
consuelo en el llanto.

¡Oh luz santísima!
llena lo más íntimo
de los corazones de tus fieles.

Sin tu ayuda,
nada hay en el hombre,
nada que sea bueno.

Lava lo que está manchado,
riega lo que está árido,
sana lo que está herido.

Dobla lo que está rígido,
calienta lo que está frío,
endereza lo que está extraviado.

Concede a tus fieles,
que en Ti confían
tus siete sagrados dones.

Dales el mérito de la virtud,
dales el puerto de la salvación,
dales la felicidad eterna.

Amen

Catequesis del papa Francisco en el Año de la Fe (2013). El Papa explica la fe en el Espíritu Santo

Ven Espíritu Creador: Oración al Espiritu Santo que rezaba a diario Juan Pablo II

En enero de 1980, en su primer encuentro con la Renovación Carismática Católica, San Juan Pablo II les confió a sus oyentes que rezaba esta oración al Espíritu Santo para pedir un favor.

«Yo desde pequeño aprendí a rezarle al Espíritu Santo. Cuando tenía 11 años, me entristecía porque se me dificultaban mucho las matemáticas. Mi padre, me mostró en un librito el Himno «Ven Espíritu Creador«, y me dijo: Rézalo y verás que El te ayuda a comprender. Llevo más de 40 años rezando este himno todos los días y he sabido lo mucho que ayuda el Divino Espíritu.»

“Sigo obediente a este mandamiento que mi padre me dio”, señaló el santo polaco quien hasta el final de su vida rezó a diario la plegaria sugerida por su padre, el himno Ven Espíritu Santo Creador. “Esta era mi propia iniciación espiritual”, añadió.

Ven, Espíritu Creador,
visita las almas de tus fieles
y llena de la divina gracia los corazones,
que Tú mismo creaste.

Tú eres nuestro Consolador,
don de Dios Altísimo,
fuente viva, fuego, caridad
y espiritual unción.

Tú derramas sobre nosotros los siete dones;
Tu, el dedo de la mano de Dios;
Tú, el prometido del Padre;
Tú, que pones en nuestros labios los tesoros de tu palabra.

Enciende con tu luz nuestros sentidos;
infunde tu amor en nuestros corazones;
y, con tu perpetuo auxilio,
fortalece nuestra débil carne.

Aleja de nosotros al enemigo,
danos pronto la paz,
sé Tú mismo nuestro guía,
y puestos bajo tu dirección, evitaremos todo lo nocivo.

Por Ti conozcamos al Padre,
y también al Hijo;
y que en Ti, Espíritu de entrambos,
creamos en todo tiempo.

Gloria a Dios Padre,
y al Hijo que resucitó,
y al Espíritu Consolador,
por los siglos infinitos. Amén.

V. Envía tu Espíritu y serán creados.
R. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos: Oh Dios, que has iluminado los corazones de tus hijos con la luz del Espíritu Santo; haznos dóciles a tu Espíritu para gustar siempre el bien y gozar de su consuelo .Por Jesucristo Nuestro Señor.

R. Amén

El Gran Desconocido: San Josemaría dedicó esta homilía al Espíritu Santo.

Oración al Espíritu Santo de San Josemaría

San Josemaría tenía una devoción especial por el Paráclito , tal vez por ser la Persona de la Santisima Trinidad menos invocada.

Todos los años, San Josemaría hacía el Decenario al Espíritu Santo, utilizando el libro de Francisca Javiera del Valle. En abril de 1934 compuso una oración al Paráclito que le entregó, manuscrita, a Ricardo Fernández Vallespín, entonces director de la primera Residencia del Opus Dei.

Ven, Espíritu Santo
Ven, Espíritu Santo,
Llena los corazones de tus fieles
y enciende en ellos
el fuego de tu amor.
Envía, Señor, tu Espíritu.
Que renueve la faz de la Tierra.

Oración:

Oh Dios,
que llenaste los corazones de tus
fieles con la luz del Espíritu
Santo; concédenos que,
guiados por el mismo Espíritu,
sintamos con rectitud y
gocemos siempre de tu consuelo.

Por Jesucristo Nuestro Señor.
Amén.

Decenario al Espíritu Santo, 10 días de preparación para Pentecostés

El Decenario al Espiritu Santo, es una bonita y antigua costumbre con la que la Iglesia anima a sus fieles a preparar del mejor modo posible la venida del Espíritu Santo en Pentecostés.

Comienza 10 días antes de dicha fiesta, es decir, el día de la Ascensión de Jesús a los cielos. En ese día Jesucristo prometió a sus discípulos que les enviaría al Paráclito. Los discípulos permanecieron en Jerusalén en continua oración al Espíritu Santo junto a María.

Son, por tanto, estos días de Cuaresma son una ocasión propicia para recordar aquella primera oración conjunta y prepararnos para celebrar la venida del Espíritu Santo.

“La víspera de empezar este Decenario, que es la víspera de la Ascensión gloriosa de nuestro Divino Redentor, nos debemos preparar, con resoluciones firmes, para emprender la vida interior, y emprendida esta vida, no abandonarla jamás.”    (Francisca Javiera del Valle)

Proponemos a continuación un decenario sencillo, basado en las peticiones del papa Francisco el año de la Fe. Pensado para preparar la fiesta de Pentecostés, rezar una oración al Espíritu Santo, leer un texto de san Josemaría y proponerse una misión para cada uno de los diez días.

Con la colaboración de:

OpusDei.com
Arciprensa
Rome.report

Que ninguna vocación se pierda

Trabajemos por un mundo con alma

Artículos relacionados