Purgatorio: ¿Qué es el purgatorio? ¿Cuál es su origen y significado?

Purgatorio: ¿Qué es el purgatorio? ¿Cuál es su origen y significado?

Purgatorio: ¿Qué es el purgatorio? ¿Cuál es su origen y significado?

5 min
Llamamos purgatorio a esta purificación final de los elegidos, que es completamente distinta del castigo de los condenados.

¿Cuáles son los orígenes del Purgatorio?

El origen etimológico del término purgatorio viene del Latín ”purgatorium”, que puede traducirse como “que purifica” y que deriva, a su vez, del verbo “purgare”, equivalente a limpiar o purificar. Y aunque la palabra Purgatorio no aparezca literalmente en la Biblia, sí aparece su concepto.

¿Qué es el Purgatorio?

Los que mueren en la gracia y en la amistad de Dios, pero imperfectamente purificados, pasan después de su muerte por una purificación, para obtener la santidad necesaria y entrar en la alegría del cielo. La Iglesia llama purgatorio a esta purificación final de los elegidos, que es completamente distinta del castigo de los condenados. aunque es segura de su eterna salvación.

Esta enseñanza se apoya también en la práctica de la oración por los difuntos y de eventuales indulgencias plenarias. de la que ya habla la Escritura: “Por eso mandó [Judas Macabeo] hacer este sacrificio expiatorio en favor de los muertos, para que quedaran liberados del pecado.” 2 M 12, 46

El Papa Benedicto XVI, explicaba en 2011 que el purgatorio es un estado temporal que la persona atraviesa tras la muerte mientras expía sus pecados. El purgatorio nunca es eterno, la doctrina de la Iglesia indica que todas las almas, logran acceder al Cielo.

«El purgatorio no es un elemento de las entrañas de la Tierra, no es un fuego exterior, sino interno. Es el fuego que purifica las almas en el camino de la plena unión con Dios», afirmó el Papa.” Papa Benedicto XVI en la audiencia pública de los miércoles en el año 2011

Santa Catalina habló del Purgatorio

Este mismo día el Santo Padre, resalto la figura de santa Catalina de Génova (1447-1510), conocida por su visión sobre el purgatorio. La santa no parte del más allá para contar los tormentos del purgatorio e indicar después el camino de la purificación o la conversión, sino que parte de la «experiencia interior del hombre en su camino hacia la eternidad».

Benedicto XVI añadió que el alma se presenta ante Dios aún ligada a los deseos y a la pena que derivan del pecado y que eso le imposibilita gozar de la visión de Dios y que es el amor de Dios por los hombres el que la purifica de las escorias del pecado.

Jesús habló del Purgatorio

En el sermón de la montaña nuestro Jesús les muestra a quien lo escucha, lo que nos espera después de la muerte como consecuencia de sus acciones en vida. Comienza con las bienaventuranzas. Avisa a los fariseos que no entrarán al Reino de los cielos y finalmente menciona las palabras recogidas en el Evangelio de Mateo:

“Ponte enseguida a buenas con tu adversario mientras vas con él por el camino; no sea que tu adversario te entregue al juez y el juez al guardia, y te metan a la cárcel. Yo te aseguro: no saldrás de allí hasta que hayas pagado hasta el último céntimo.“ Mateo 5, 25-26

San Pablo habló del Purgatorio

En su primera carta a los Corintios, San Pablo habla sobre el juicio personal de los que tiene fe en Jesucristo y su doctrina. Son personas que alcanzaron la salvación, pero deben pasar por el fuego para que sus obras sean probadas. Algunas obras serán tan buenas que recibirán inmediata recompensa; en cambio, otros “sufrirán el daño” pero igual “quedarán salvos”. Esto es precisamente el purgatorio, una purificación que algunos necesitarán para poder disfrutar plenamente de la amistad eterna con Dios.:

“Pues nadie puede poner otro cimiento que el ya puesto, Jesucristo. Y si uno construye sobre este cimiento con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada cual quedará al descubierto; la manifestará el Día, que ha de revelarse por el fuego. Y la calidad de la obra de cada cual quedará al descubierto; la manifestará el Día, que ha de revelarse por el fuego. Y la calidad de la obra de cada cual, la probará el fuego. Aquel, cuya obra, construida sobre el cimiento, resista, recibirá la recompensa. Mas aquel cuya obra quede abrasada, sufrirá el daño. Él, no obstante, quedará a salvo, pero como quien pasa a través del fuego.“ 1 Corintios 3, 11-15

Purgatorio: ¿Qué es el purgatorio? ¿Cuál es su origen y significado?

En el S. XVIII, por devoción a los difuntos, los vecinos de Santiago de Conspostela construyeron la Capilla de As Ánimas. Su construcción fue sufragada  por los propios vecinos, con sus limosnas y donaciones Un templo para aliviar las penas de las ánimas del Purgatorio con planos del arquitecto Miguel Ferro Caaveiro y dirección de obra del maestro de obras Juan López Freire.

«El purgatorio es una misericordia de Dios, para limpiar los defectos de los que desean identificarse con El.» San José María Escriba de Balaguer, Surco, 889

Muchas son las razones para creer en el Purgatorio

 

  • Como hemos visto es una enseñanza fundamentada en la Palabra de Dios: A esta realidad que la Sagrada Escritura nos muestra le llamamos purgatorio que es lo mismo que purificación.
  • En el cielo no entrará nada manchado. quien es fiel a Dios, pero no se encuentra en un estado de gracia plena a la hora de morir, no puede disfrutar del cielo porque la misma Biblia dice que en la ciudad celestial: «No entrará nada manchado (impuro)» Ap 21,27
  • Desde los primeros siglos los cristianos creemos en su existencia: El purgatorio como estado temporal de purificación fue creído desde el principio por los primeros cristianos, “Padres de la Iglesia” que destacaron por su fe y santidad.

    En el año 211. Tertuliano: «Nosotros ofrecemos sacrificios por los muertos…»

    Año 307. Lactancio: «El justo cuyos pecados permanecieron será atraído por el fuego (purificación)…»

    Año 386. Juan Crisóstomo: «No debemos dudar que nuestras ofrendas por los muertos les lleven un cierto consuelo…».

    Año 580. Gregorio Magno: «Respecto a ciertas faltas ligeras, es necesario creer que, antes del juicio, existe un fuego purificador…».

Con la colaboración de:

Opusdei.com
Rome Report

Colabora con un donativo para que ninguna vocación se pierda

Cada año más de 800 obispos de todo el mundo solicitan ayudas al estudio para sus candidatos, que necesitan de personas generosas que les ayuden a completar su formación eclesiástica. Desde CARF hemos arrancado una campaña para que el próximo curso puedan estudiar 20 seminaristas más.

Conoce la campaña al completo

¿Qué te ha parecido este artículo?

Compártelo en tus redes sociales

Suscríbete

No te pierdas nuestras últimas noticias


* Todos los campos son requeridos. Solo la ficha completa vale para el sorteo.