Qué es una Novena y cómo rezarla

Las novenas nos ayudan en nuestra oración cuando están adecuadamente valoradas en el contexto de una sólida doctrina.

Qué es una Novena y cómo rezarla

4 min
Jesucristo nos enseñó a orar. Él pidió a los Apóstoles que se prepararan en oración para la venida del Espíritu Santo. De aquí se inspira la novena de Pentecostés ya que pasaron nueve días esperándolo. Esos nueve días, un grupo de personas estuvo reunido junto a María y los apóstoles. Históricamente, esa fue la primera novena cristiana.

La Doctrina de la Iglesia Católica contempla que los Santos y la Virgen María «no dejan de interceder por nosotros ante el Padre» y que «su cuidado fraternal es de gran ayuda para nuestra enfermedad» (Lumen gentium 49).

Las novenas nos ayudan en nuestra oración cuando están adecuadamente valoradas en el contexto de una sólida doctrina.

Historia de la novena

En la Edad Media, España y Francia introdujeron la «novena de preparación» para la Navidad. para recordar los nueve meses de embarazo de la Virgen. En España el Concilio de Toledo en el año 656 transfirió la fiesta de la Anunciación al 18 de diciembre (dentro de la novena).

Por eso la novena tomó un sentido de anticipación y preparación a una fiesta. Los mejores modelos de preparación son Jesús y María, preparándose para el nacimiento. Nosotros nos preparamos en este mundo para la vida eterna.

De la novena de preparación, surgió la costumbre comenzando en Francia y Bélgica de hacer novenas a la Virgen y a los santos por diversas intenciones.

En el siglo XVII la Iglesia formalmente concedió la primera indulgencia a una novena en honor a San Francisco Javier, otorgada por el papa Alejandro VII.

Hoy en día, la Iglesia considera que la estructura de las nueve repeticiones se refieren a los nueve días entre la Ascensión y Pentecostés. En la Biblia, este período es para los discípulos y la madre de Jesús, un período de espera que ellos viven en oración. «Todos ellos perseveraron en la oración con un mismo espíritu» Hechos 1: 14 al final del cual recibieron al Espíritu Santo. Por lo que, nosotros también podemos vivir la novena como un tiempo de oración a la espera de una gracia.

¿Qué es una novena?

La novena, Del latín «novem«, nueve.

Tal como lo explica la Doctrina de la Iglesia Católica, la novena es una serie de nueve. La sucesión de nueve puede referirse a días consecutivos (ej.:nueve días previos a una fiesta litúrgica) o a nueve días específicos de la semana o del mes (ej.: nueve primeros viernes).

Algunas novenas tienen una larga tradición asociada con la devoción a un santo o para confiar una intención o gracias particular a Dios, (Padre, Hijo y Espíritu Santo), a la Virgen María, a los ángeles y a los santos.

La novena tiene un significado espiritual. Está directamente relacionado con el acto de devoción que se demuestra al rezarla. Como todas las oraciones, estas son una forma de alabar a Dios. María alentó a los apóstoles a que rezaran durante nueve días para recibir al Espíritu Santo. Ese acto de la madre de Jesús nos enseña a los fieles la importancia de la constancia de la fe.

¿Cómo rezar una novena?

La novena es una forma privilegiada de orar porque nos permite tomar tiempo para la oración, aportando calidad en nuestro compromiso. De hecho, cuando nuestra oración va acompañada de un profundo deseo de abrir nuestro corazón a Dios para vivir su presencia real y ponernos en sus manos, el Señor puede actuar y hacer que comprendamos su voluntad humildemente.

No hay necesidad de esperar una fecha específica para comenzar una novena: el mejor momento es sin duda cuando sentimos la necesidad o el deseo de hacerlo. Cada intención de oración importante que tengamos y cada gran discernimiento que debamos hacer es una oportunidad potencial para comenzar una novena. La clave esta en la constancia.

El contenido de cada novena es diferente, pero la mayoría de ellas ofrece al menos una meditación diaria, a menudo escrita a partir de un pasaje de la Biblia o un libro espiritual, y una oración, dirigida con frecuencia a Dios a través de la intercesión de un santo.

También es bueno presentar nuestra oración poniéndonos en presencia del Señor mediante la señal de la cruz y una palabra. Y concluirla, por ejemplo, recitando el Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Rezar una novena es es hablar con Dios Padre desde el corazón”

“Orar es hablar con Dios Padre desde el corazón. Cuando ores, dirígete a Dios como un hijo a su padre, que sabe lo que necesita antes de pedirlo”, Papa Francisco en la Audiencia General enero de 2019.

¿Cuándo hacer una novena?

Para rezar una novena hay muchos y variados motivos. Además de las que podemos hacer en cualquier época del año según los hechos que afecten nuestra vida, la tradición propone rezar una novena antes de la festividad de un santo o de una gran festividad cristiana.  En este caso, la novena comienza 8 días antes, de modo que el último día caiga en la fecha de la festividad.

Entre las novenas anuales más comunes podemos citar, por ejemplo, la novena a San José, la novena a la Inmaculada concepción, la novena de ayuno para vivir la Cuaresma y  la novena al Espíritu Santo para prepararse para Pentecostés.

Objetivos

  • Novenas de preparación: Son las que se rezan preparándose para un día festivo de la Iglesia, o previo a un sacramento u otro motivo espiritual. Tiene como objetivo preparar el alma para este día importante. Se recitan para el bien del difunto y para consolar a sus familiares y amigos. con el enfoque de una gran festividad cristiana, ¡Esta es una excelente manera de preparar nuestro corazón para regocijarnos por completo!
  • Novenas de anticipación:  Hay varios tipos, la más popular es la novenas de luto, que se rezan antes de un entierro o luego del mismo con el objetivo de pedir por el bien de un difunto o para pedir el consuelo de aquellos que están afligidos con la pérdida del ser querido.
  • Novenas de petición:  Son peticiones que necesitamos llevar a los oídos de Dios, para ello se requiere de confianza en que estas serán escuchadas. También podemos hacer una novena para rezar por los demás: un ser querido, las vocaciones sacerdotales, o incluso las almas del purgatorio.
  • Novenas de indulgencia: son las que se rezan para la remisión de los pecados. Se rezan como acto de penitencia por pecados cometidos. Estas novenas se realizan conjuntamente con el sacramento de la confesión y la asistencia a la Santa Misa.
  • Novena de Discernimiento: «Dale a tu siervo un corazón atento para que sepa (…) discernir entre el bien y el mal» 1 Reyes 3: 9. Hacer la voluntad de Dios solo es posible al confiarle, por medio de la oración, nuestra necesidad de discernir. Por lo tanto, debemos pedirle a Dios que habite nuestra inteligencia y nuestras intuiciones, que guíe nuestro razonamiento y que nos dé «la capacidad de comprender, (…) la lucidez para interpretar» los acontecimientos con sabiduría (Santo Tomás de Aquino). La paciencia y el desapego son gracias esenciales para tomar decisiones de acuerdo con la voluntad de Dios. No dudemos en acompañar nuestro discernimiento grande y pequeño con novenas de oraciones, que le dan al Señor tiempo y espacio para hablarnos al corazón y a nuestra inteligencia.

Recuerda

Ten la seguridad de que el Señor responde a todas nuestras las oraciones

«Cuando me pidan algo en mi nombre, yo lo haré.» Juan 14:14

Los frutos de una novena a veces toman formas muy concreta y otras no son visibles, pero de todos modos la novena tiene incidencia en nosotros «todo contribuye al bien de los que aman a Dios» Romanos 8:28

En esta vida, todos pasamos por dificultades. Pero la fortaleza que tenemos los cristianos es saber que Cristo, siendo que él mismo sufrió, nos apoya en cada una de estas pruebas:»Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados y yo os haré descansar.» Mateo 11:28

Novena de la Sagrada Familia del Papa Francisco

El papa nos recomienda una forma simple y efectiva de ofrecer una novena a la Sagrada Familia rezando con mucho fervor la misma oración, durante nueve días consecutivos.

Jesús, María y José

en vosotros contemplamos

el esplendor del verdadero amor,

a vosotros, confiados, nos dirigimos.

Santa Familia de Nazaret,

haz también de nuestras familias

lugar de comunión y cenáculo de oración,

auténticas escuelas del Evangelio

y pequeñas Iglesias domésticas.

Santa Familia de Nazaret,

que nunca más haya en las familias episodios

de violencia, de cerrazón y división;

que quien haya sido herido o escandalizado

sea pronto consolado y curado.

Santa Familia de Nazaret,

que el próximo Sínodo de los Obispos

haga tomar conciencia a todos

del carácter sagrado e inviolable de la familia,

de su belleza en el proyecto de Dios.

Jesús, María y José,

escuchad, acoged nuestra súplica. ¡Amén!»

Descubre más oraciones para la familia.

Con la colaboración de:
Opusdei.org
Aleteia.org
Catholic.net

Colabora con un donativo para que ninguna vocación se pierda

Cada año más de 800 obispos de todo el mundo solicitan ayudas al estudio para sus candidatos, que necesitan de personas generosas que les ayuden a completar su formación eclesiástica. Desde CARF hemos arrancado una campaña para que el próximo curso puedan estudiar 20 seminaristas más.

Conoce la campaña al completo

Suscríbete

No te pierdas nuestras últimas noticias


* Todos los campos son requeridos. Solo la ficha completa vale para el sorteo.

 

Oración en familia: Cómo aprender a orar en familia

Oración en familia: Cómo aprender a orar en familia

Hoy reflexionamos sobre la oración en familia. Esta se puede realizar en muchos y variados momentos, no solamente antes de compartir una comida en la mesa. Lo mejor de todo es que estos tiempos de intimidad en familia nos acercan más entre nosotros y a Dios. Porque como dice el Papa Francisco “El espíritu de la oración se fundamenta en el gran mandamiento: amaras al Señor, tu Dios, con todo el corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas. La oración se alimenta del afecto por Dios.”

El diezmo ¿Qué es el diezmo en la Biblia y cúal es su significado?

El diezmo ¿Qué es el diezmo en la Biblia y cúal es su significado?

El diezmo tenía como finalidad la recaudación de fondos para el mantenimiento material de la Iglesia y de los más necesitados, hoy en día el Papa Francisco nos dice “El enemigo de la generosidad es el consumismo”. Cuando aprendemos a compartir lo que tenemos con los demás, incluso cuando lo hacemos con personas a los que no conocemos ni conoceremos jamás, nos sentimos más cerca de Dios y de nosotros mismos. Porque ayudar a los que lo necesitan puede devolverte mucho más de lo que entregas.