Blaise Olok Njama Muteck

Tengo confianza en Dios y en su Providencia, como siempre he hecho en mi vida gracias a la alegre precariedad que tanto he vivido.
Nombre: Blaise Olok Njama Muteck
Edad: 34 años
Origen: Bafang, Camerún
Estudios: de Licenciatura en Comunicación Institucional en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, en Roma
Situación: Presbítero
Importe mínimo admitido: 1.000€
Importe Solicitado: 16.500 €
Comparte la historia de Blaise Olok Njama Muteck en tus redes sociales
Blaise Olok Njama Muteck

Quiero ayudar a Blaise Olok Njama Muteck

0€ de 16,500€ recaudado

Blaise Olok Njama Muteck pertenece a la diócesis de Bafang en Camerún, una zona rural muy pobre. Su diócesis nació en el año 2012 y necesitan crear estructuras básicas y formación esencial para impulsar su desarrollo autónomo. Se forma en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz para poder servir a las muchas necesidades de su diócesis. Para continuar con su formación necesita una beca de 16.500€.

 

Cantidad personalizada

Seleccionar el método de pago
Información personal

Si desea recibir el Certificado, cumplimente los siguientes campos
Datos de facturación

CARF

16500.00
Quiero ayudar a Blaise Olok Njama Muteck
Términos y condiciones

Total de la donación: 16,500.00€

Daré lo mejor de mí para poder formarme y servir a la Iglesia y a mi diócesis

Blaise Olok Njama Muteck tiene 34 años y es un sacerdote de la Diócesis de Bafang (Camerún) desde hace 4 años. Es el más joven de una familia de 6 hermanos: 3 niños y 3 niñas.

«Mi vida siempre ha sido basada en una alegre precariedad, que comenzó muy pronto en mi vida: al día siguiente de mi nacimiento, mi papá perdió su trabajo, pero esta situación no me impidió ir a la escuela. Durante mi infancia, mientras asistía a la escuela primaria, recibí los sacramentos de iniciación cristiana. Fue durante este período que sentí la llamada a convertirme en sacerdote.

Tras la escuela primaria, mi papá fue a matricularme en el Petit Séminaire Saint Michel de Melong, donde pude estudiar durante un año a pesar de su escasa pensión de jubilación. Después fui excluido del seminario debido a la falta de pago de mi matrícula. Dos años después, mi padre murió y todo se complicó aún más, ya que nadie podía hacerse cargo de mi formación.

Pero la Providencia trabajaba por nosotros y lo hizo todo más fácil ya que mi hermana mayor, la primera hija de la familia, fue contratada en un banco: fue ella quien se sacrificó por mí para que pudiera completar mis estudios primero en el Seminario Menor y luego en el Seminario Mayor.

Después de mi formación, fui ordenado diácono y asignado como vicario en la parroquia de St. Paul de Nkondjock (en las afueras de la ciudad) donde, además de la falta de agua potable y la inestabilidad de la electricidad, me encontré una vez más, y esta vez como sacerdote, en esa alegre precariedad. Fue una experiencia difícil pero hermosa y rica. Pasé dos años en este pueblo y allí mismo fui ordenado sacerdote, el 30 de enero de 2016.

Al año siguiente, el obispo me confió un nuevo cargo como pastor de una parroquia de lengua inglesa, en Bafang, y Director del colegio de St. Paul, además de capellán de los colegios St. Paul y St. Mary. Hay que saber que en mi país la precariedad también se expresa a través de la presencia de dos idiomas oficiales: el francés y el inglés, además de los idiomas locales. Así que todos tenemos que ser capaces de hablar en varios idiomas. Me quedé tres años en este oficio antes de que mi obispo decidiera mandarme a Roma para estudiar.»

Blaise Olok Njama Muteck
En un país pobre, secularizado y además con el coronavirus en todo el mundo, ¿Quién estaría dispuesto a ayudarme en mi formación?
«Mi obispo quiere dar a sus sacerdotes una formación de calidad para que puedan volver a enseñar en la universidad que él mismo estableció hace poco tiempo, haciéndola más competitiva y también capaz de impulsar una formación que tenga un alma y valores de calidad. Además, el año pasado monseñor obispo fundó una radio: radio Lumen gentium, que es una herramienta de comunicación imprescindible y necesaria para la evangelización de hoy.

Como sacerdote joven y aprovechando esta oportunidad, puedo asegurarles a todos mis benefactores del CARF que daré lo mejor de mí para poder formarme y servir a la Iglesia y a mi diócesis. Soy muy consciente de los desafíos de mi diócesis y de los sacrificios hechos por mis bienhechores, a quienes ya deseo expresar mi profunda gratitud, pero tengo confianza en Dios y en su Providencia, como siempre he hecho en mi vida gracias a la alegre precariedad que tanto he vivido y que ha sido preciosa para confirmar la misericordia y la ayuda del Señor.»

Apoya una vocación en cualquier lugar del mundo

Una beca completa de 18.000 euros es el importe necesario para que un candidato pueda vivir y estudiar durante un año, en las localizaciones de sus universidades, sean en  Roma o Pamplona. Las diócesis más necesitadas del mundo requieren una beca completa para sus candidatos. En muchos casos, la diócesis sufraga parte de este coste requiriéndose un importe menor, que siempre esta indicado junto al candidato que lo solicita.

¿En qué consiste una beca completa?

Mas de 800 obispos de los cinco continentes, solicitan ayudas al estudio para sus candidatos a través de las becas. Gracias a los benefactores como tu, CARF hace frente a la mayoría de las solicitudes, pero las necesidades son crecientes y queremos que todas las peticiones sean atendidas.

En la gráfica podrás ver la composición de una beca completa.

  • Manutención y alojamiento: 11.000€
  • Matrícula y tasas académicas: 3.500€
  • Complemento formación académica: 3.500€
Si no hubiera sacerdotes, no habría Iglesia. Que no se pierda ninguna vocación por falta de recursos.
Margarita, donante de CARF

Pon cara a tu donativo

Para consultas dirigirse a [email protected]
Transferencias Bancarias a CaixaBank   
ES39 – 2100 – 1433 – 8602 – 0017 – 4788