Giovanni Battista Bergamo

Fui ordenado presbítero, en un país en el que menos de un 1% es católico. Por eso mi obispo decidió enviarme a Roma, a continuar mi formación para poder ayudar en la evangelización de China y Taiwan
Nombre: Giovanni Battista Bergamo
Edad: 35 años
Origen: Kaohsiung, Taiwan
Estudios: de Licenciatura en Teología en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, en Roma
Situación: Presbítero
Importe mínimo admitido: 1.000€
Importe Solicitado: 9.000 €
Comparte la historia de Giovanni Battista Bergamo en tus redes sociales
Giovanni Battista Bergamo

Quiero ayudar a Giovanni Battista Bergamo

4.000€ de 9.000€ recaudado

Giovanni Battista Bergamo es un sacerdote italiano de la diócesis de Kaohsiung, una gran ciudad portuaria al sur de la isla de Taiwán. Nació en el seno de una familia cristiana de Venecia siendo el quinto de seis hijos. Su padre, es arquitecto y también profesor universitario al igual que su madre.

«Entré en el Seminario Redemptoris Mater para la Nueva Evangelización y me enviaron a Taiwán.»

Cantidad personalizada

Seleccionar el método de pago
Información personal

Si desea recibir el Certificado, cumplimente los siguientes campos

CARF

9000.00
Quiero ayudar a Giovanni Battista Bergamo
Términos y condiciones

Total de la donación: 9.000,00€

El camino neocatecumenal me ayudó a encontrar el amor gratuito de Dios, no por mis méritos si no por su bondad

Giovanni Battista Bergamo es un sacerdote italiano de la diócesis de Kaohsiung, una gran ciudad portuaria al sur de la isla de Taiwán.

Nació en el seno de una familia cristiana de Venecia siendo el quinto de seis hijos. Su padre, es arquitecto y también profesor universitario al igual que su madre.

«Mi vocación nace en mi familia. Mis padres pertenecían al camino neocatecumenal y gracias a su testimonio de vida cristiana me dieron un gran ejemplo de fe y de evangelización.

Como cualquier otro niño, asistí a la escuela pública, donde mostré interés por varias asignaturas y sobre todo por el fútbol.

A medida que iba creciendo, mi vida se desarrollaba con normalidad, conforme a los patrones actuales y pensaba que era feliz: tenía novia con la que planeaba nuestro futuro matrimonio, tenía un buen trabajo y mis amigos me consideraban una persona exitosa.

Sin embargo, en mi interior me sentía tremendamente solo e infeliz.

Fue en este momento donde el camino neocatecumenal me ayudó a encontrar el amor gratuito de Dios, no por mis méritos si no por su bondad. Ahora tenía la alegría para hacer cumplir la voluntad de Dios.

Así entré en el Seminario Redemptoris Mater para la Nueva Evangelización y me enviaron a Taiwán.

Con 26 años tuve que aprender chino. Siendo doctor en Filosofía tuve que empezar de cero: no sabía hablar, ni leer, ni escribir.

A pesar de las dificultades de esta experiencia fue muy bonita por la gran cantidad de gente que Dios puso en mi camino para ayudarme.

En Taiwán, mi comunidad es enteramente china: jóvenes, ancianos y matrimonios.

Es verdaderamente bello experimentar como la Palabra de Dios y la fe se mantienen a pesar de ser culturalmente tan diferentes.

Además de formarme en chino, tuve la oportunidad de viajar de misiones a través del Seminario, acompañando a presbíteros, catequistas y familias. Yo estuve en Hong Kong y en China, en Ganzhou y Sichuan. Allí tuve oportunidad de ver una gran pobreza, pero también el amor de Dios y la fuerza de su Palabra y los Sacramentos.

En 2019 fui ordenado presbítero, en un país en el que menos de un 1% es católico. Por eso mi obispo decidió enviarme a Roma, a continuar mi formación para poder ayudar en la evangelización de China y Taiwan.»

Giovanni Battista Bergamo
Es verdaderamente bello experimentar como la Palabra de Dios y la fe se mantienen a pesar de ser culturalmente tan diferentes.
«Con el fin de ayudar a la formación de seminaristas en Taiwán y así promover la evangelización de la isla, me encuentro en Roma, formándome en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz.

Les agradezco enormemente su generosidad y sobre todo sus oraciones, les recuerdo siempre en las mías y espero verdaderamente que el Señor les bendiga.»

¿En qué consiste una beca completa?

Mas de 800 obispos de los cinco continentes, solicitan ayudas al estudio para sus candidatos a través de las becas. Gracias a los benefactores como tu, CARF hace frente a la mayoría de las solicitudes, pero las necesidades son crecientes y queremos que todas las peticiones sean atendidas.

En la gráfica podrás ver la composición de una beca completa.

  • Manutención y alojamiento: 11.000€
  • Matrícula y tasas académicas: 3.500€
  • Complemento formación académica: 3.500€
Si no hubiera sacerdotes, no habría Iglesia. Que no se pierda ninguna vocación por falta de recursos.
Margarita, donante de CARF