Julio César Morillo Leal

El Señor me pedía una entrega total para seguirle: dejar mi empleo, profesión, estudios, incluso a mi familia
Nombre: Julio César Morillo Leal
Edad: 33 años
Origen: Cabimas, Venezuela
Estudios: Estudia Teología en el Seminario Internacional Bidasoa, en Pamplona
Situación: Seminarista
Importe mínimo admitido: 1.000€
Importe Solicitado: 0 €
Comparte la historia de Julio César Morillo Leal en tus redes sociales
Julio César Morillo Leal

Decidí dejar en manos de Dios mi futuro y dejar que se hiciera su Voluntad en mi vida

Julio César Morillo tiene 33 años y es un seminarista de la diócesis de Cabimas, Venezuela. Es el mayor de 2 hermanos de una familia humilde.

«Desde pequeño recibí mucha atención por parte de mi familia ya que durante los primeros años de vida crecí con mis abuelos en su pueblo.

Luego me fui a vivir con mis papás a la ciudad y fue muy duro el cambio, porque eran pocos los momentos en los que podíamos estar en paz. Mis papás ya no se entendían mucho y cuando yo tenía unos 15 años, la situación era tan difícil que pensé hasta en abandonar mi casa, pero en ese momento mis padres se divorciaron y me quedé viviendo junto con mi hermana y mi madre.

Desde esa edad me tocó asumir ciertas responsabilidades en mi hogar y plantearme diversos objetivos que me llevaron a centrarme en alcanzarlos con mucho empeño, dedicación y esfuerzo. Diseñé de tal modo lo que quería para mi vida y seguí ese plan hasta lograrlo.

Elegí estudiar ingeniería porque me apasionan los números y por eso mis sueños estaban basados principalmente en graduarme de ingeniero de tal modo que luego pudiera no sólo ejercer en campo, sino también ejercer la docencia en a nivel universitario.

Con respecto a mi vocación debo decir que cada uno tiene su propia historia y recibe de modo particular el llamado del Señor a seguirle. En mi caso, desde joven pertenecí a diversos movimientos y grupos de apostolado dentro de la Iglesia en mi país como Jovenmisión, Pastoral Juvenil, Cursillos de Cristiandad, Legión de María, y a uno en particular, Encuentros Familiares de Venezuela, en el que estuve sirviendo a Dios durante varios años.

Curiosamente este movimiento se centra en la familia y en el compromiso personal para crear una familia futura. Hacia este camino estaba enfocado mi proyecto de vida, al tiempo que siempre sentí la presencia de Dios en mi proyecto profesional, lo cual me hizo creer que también eso era lo que Dios quería para mí.

Me gradué como Ingeniero de Petróleo y ejercí mi profesión en este campo y como Profesor Universitario. Estaba en la cumbre de mi proyecto profesional: mi familia estaba muy contenta con los resultados que había obtenido hasta el momento y mis amigos admiraban en cierta manera mis logros a tan corta edad.

Creía que esto sería lo que me haría plenamente feliz, pero en realidad no lo era. Me sentía un poco vacío y también sentía que estaba llamado a algo más por lo cual debía concentrarme en descubrirlo.

Fue un golpe bastante duro darme cuenta de que mi proyecto había fallado a pesar del éxito que hasta el momento había alcanzado y fue entonces cuando emprendí una búsqueda que, con ayuda de mi director espiritual fui llevando a cabo, comenzando por decidir dejar en manos de Dios mi futuro y dejar que se hiciera su Voluntad en mi vida.

En ese momento me percaté que si bien había realizado mi plan, nunca lo había sometido a consideración de Dios para ver si eso era lo que realmente Él quería para mí, sino que sólo mi oración se basaba en pedir ayuda para realizarlo y siento que Dios me permitió cumplirlo.

A partir de ese momento comenzaron a suceder diversos acontecimientos en los que vi claramente que el Señor me pedía una entrega total para seguirle: dejar mi empleo, profesión, estudios, incluso a mi familia, quienes al principio no estuvieron de acuerdo.

Ellos no entendían el cambio que iba a significar dejar todo lo que había construido durante años para emprender un nuevo camino. Algunos consideraban que era signo de inmadurez o confusión por mi parte, incluso llegué a sentir que me veían hasta con pena y decepción.

Allí recordé una gran frase de San Juan Bosco que me hizo confiar más en Dios ante lo que estaba viviendo: “Cuando se trata de seguir la vocación, hay que estar dispuesto a sacrificarlo todo”. Entonces tomé la decisión de embarcarme en esta aventura de la vocación y Dios se ha ido encargando poco a poco de poner todo en su sitio, acompañar a mi familia y ocupar el lugar que yo he dejado en ellos.

He sentido la misericordia que Dios ha tenido al llamarme y por eso comencé mi formación hace poco más de 6 años, en la que hasta ahora me siento muy feliz al ver que se está realizando el sueño que Dios ha tenido conmigo, a pesar de mis debilidades.»

Julio César Morillo Leal

Recordé una gran frase de San Juan Bosco que me hizo confiar más en Dios ante lo que estaba viviendo: “Cuando se trata de seguir la vocación, hay que estar dispuesto a sacrificarlo todo”

«Gracias a sus oraciones y a su generosidad, que Ntra. Sra. de Coromoto, patrona de Venezuela, interceda ante su Hijo por ustedes, por nuestra Patria y que el llamado del Señor siga resonando en los corazones de los jóvenes para que con su sí, podamos seguir construyendo nuestra Iglesia con la ayuda de Dios.»

¿En qué consiste una beca completa?

Mas de 800 obispos de los cinco continentes, solicitan ayudas al estudio para sus candidatos a través de las becas. Gracias a los benefactores como tu, CARF hace frente a la mayoría de las solicitudes, pero las necesidades son crecientes y queremos que todas las peticiones sean atendidas.

En la gráfica podrás ver la composición de una beca completa.

  • Manutención y alojamiento: 11.000€
  • Matrícula y tasas académicas: 3.500€
  • Complemento formación académica: 3.500€

Si no hubiera sacerdotes, no habría Iglesia. Que no se pierda ninguna vocación por falta de recursos.

Margarita, donante de CARF