Maxime Trésors Mvilongo Ateba

Camino solo, pero Dios sabe adónde me lleva: haré cualquier cosa para no dejar nunca de caminar
Nombre: Maxime Trésors Mvilongo Ateba
Edad: 29 años
Origen: Obala, Camerún
Estudios: de Licenciatura en Comunicación Institucional en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, en Roma
Situación: Presbítero
Importe mínimo admitido: 1.000€
Importe Solicitado: 18.000 €
Comparte la historia de Maxime Trésors Mvilongo Ateba en tus redes sociales
Maxime Trésors Mvilongo Ateba

Quiero ayudar a Maxime Trésors Mvilongo Ateba

0€ de 18,000€ recaudado

Maxime Trésors Mvilongo Ateba pertenece a la diócesis de Obala (Camerún) en una región rural que requiere de una mejora en la comunicación entre los sacerdotes y con los feligreses. Se forma en Comunicación en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz para poder hacer progresar su diócesis. Para continuar con su formación necesita una beca de 18.000€.

 

Cantidad personalizada

Seleccionar el método de pago
Información personal

Si desea recibir el Certificado, cumplimente los siguientes campos
Datos de facturación

CARF

18000.00
Quiero ayudar a Maxime Trésors Mvilongo Ateba
Términos y condiciones

Total de la donación: 18,000.00€

Tenía una idea tan grande del sacerdocio que no pude comprometerme con ella hasta que estuviera dispuesto a sacrificarlo todo

Maxime Trésors Mvilongo Ateba es un sacerdote de la diócesis de Obala, en Camerún. Procede de una gran familia, en la que es el más pequeño de los siete hermanos: cinco niños y dos niñas. 

Tuvo una infancia normal con sueños propios de un niño: primero quiso ser médico, luego le atrajo mucho la ingeniería que le llevó de la educación general a la educación técnica.

Después de obtener el Bachillerato en Ingeniería Eléctrica, se preparó para ingresar en la Escuela Politécnica de Yaundé pero no pudo hacerlo ese año por problemas con los plazos. Entonces decidió matricularme en la Universidad de Yaundé I en la Facultad de Ciencias, optando por la Física, asignatura que siempre le había fascinado. Durante ese curso académico es cuando comienza la historia de su vocación.

«Durante las vacaciones de verano, salí de la ciudad de Yaundé para ir con mi familia a un pequeño pueblo vecino llamado Mfou. Mientras estaba allí, conocí al párroco de la parroquia porque durante toda mi estancia en Mfou fui monaguillo de la Parroquia.

Un día, después de salir de misa, me dijo: «Maxime, ¿sabes que podrías ser un buen sacerdote?» Le respondí enseguida sin pensar: «Soy ingeniero, el sacerdocio es para literatos.». Me respondió haciéndome entender que había sacerdotes que eran incluso ingenieros. Terminó estas explicaciones con una palabra que me ha perseguido desde entonces: «Piénsalo».

Después de esa conversación que amenazaba mi estabilidad, decidí hacer una novena para implorar al Señor la gracia de mostrarme una señal, que me revelara que este camino no era mío. La novena terminó y yo no había tenido señales, pero la esperaba con ansias. De hecho, en el fondo, tenía miedo de este camino que no encajaba con mi sueño. Soñaba con ser un buen esposo, muy leal a su esposa, con una linda casa, un lindo coche… ay, todo estaba en peligro de derrumbarse.

Entonces decidí dejar pasar el tiempo, me dije: nada se desperdicia, seguro que pasará con el tiempo. Al finalizar las vacaciones entré al examen Politécnico con mi hermano pequeño que acababa de graduarse del bachillerato, lamentablemente no pude conseguirlo, en cambio, mi hermano pequeño sí.

El fracaso del examen Politécnico no me desanimó en mi sueño de ser un gran ingeniero, por lo que continué en la universidad con estudios de física mientras me preparaba para las competencias como era el caso de la mayoría de los estudiantes en facultades de ciencias. Un día, mientras estábamos en la clase de química, me acerqué a la pizarra para corregir un ejercicio. Ya no recuerdo si me lo perdí o lo encontré, sin embargo no puedo olvidar estas pocas palabras que salieron de la boca del maestro: «…con su cruz religiosa».

Esas palabras despertaron de nuevo, con más energía, el «Piénsalo» que había enterrado profundamente dentro de mí. Después de mucha lucha decidí aceptar este nuevo camino que constantemente se me presentaba, fue entonces cuando me invadió una gran paz. Decidí en mi corazón que después de la licenciatura solicitaría el seminario mayor cuando estuviera en segundo año.

De hecho, tenía una idea tan grande del sacerdocio que no pude comprometerme con ella hasta que estuviera dispuesto a sacrificarlo todo. De hecho, tuve que renunciar a mi sueño de casarme, tuve que renunciar a mi sueño de ser ingeniero, tuve que renunciar a la física que tanto amaba. Ante el asombro de mis amigos, les contesté que haría más bien a los hombres siendo sacerdote que siendo un brillante profesor de física. De hecho me dije en meses que no podía renunciar a ideales tan grandes, sueños tan grandes por algo menos valiente, por algo que no merecería tantos sacrificios.

A partir de ese día comenzó la «aventura». Lo llamo aventura porque sentí dentro de mí que acababa de destruir todo lo que estaba seguro de tener. Me estaba lanzando a algo, así que la única certeza era la fe en lo que sentía en lo más profundo de mí. Sin embargo, de vez en cuando, resurgía la duda: «y si me equivoqué». Afortunadamente, esta duda se desvaneció gradualmente a lo largo de mi formación hasta que finalmente desapareció el día de la ordenación el 26 de abril de 2019.

Para mí, el sacerdocio siempre ha sido algo muy grande y solo por la gracia de Dios se accede a él. Además, este camino con Dios sigue siendo una aventura porque al abandonar mi vida en manos de Dios, Él se convierte en su amo.

Ahora mi aventura continúa en Roma. Camino solo, pero Dios sabe adónde me lleva. Por mi parte, haría cualquier cosa para no dejar nunca de caminar.

Estoy convencido de que sólo mediante la fidelidad a su voluntad podré hacer mucho bien a la Iglesia y especialmente a mi diócesis. En efecto, la Diócesis de Obala, es una joven diócesis de 33 años; su ubicación geográfica la convierte en una diócesis rural. Casi todos sus fieles viven en zonas aisladas, lo que a menudo dificulta mucho la pastoral.

La parroquia de Nsem donde pasé mi internado diaconal es, por ejemplo, una de las parroquias más aisladas de la Diócesis. Para la atención pastoral dominical salimos a las 6 a.m. y regresamos al presbiterio a las 8 p.m. después de haber celebrado cuatro misas. De hecho, los pueblos fueron trazados a lo largo de un largo recorrido de más de 160 km, un recorrido que hicimos en moto por un camino donde caminar es la actividad menos peligrosa.

Actualmente la Diócesis de Obala tiene 60 parroquias y más de 160 sacerdotes. Estamos relativamente protegidos de la necesidad de los pastores, uno puede correr el riesgo de afirmarlo. Sin embargo, la necesidad de sacerdotes bien capacitados en la Diócesis de Obala sigue siendo urgente. Sin duda, para satisfacer esta necesidad, estoy en Roma para estudiar comunicación con el objetivo, más adelante, de dar a conocer mejor la diócesis no sólo dentro sino también fuera. De hecho, una estructura que no se conoce a sí misma no puede entenderse y tampoco puede desarrollarse. Por tanto, la necesidad de comunicación y sobre todo de una buena comunicación es evidente.»

Maxime Trésors Mvilongo Ateba

Para la atención pastoral dominical salimos a las 6 a.m. y regresamos a las 8 p.m. después de haber celebrado cuatro misas. Los pueblos que atendemos se reparten en un recorrido de más de 160 km, que hacemos en moto por un camino donde caminar es la actividad menos peligrosa.

«Estoy muy contento con vuestro apoyo y más aún cuando no me conocen. Muchas gracias por este acto divino porque estoy seguro de que es Dios quien os inspiró allí. Prometo orar por vosotros para que este gran trabajo al que os habéis dedicado nunca se desvanezca.

Como os acabo de decir, habéis mostrado una grandísima amabilidad con un sacerdote que viene de horizontes muy lejanos y lo habéis hecho en un desconocimiento casi total de su identidad.

Os pido nuevamente que aceptéis la expresión de mi profundo agradecimiento por el acto de gran importancia que me habéis hecho. Prometo teneros presentes en cada Santa Misa.

Que el Señor Jesús, que nos salvó con su muerte en la Cruz, os bendiga y os favorezca.»

Apoya una vocación en cualquier lugar del mundo

Una beca completa de 18.000 euros es el importe necesario para que un candidato pueda vivir y estudiar durante un año, en las localizaciones de sus universidades, sean en  Roma o Pamplona. Las diócesis más necesitadas del mundo requieren una beca completa para sus candidatos. En muchos casos, la diócesis sufraga parte de este coste requiriéndose un importe menor, que siempre esta indicado junto al candidato que lo solicita.

¿En qué consiste una beca completa?

Mas de 800 obispos de los cinco continentes, solicitan ayudas al estudio para sus candidatos a través de las becas. Gracias a los benefactores como tu, CARF hace frente a la mayoría de las solicitudes, pero las necesidades son crecientes y queremos que todas las peticiones sean atendidas.

En la gráfica podrás ver la composición de una beca completa.

  • Manutención y alojamiento: 11.000€
  • Matrícula y tasas académicas: 3.500€
  • Complemento formación académica: 3.500€

Si no hubiera sacerdotes, no habría Iglesia. Que no se pierda ninguna vocación por falta de recursos.

Margarita, donante de CARF