Pedro Antonio Martínez Mena

Al llegar a Bidasoa pude darme cuenta de que la Iglesia es universal, que tenía una nueva familia y que estamos llamados a servir para ser testigos Cristo en todos los lugares de la tierra
Nombre: Pedro Antonio Martínez Mena
Edad: 29 años
Origen: Granada, Nicaragua
Estudios: Estudia Teología en el Seminario Internacional Bidasoa, en Pamplona
Situación: Diácono
Importe mínimo admitido: 1.000€
Importe Solicitado: 1.000 €
Comparte la historia de Pedro Antonio Martínez Mena en tus redes sociales
Pedro Antonio Martínez Mena

Logré entrar en el seminario tres días después de la muerte de mi padre

Pedro Antonio Martínez Mena es un diácono originario de la Diócesis de Granada en Nicaragua.

«Terminando la secundaria en mi país, me planteé la idea de ser Sacerdote, por la influencia de mi bisabuela materna y de algunas tías de mi madre; era desde muy pequeño una persona a la que le gustaba visitar la iglesia.

Entre las cosas que siempre me llamaron la atención, estaba en comprender el milagro de la presencia de Cristo en la Eucaristía y un profundo amor a la Virgen María.

En esa ocasión participé de un encuentro vocacional del cual salí muy motivado, pero en el momento de tomar la decisión me encontré con la negativa de mis padres, los cuales, deseaban que tomara una carrera profesional, por lo que, en el 2009 ingresé a la Universidad en mi país, para iniciar los estudios en Historia con mención en Arqueología.

Estando en la universidad algunos profesores destacaron mis habilidades para la enseñanza, trabajo que desempeñé durante tres años como responsable de los centros de documentación de historia y de arqueología de la universidad, a la vez, impartía clases de historia de Nicaragua y teoría social y económica.

En el año 2013 terminé mis estudios, a pesar de estar en la universidad y la mentalidad que implican esos espacios, muchas veces adversos a la fe y en especial a la iglesia católica, luché por mantener viva mi fe.

Logrando en entrar al seminario de mi Diócesis el día 26 de enero del 2014, tres días después de la muerte de mi padre.

El seminario representó un espacio ideal para conocer la fe y amar profundamente a Dios. En 2017 fui convocado por mi obispo a una reunión; recuerdo que fue un momento muy ameno, en el cual, me dio la
noticia de que tenía que viajar a España para continuar mi formación en el Seminario Internacional Bidasoa y mis estudios en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra.

Esta noticia implicaba una gran responsabilidad y sobre todo un reto, el hecho de dejar amigos y familiares fue un poco duro. Pero al llegar a Bidasoa y conocer a los formadores y compañeros de seminario pude darme cuenta de que la Iglesia es universal, que tenía una nueva familia y que estamos llamados a servir para ser testigos Cristo en todos los lugares de la tierra.

El 31 de mayo de 2020 en medio de la pandemia, el Señor me concedió la gracia de ser ordenado diácono.

Desde mi punto de vista, esto fue un momento de respiro, de alegría y esperanza en medio de tanto dolor que sirvió para darme cuenta que a pesar de las adversidades Dios nunca desampara a su pueblo.»

Ordenaciones diaconales Bidasoa. 31-5-2020
Pedro Antonio Martínez Mena

Mi ordenación diaconal fue un momento de respiro, de alegría y esperanza en medio de tanto dolor que sirvió para darme cuenta que a pesar de las adversidades Dios nunca desampara a su pueblo

«Me siento profundamente agradecido por sus oraciones y su ayuda económica.

Sin duda, es grande la labor que a diario hombres y mujeres de todo el mundo hacen por ayudar a la formación de seminaristas y sacerdotes.

En cambio, yo les ofrezco mis oraciones y mortificaciones por cada una de las personas que colaboran. Solo me queda decir, gracias, amigos y amigas, por su entrega y generosidad por el Reino de Dios. Les encomiendo mucho a Nuestra Señora, la Virgen María.»

¿En qué consiste una beca completa?

Mas de 800 obispos de los cinco continentes, solicitan ayudas al estudio para sus candidatos a través de las becas. Gracias a los benefactores como tu, CARF hace frente a la mayoría de las solicitudes, pero las necesidades son crecientes y queremos que todas las peticiones sean atendidas.

En la gráfica podrás ver la composición de una beca completa.

  • Manutención y alojamiento: 11.000€
  • Matrícula y tasas académicas: 3.500€
  • Complemento formación académica: 3.500€
Si no hubiera sacerdotes, no habría Iglesia. Que no se pierda ninguna vocación por falta de recursos.
Margarita, donante de CARF