Petro Antony Chacha

Mi sueño: ser un sacerdote bueno, santo y generoso
Nombre: Petro Antony Chacha
Edad: 37 años
Origen: Mwanza, Tanzania
Estudios: Teología en el Seminario Internacional Sedes Sapientiae, en Roma
Situación: Seminarista
Importe mínimo admitido: 1.000€
Importe Solicitado: 18.000 €
Comparte la historia de Petro Antony Chacha en tus redes sociales

Quiero ayudar a Petro Antony Chacha

0€ de 18,000€ recaudado

Petro Antony Chacha es un seminarista de Tanzania y tiene 37 años. Quiere seguir formándose para cumplir su sueño: ser un sacerdote bueno, santo y generoso. Para continuar con sus estudios necesita una beca de 18.000€.

 

Seleccionar el método de pago
Información personal

Datos de facturación

CARF

18000.00
Quiero ayudar a Petro Antony Chacha
Términos y condiciones

Total de la donación: 18,000.00€

Su sueño es ser un buen sacerdote para servir a la Iglesia

Petro Antony Chacha es de Tanzania y tiene 37 años. Es el primero de ocho hermanos: dos niñas y seis niños. Fue bautizado y recibió el sacramento de la Sagrada Eucaristía el 24 de diciembre de 1995 con doce años, con una edad bastante avanzada pues, antes del bautismo de su madre en 1993, su familia no era católica. Cinco años después del bautismo recibió el sacramento de la confirmación, pero debido a la falta de registros en su parroquia, tuvo que volver hacerlo en 2010.

Después de la educación primaria, quiso ingresar en el seminario menor y continuar allí la educación secundaria. Desde que había conocido a los sacerdotes y catequistas que trabajaban en su parroquia, siempre se había mostrado muy interesado en servir como monaguillo y en la vida consagrada. Sin embargo, después de la secundaria, cuando se suponía que debía entrar al seminario mayor, experimentó una fuerte crisis vocacional. Esto marcó el comienzo de siete años de sequedad espiritual. «Fue el momento más difícil de mi vida porque no llegaba a tomar una decisión firme sobre mi camino: el sacerdocio y el matrimonio. Por lo tanto, me di un descanso para meditar y discernir la vida a la que Dios me me estaba llamando.»

Se matriculó en la Universidad de Dar Es Salaam, donde cursó la Licenciatura en Ciencias de la Educación con especialización en Química y Biología. Un año más tarde, fue contratado por el gobierno para enseñar en la escuela secundaria de Bwiru. «Pero el Señor no se había olvidado de mi e hizo que se prendiera una nueva luz brillante, un llamado a un más fuerte al sacerdocio, que comenzó a brillar de nuevo en mi corazón durante la Cuaresma de 2012. Estando con un grupo de una pequeña comunidad cristiana, fuimos a visitar a las Hermanas Clarisas en su convento. Atraídos por su simplicidad y devoción al Señor, la llamada a entregarme completamente a Dios a través del sacerdocio volvió a brotarse de mi alma, abriéndose como una flor en la primavera. Estaba tan feliz: Dios no se había ido de mi alma, solo se había quedado escondido, discreto, esperando mis tiempos

En septiembre de 2014 comenzó a estudiar filosofía en el Jordan University College en Morogoro, Tanzania. Tres años más tarde obtuvo su licenciatura y comenzó a estudiar teología en el seminario Segerea de St. Carlos Lwanga, en Dar es Salaam. Estando allí, su obispo le informó que quería que fuese a Roma a estudiar en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz.

Petro Antony Chacha
Por esta oportunidad me siento muy privilegiado y cada día le doy gracias a Dios y le encomiendo mis benefactores que lo han hecho posible.

Ir a Roma le ha animado aun más a realizar su sueño: ser un sacerdote bueno, santo y generoso. Se siente muy agradecido, y siempre lo hará, con sus bienhechores, aunque no pueda ofrecer nada a cambio de este privilegio del que se considera indigno. «¡No saben lo importante que es el trabajo de amor que están haciendo a la iglesia en mi diócesis, de mi país y del mundo en general!» Sólo puede ofrecer a cambio sus oraciones y su determinación de convertirse en un buen y santo sacerdote, por la Iglesia de Dios en Tanzania y en el mundo.

Apoya una vocación en cualquier lugar del mundo

Una beca completa de 18.000 euros es el importe necesario para que un candidato pueda vivir y estudiar durante un año, en las localizaciones de sus universidades, sean en  Roma o Pamplona. Las diócesis más necesitadas del mundo requieren una beca completa para sus candidatos. En muchos casos, la diócesis sufraga parte de este coste requiriéndose un importe menor, que siempre esta indicado junto al candidato que lo solicita.

¿En qué consiste una beca completa?

Mas de 800 obispos de los cinco continentes, solicitan ayudas al estudio para sus candidatos a través de las becas. Gracias a los benefactores como tu, CARF hace frente a la mayoría de las solicitudes, pero las necesidades son crecientes y queremos que todas las peticiones sean atendidas.

En la gráfica podrás ver la composición de una beca completa.

  • Manutención y alojamiento: 11.000€
  • Matrícula y tasas académicas: 3.500€
  • Complemento formación académica: 3.500€

Si no hubiera sacerdotes, no habría Iglesia. Que no se pierda ninguna vocación por falta de recursos.

Margarita, donante de CARF