Simon Nyanda

Después de conseguir entrar en el seminario, mi padre decidió unirse a la iglesia católica.
Nombre: Simon Nyanda
Edad: 23 años
Origen: Mwanza, Tanzania
Estudios: Estudia Teología en el Seminario Internacional Bidasoa, en Pamplona
Situación: Seminarista
Importe mínimo admitido: 1.000€
Importe Solicitado: - €
Comparte la historia de Simon Nyanda en tus redes sociales
Simon Nyanda

Sentí la llamada de Dios hacia esta vocación hace mucho tiempo

Simón John Nyanda es un seminarista de la archidiócesis de Mwanza en Tanzania.

«Creo que mi vocación, la llamada de Dios hacia esta vocación comenzó desde hace mucho tiempo, pero no puedo decirlo exactamente.

Estudié en la escuela primaria de Mwitambu, escuela diocesana de Murutunguru donde cargó mucho con mi autodeterminación del sentimiento de la vocación. Terminé en la escuela secundaria avanzada llamada Tarakea en Kilimanjaro.

Después, di mis primeros pasos para comenzar mi formación como sacerdote, pero no se me permitió ingresar ya que mi director de vocaciones no estaba de acuerdo con mis resultados. Por lo tanto, volví a casa y decidí unirme a un grupo de la parroquia, pero mi párroco tampoco estuvo de acuerdo: me dijo que tendría que esperar a hablar con mi obispo que vendría en la semana siguiente a la parroquia.

Esperé y cuando vino, le dije personalmente mi decisión de proseguir mi llamada al sacerdocio. Después de hablar con mi párroco, decidieron dejarme que me uniera a la formación y luego decidió darme esta oportunidad para venir aquí a Bidasoa.

Uno de mis grandes retos que tuve que enfrentar y superar, fue la disconformidad de mi padre.  Él no quería que siguiera mi vocación, quería ahuyentarme de ella. Cuando le demostré que no iba a dejar mi vocación, mi madre decidió apoyarme.

Después de conseguir entrar en el seminario, mi padre decidió unirse a la iglesia católica. Este paso es uno muy grande para él y para los otros paganos en mi pueblo y toda la gente en el mundo.»

Simon Nyanda

Uno de mis grandes retos que tuve que enfrentar y superar, fue la disconformidad de mi padre.  Él no quería que siguiera mi vocación, quería ahuyentarme de ella. Cuando le demostré que no iba a dejar mi vocación, mi madre decidió apoyarme.

«Que Dios les bendiga siempre en sus trabajos y las obras que realizan para ayudarnos a responder a la vocación sacerdotal. Yo les tendré siempre en mis oraciones.»

Apoya una vocación en cualquier lugar del mundo

Una beca completa de 18.000 euros es el importe necesario para que un candidato pueda vivir y estudiar durante un año, en las localizaciones de sus universidades, sean en  Roma o Pamplona. Las diócesis más necesitadas del mundo requieren una beca completa para sus candidatos. En muchos casos, la diócesis sufraga parte de este coste requiriéndose un importe menor, que siempre esta indicado junto al candidato que lo solicita.

¿En qué consiste una beca completa?

Mas de 800 obispos de los cinco continentes, solicitan ayudas al estudio para sus candidatos a través de las becas. Gracias a los benefactores como tu, CARF hace frente a la mayoría de las solicitudes, pero las necesidades son crecientes y queremos que todas las peticiones sean atendidas.

En la gráfica podrás ver la composición de una beca completa.

  • Manutención y alojamiento: 11.000€
  • Matrícula y tasas académicas: 3.500€
  • Complemento formación académica: 3.500€

Si no hubiera sacerdotes, no habría Iglesia. Que no se pierda ninguna vocación por falta de recursos.

Margarita, donante de CARF