Ayúdanos a que las heridas del alma también tengan cura

Don Augustin Bassole

Tú eres el donante

629 de 2.400 donaciones
12,50

You have chosen to donate 12,50€ mensualmente for 12 meses.

Seleccionar el método de pago
Información personal

Si desea recibir el Certificado, cumplimente los siguientes campos
Términos y condiciones

Total de la donación: 12,50€ Mensualmente for 12 meses

{amount} donation plus {fee_amount} to help cover fees.

Tu contribución tiene beneficios fiscales. Donando 150€, te desgravarás 120€.

Don Augustin Bassole, impulsar la evangelización en Burkina Faso

8 min
En un país con más de 20 millones de habitantes, casi el 35% son católicos perseguidos por extremistas musulmanes. «Hay una necesidad inmensa de comunicadores para impulsar la evangelización». Por eso repite que, al apoyar sus estudios en esta área, sus benefactores, están haciendo una gran labor de caridad hacia la Iglesia de su país.

Nacido en África occidental

Padres misioneros

Nací el 21 de mayo de 1980 en el hermoso pueblo de Kordié, provincia de Sanguié, en la región centro-occidental de Burkina Faso. Mi pueblo de origen se llama Ninion y podría traducirse como “Aquí está bien” o “Aquí está el buen vivir”  y mi padre era catequista titular.

El catequista titular en Burkina Faso, es alguien que fue invitado por los sacerdotes de la parroquia y enviado a una casa de formación llamada Escuela Normal de Catequistas, donde recibe toda la teología básica para ser la ayuda principal de los sacerdotes en las aldeas. Por lo tanto, no es un catequista en el sentido ordinario del término según el Catecismo de la Iglesia Católica, porque anima a toda la comunidad del pueblo, da formación a los catequistas que imparten catequesis, forman a las parejas para el matrimonio y también celebra los ritos fúnebres o preside las celebraciones en ausencia del sacerdote, etc.

Y a menudo, cuando él está ausente, su esposa lo reemplaza por los mismos cargos. Claramente, su papel es mucho más amplio que el de catequista común que conocemos en Europa y en otros lugares. Mi padre fue catequista titular, instituto acólito desde 1959 y, por lo tanto, misionero en la aldea de Kordié, especialmente en el barrio de Gapouché, donde yo mismo nací el 21 de mayo de 1980.

Vocación sacerdotal

Toda la historia de mi vocación comienza en este barrio de Gapouché. Como todas las vocaciones nacidas desde la infancia, primero me atrajo la gandura de los Padres Blancos que pasaron por la carretera principal que va desde Koudougou (capital de mi diócesis) a Yako (ciudad del norte). Los Padres Blancos tenían la amabilidad de detenerse muchas veces para saludar al catequista Hyacinthe BASSOLE, a su esposa Marie KANDO y sus ocho hijos, de los cuales soy el penúltimo. Cuando se detenían en nuestra casa, llevaban caramelos en el bolsillo, lo que nos encantaba a nosotros, los niños. Por mi parte, no fueron tanto los caramelos que me atrajeron, sino la gandura blanca de los padres, atada con un cinturón hecho de un largo rosario. Y soñaba: un día, yo también llevaría tal blancura.

Fue entonces que empecé a comprender que también era posible que yo me convirtiera en sacerdote como otros africanos de mi pueblo. El que más me marcó fue el padre Thomas SALOU, de Yako. Siendo de Yako. Es él quien, de manera especial, alimentó mi deseo de ser sacerdote. En la actualidad, es profesor en el Seminario menor Notre Dame d’Afrique en Koudougou.

Don Augustin Bassole «Hay una necesidad inmensa de profesionales en el campo de la comunicación para impulsar la evangelización».

Camino a la Beca de Formación

El 5 de julio de 2008, cuando tenía 28 años, Su excelencia Monseñor Basile TAPSOBA, entonces obispo de mi diócesis, me confirió la ordenación sacerdotal en la Iglesia de Nuestra Señora de la Reconciliación de Burkina en Koudougou, junto con cuatro de mis compañeros.

De 2008 a 2013, fui vicario en varias parroquias de la diócesis y, de 2013 a 2017, fui director diocesano de Medios de Comunicación, director de la Radio “Notre Dame de la Reconciliation” de Koudougou y Coordinador de las otras dos radios católicas de la diócesis que son la Radio “Natigm-b-zanga” de Yako y la Radio “Nemaro-Zien” de Leo.

En septiembre de 2017, y gracias a la ayuda de los beneficiarios de CARF, mi obispo me envió a especializarme en el campo de la Comunicación Social e Institucional en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz en Roma, donde ya estoy en mi segundo año de Licenciatura.

El país tiene 15 diócesis y más de 3500 sacerdotes y miles de religiosos y religiosas. Nuestra Iglesia local en Burkina Faso tiene 15 radios diocesanas, todas conectadas entre ellas gracias a la creación de una radio madre llamada RCB (Red Católica de Radio de Burkina).

También hay un canal de televisión católico llamado Tv-María. Sin mencionar los muchos sitios web y redes sociales que todas las diócesis están tratando de establecer. En tal realidad, más que la diócesis de Koudougou, todo el país necesita profesionales de la comunicación para mantener estas estructuras de diálogo con el mundo y proponer el evangelio a Burkina y al mundo con los medios de nuestro tiempo y para mejor entretener relaciones en general con otros medios.

Por eso siempre repito que, al apoyar mis estudios en esta área de la Comunicación, mis benefactores, sin los cuales yo no podría estar en Roma formándome, están haciendo una gran labor de caridad hacia una Iglesia hermana cuyos miembros siempre los recordarán y rezará por ellos todo el tiempo.

Juntos lograremos
que ninguna vocación se pierda

Para consultas dirigirse a carf@carfundacion.org
Transferencias Bancarias a CaixaBank   ES39 – 2100 – 1433 – 8602 – 0017 – 4788