Joseph Jayamanna Mohottige

Ayúdanos a que las heridas del alma
también tengan cura

Tú eres el donante

385 de 2.400 donaciones
150,00

You have chosen to donate 150,00€ once.

Seleccionar el método de pago
Información personal

Si desea recibir el Certificado, cumplimente los siguientes campos

CARF

150.00
Que ninguna vocación se pierda
Términos y condiciones

Total de la donación: 150,00€ One Time

Tu contribución tiene beneficios fiscales. Donando 150€, te desgravarás 120€.

Joseph, seminarista de Colombo en Sri Lanka, una diócesis rica en vocaciones

10 min
Joseph Jayamanna Mohottige es un seminarista de 25 años, residente del Seminario Internacional Sedes Sapientiae y estudiante de Teología en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz en Roma. Proviene de Colombo, Sri Lanka, una diócesis rica en vocaciones, con más de quinientos sacerdotes. Por esta razón, muchos de ellos son enviados a pueblos carentes de presbíteros. “Nuestra Arquidiócesis tiene mayor responsabilidad en transmitir la fe al pueblo de Dios perdido en aldeas lejanas. Nuestra diócesis también es responsable de la mayor parte de la formación de los seminaristas del país, ya que muchos sacerdotes sirven en los seminarios”, explica Joseph.

“El deseo de ser sacerdote comenzó a crecer”

Como tantos chicos jóvenes, su vocación fue surgiendo mientras servía como monaguillo en su parroquia, Pamunugama.

“Solía ir a misa todos los días tras la primera comunión. No sé cómo explicarlo, pero el deseo de ser sacerdote comenzó a crecer. El papel del párroco realmente me atraía y quise convertirme en alguien como él. Así que con esta idea me uní al seminario menor de St. Aloysius en Colombo cuando tenía solo 14 años, en enero de 2009. Desde ese día bendito en adelante, Dios me ha llevado tan lejos en su camino de vida hacia el sacerdocio”, relata.

Una parroquia con una gran fe

Él “tiene la suerte” de pertenecer a una parroquia donde la fe católica es muy fuerte y donde ahora cuentan con 35 sacerdotes. “Los fundamentos puestos por mi comunidad parroquial, por la Iglesia y especialmente por San José, que es el patrón de la parroquia, han sido mi piedra angular en esta vida”, afirma este joven seminarista.

Ahora, estudiar en Roma es para élun gran privilegio” para luego poder servir como sacerdote.  “Un país pobre como el nuestro tiene menos posibilidades para sufragar los gastos de estudios en Roma. Por eso la beca que obtuve del CARF es sin duda una bendición”, se congratula.

Joseph Jayamanna es un seminarista de 25 años, residente del Seminario Internacional Sedes Sapientiae y estudiante de Teología en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz en Roma. Proviene de una diócesis rica en vocaciones, Colombo en Sri Lanka, pero a su vez, carente de recursos para la formación de sacerdotes. “Por eso la beca que obtuve del CARF es sin duda una bendición”, afirma.

Aprender con la gracia de Dios

Uno de los principales propósitos del envío de seminaristas a Roma es poder regresar a sus países con una formación completa e integral para formar a futuros sacerdotes, “por lo que una vocación que se nutre aquí en Roma en todos los aspectos será un día de gran ayuda para miles de jóvenes que estudian para el sacerdocio”, señala Joseph.

Por esta razón, su mayor expectativa es “¡aprender!, aprender bien con la gracia de Dios y servirle en todas las formas que Él quiera. Haré lo mejor que pueda, y sé que Dios hará el resto”.

Por el momento, su gran desafío es el italiano, pero está convencido de que “con la gracia de Dios podemos tener éxito ya que yo hago Su obra y no la mía”.

Juntos lograremos
que ninguna vocación se pierda

Para consultas dirigirse a carf@carfundacion.org o 91 903 00 32
Transferencias Bancarias a CaixaBank   ES39 – 2100 – 1433 – 8602 – 0017 – 4788