Crecer en la vida espiritual, para servir mejor a la Iglesia

Queridos benefactores. Reciban mis más sincera gratitud y aprecio. Estoy convencido de que el Señor les protegerá a lo largo de toda su vida.

Esta carta es para darles las gracias por el apoyo y el cariño por hacer posible mis estudios y por estar en Roma. Esto mejorará mi labor como sacerdote y me hará crecer en mi vida espiritual para servir mejor a la Iglesia. Soy de Uganda, de la diócesis de Kasese. Empecé a estudiar en Roma en octubre de 2015, y el primer año realicé un máster de Derecho Canónico. Aunque soy un sacerdote africano provengo de un país de habla inglesa, por lo que tengo algún problema con el italiano; aunque voy haciendo progresos.

Mi diócesis es muy pobre pero confío que la ayuda de Dios nunca nos falte para poder sobrevivir.

Alex Kamanzi

¿Te sumas a este desafío?