Dean: su conversión a través de la Teología del Cuerpo

Dean Spiller tiene 32 años y es seminarista de la Arquidiócesis de Johannesburgo, (Sudáfrica). Estudia en Roma «gracias a la amabilidad y generosidad de mi diócesis y el programa de becas CARF», afirma. Es residente del Colegio Eclesiástico Sedes Sapientiae y estudia en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz. Sorprendido todavía de su llamada al sacerdocio, «un camino diferente a aquellos ofrecidos y exaltados por el mundo», cuenta su testimonio de vocación.

«He tenido la experiencia de seguir muchos caminos diferentes en varias etapas de mi vida. Algunos eran mis propias decisiones pero otras veces, me dejaba llevar por las propuestas que otros me ofrecían. Si bien algunas de estas formas me brindaron felicidad momentánea, siempre me preguntaba: ¿Es este mi camino?, ¿Es esto realmente lo más importante en la vida? Después de un tiempo de búsqueda, finalmente me di cuenta de que los caminos que me habían llevado a un cierto compromiso verdadero y duradero siempre habían resultado ser aquellos en los que Nuestro Señor me guió. 

La verdadera felicidad 

Una vez que me di cuenta de que realmente no podría lograr la verdadera felicidad sin Jesús, comencé a encomendar mis decisiones en la oración para que el guiará mis caminos. Al principio no fue fácil, arrastraba malos hábitos en mi vida.Poco a poco, con la ayuda de su gracia, algunos buenos amigos, dirección espiritual y los sacramentos, me volví más abierto al Señor.

Comencé con pequeñas decisiones como ¿qué música debería escuchar?, ¿debería aceptar estas películas que mi amigo ha pirateado? y terminé con otras más grandes: ¿Debería tomarme en serio mi vocación y estar abierto a dejar todo lo que tengo y las personas que amo para descubrir la voluntad de Dios para mi vida?. Este fue, creo, uno de los pasos más importantes hacia una vida cristiana más auténtica y que, en última instancia, me hizo estar abierto a este llamado.

Una familia católica 

Mi hermana menor, Shannon, y yo fuimos educados en la fe católica. Nuestra posición económica era buena gracias al trabajo arduo de mis padres para brindarnos lo que necesitábamos. Su amor, compromiso y sacrificio además de mostrar interés sobre nuestras vidas, fueron características de mis padres que influyeron en mi historia vocacional.

La familia de mi padre (John) siempre ha sido católica, mientras que mi madre (Sharon), no lo era, aunque a menudo se aseguraba de prepararnos todos los domingos para asistir a la Santa Misa (y ella asistió a la mayoría de las semanas también). Finalmente, mi madre se convirtió al catolicismo hace unos ocho años, para alegría y entusiasmo de todos nosotros.

Mi madre, católica o no, siempre ha sido la persona más desinteresada que he conocido. Siempre hemos sido una familia muy unida. El hecho de que mis padres hayan celebrado este su 37 aniversario de bodas, supone un testimonio de su amor y compromiso con nuestra familia y con los demás. Sus ejemplos me enseñaron el verdadero significado del amor en todas las circunstancias.

Estilo de vida en mi juventud 

Cuando era adolescente, frecuenté una escuela secundaria secular. Durante ese tiempo mi hermana y yo asistimos a clases de catecismo y nos confirmaron. Para ser honesto en esta etapa, mi nivel de interés en las clases normalmente se basaba en si la chica de nuestra clase que me gustaba estaría allí esa semana o no (tales son las formas de los adolescentes, aunque no hay duda de que el Señor usó esto para acercarme a Él).

Asistí al grupo de jóvenes en nuestra parroquia en ocasiones, pero fue más un evento social para mí. Creo que en mi confirmación tuve un sincero deseo de seguir a Nuestro Señor, pero mi estilo de vida y amigos no facilitaban un ambiente para vivir una vida verdaderamente cristiana, por lo que durante muchos años tuve dos vidas: una de lunes a sábado y la otra el domingo.

Después de la secundaria estudié y completé una licenciatura en Informática y (curiosamente) psicología. Al finalizar la universidad, pasé dos años trabajando como consultor para una empresa asociada con Microsoft, una época en la que aprendí mucho sobre mí mismo y crecí mucho como persona en mis interacciones con los clientes, así como en la amistad con mis compañeros, que no siempre compartieron mis creencias.

También me di cuenta de que cuando a las personas les preocupa que sus computadoras no funcionen (o cualquier cosa que no entiendan), generalmente no son fáciles de manejar. Eso me enseñó mucho sobre paciencia y comprensión.

Otra cosa que fue significativa para mí después de dejar la escuela secundaria fue unirme al ministerio parroquial de música juvenil. Aquí conocí a algunas buenas personas que tuvieron una buena influencia en mí (sin mencionar el hecho de que me enseñaron a tocar la guitarra y cantar en grupo). Este ministerio realmente resonó conmigo y pronto estuve practicando por mi cuenta durante horas, así como tratando de escribir mis propias canciones como oraciones a Nuestro Señor.

La Teología del Cuerpo de Juan Pablo II

Durante este tiempo, me había estado involucrando con un grupo en una parroquia cercana que estaba explorando y enseñando los escritos del Papa San Juan Pablo II sobre la persona humana, el amor y la sexualidad (a menudo denominada «Teología del Cuerpo»).

Nos reunimos todas las semanas durante casi 5 años, y pronto comenzamos a ejecutar programas para parroquias, grupos juveniles y escuelas secundarias (en lugar de programas de educación sexual que eran de tipo secular).

Después de haber encontrado un lugar donde podría ser yo mismo y compartir mis anhelos con otros jóvenes católicos, experimenté un profundo viaje de conversión a través de esta enseñanza y a través de la increíble comunidad recién formada.

No fue solo un momento espiritual como los que había experimentado antes en los retiros a los que había asistido (después de los cuales a menudo volvía rápidamente a mi antiguo estilo de vida). Con el compañerismo, el apoyo continuo y la gracia que recibí en los sacramentos, pude corregir muchos de los comportamientos que dañaban mis relaciones y, en última instancia, me impidieron tener una fe más profunda.

Un álbum de canciones 

 A la luz de todo esto, además de haber grabado y lanzado un álbum de canciones de adoración cristiana que había escrito en 2010, decidí que si bien el trabajo que había estado haciendo me había ayudado a crecer personalmente, no sentía que usara todos los talentos que tenía de la manera más efectiva para ayudar a otros y hacer la obra del Señor.

En esta etapa, me ofrecieron un trabajo en la escuela secundaria como administrador web, diseñador gráfico, maestro de religión, maestro de retiros y músico. El trabajo para mí parecía un paso hacia lo que era más capaz de hacer y acepté después de un corto tiempo de discernimiento. También seguí tocando música en mi parroquia en la Santa Misa todos los domingos.

Mi tiempo en la escuela resultó ser muy formativo de varias maneras. Compartir la fe católica con estos jóvenes fue una experiencia realmente increíble. Fue allí donde conocí a mi primer director espiritual oficial.

El padre Manu, sacerdote del trabajo, venía semanalmente a la escuela para hablar con los niños y escuchar confesiones durante las reuniones de grupos juveniles. Pronto comencé a hablar con él semanalmente y por primera vez experimenté un crecimiento constante y sustancial en mi vida espiritual. El constante cuidado, oración y consejo del padre Manu realmente dio abundante fruto en mi vida espiritual.

Programas en parroquias y escuelas 

Después de dos años, «The Foundation for the Person and the family» me ofreció un trabajo, una organización que nuestro grupo de Teología del Cuerpo había establecido para poner a disposición recursos a precios más asequibles en nuestro país. El trabajo con las escuelas y las parroquias había crecido hasta tal punto que se decidió que se necesitaba un empleado a tiempo completo para llevar la base adelante y después de considerarlo por un tiempo, acepté el trabajo. 

Durante esos dos años logramos hacer muchas cosas: presentamos programas y charlas a miles de sudafricanos en escuelas, parroquias y retiros sobre los temas de Dios, el amor, la vida, el sexo y la sexualidad.

También organizamos una gira de conferencias de Christopher West (un experto en Teología del Cuerpo de los Estados Unidos) a nuestro país; instituyó y dirigió el primer retiro de curación para el aborto de Rachel’s Vineyard en el país y reunió a los católicos a través de nuestras muchas actividades de recaudación de fondos para la construcción de la comunidad y eventos sociales.

Este trabajo para mí fue realmente gratificante, así como increíblemente revelador para el entorno y las luchas que enfrentan los jóvenes de hoy. También pude experimentar de primera mano la gran sabiduría y el poder liberador de las enseñanzas de la Iglesia, especialmente cuando se trata de nuestros cuerpos y relaciones con los demás.

Siempre fue sorprendente para mí poder presentar el verdadero significado del Amor, a través de mis experiencias personales, y poder responder a las preguntas importantes sobre temas difíciles como la pureza, la castidad, la pornografía y la homosexualidad con la verdad del Evangelio.

Dean Spiller seminarista de la Arquidiócesis de Johannesburgo, (Sudáfrica).

Dean Spiller seminarista de la Arquidiócesis de Johannesburgo, (Sudáfrica).

Mi vocación 

Durante este tiempo, mi director espiritual sugirió que debería comenzar a orar sobre mi vocación. Este fue un momento difícil para mí. Me di cuenta de que durante muchos años había tenido tanto miedo de tener una vocación al sacerdocio o la vida religiosa que nunca me permití explorar esto.

Ahora, sin embargo, había llegado a un punto en el que podía ver el increíble poder y el valor del sacerdocio. Al vivir la castidad en la vida de soltero llegué a estar abierto a la idea de que podría ser un «bien» para mí, no solo para otras personas.

Mirando hacia atrás, ahora puedo ver que, sin saberlo, había creído en una de las mentiras que el mundo me había estado diciendo. Se dice que en muchas de las mentiras del demonio, a menudo se esconden medias verdades, y que así es como él nos hace estar de acuerdo con él o ceder a las tentaciones.

Es cierto que toda persona necesita intimidad. No podemos vivir sin intimidad; La persona humana es creada para el amor. La mentira que creí durante muchos años es que la intimidad solo se podía encontrar en las relaciones románticas (en la intimidad física y, en última instancia, en el sexo).

Pensé que para realmente cumplir esta exigencia, debía de tener una novia y casarme algún día. Sin embargo, mi vida como soltero me condujo a ver que, con la gracia de Dios, las verdaderas amistades pueden ser tan satisfactorias como cualquier otra relación, y sobre todo vivir la verdadera amistad con Jesús, la intimidad con él.

Una monja a la que escuché dar una charla dijo que la intimidad significa algo que suena como: «dentro de mí, ver», o sea ser conocida y amada en nuestros niveles más profundos, y conocer y amar profundamente a los demás. Podemos vivir sin sexo, pero no podemos vivir sin intimidad.

Quizás esto sea algo bastante obvio para mucha gente, pero para mí fue un punto de inflexión. Esta realización cambió mi vida. Comencé a ver la historia de mi viaje espiritual bajo una luz diferente. Todas las cosas que había intentado y fracasado, todas las noches que había pasado organizando reuniones juveniles o practicando música, todo tenía sentido para mí a la luz de este llamado y forma de vida.

«Arriesgar a Dios» 

Después de un tiempo de oración y discernimiento y muchas conversaciones con algunos buenos sacerdotes, decidí aprovechar la oportunidad, para «arriesgar a Dios» como dicen, y hablar con mi obispo acerca de ser aceptado en la Arquidiócesis como seminarista.

Aunque fue una realidad difícil de aceptar para mis padres, me dieron su bendición. Si bien sabía que sería difícil para ellos, nunca dudé de que me apoyarían, tal es su amor y desinterés. Nuestro Obispo es un hombre bueno y orante, y el hecho de que me haya enviado a Roma para estudiar fue un momento increíble para mí, así como otra confirmación de que estaba haciendo esto con la bendición de Dios.

Antes de que me viniera a Roma, celebramos el nacimiento de la primera hija de mi hermana. Bromeamos diciendo que Nuestro Señor incluso envió a mi familia un reemplazo mientras estoy fuera (pero aún así me dio tiempo para conocerla y convertirme en su padrino).

Una Universidad con cientos de seminaristas 

Meses después, estoy en Roma, viviendo en una universidad con cientos de seminaristas y sacerdotes. Estoy absorbiendo la cultura, la gracia y el conocimiento que se me ofrecen diariamente a través de la ciudad eterna, la vida espiritual de la universidad y los profesores increíblemente conocedores y santos de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz.

También me siento humilde a diario por la increíble generosidad y servicio de todos lo que hace posible que estemos aquí. Estoy de verdad agradecido al CARF y a todos mis bienhechores por su generosidad y amor, y quiero que sepan que estoy orando por ellos como hermanas y hermanos.