Dona online para el sostenimiento eclesiástico

Dona online para el sostenimiento eclesiástico

Tarjeta, PayPal, Domiciliación Bancaria o Transferencia

Estas donaciones a la Iglesia se destinan para ayudas en el estudio universitario y formación de sacerdotes en diócesis carentes de medios de España y el mundo.

Elige la forma de pago
que más se adecua a tus posibilidades.

CARF respeta escrupulosamente el destino indicado en su donativo.
Antes de tomar su decisión de donar online, puede pinchar el botón y ver el coste de una beca.

Dona: Tarjeta, Paypal o Domiciliación Bancaria

Dona: Tarjeta, Paypal o Domiciliación Bancaria

Seleccionar el método de pago
Información personal

Si desea recibir el certificado de desgravación fiscal de este donativo, rellene los siguientes campos:
Datos de facturación

CARF

1.00
Dona: Tarjeta, Paypal o Domiciliación Bancaria
Términos y condiciones

Total de la donación: 50.00€ One Time

Transferencia bancaria

Orden de transferencia bancaria a nombre de: Centro Académico Romano Fundación, a cualquiera de las siguientes cuentas:

  • BBVA              ES73 – 0182 – 2329 – 9900 – 1300 – 8167
  • Santander      ES73 – 0049 – 5103 – 7121 – 1654 – 1171
  • CaixaBank     ES39 – 2100 – 1433 – 8602 – 0017 – 4788
  • Sabadell         ES96 – 0081 – 0569 – 8600 – 0160 – 7861
  • Bankinter       ES70 – 0128 – 0080 – 1705 – 0000 – 0525

Cheque

Cheque enviado a nombre de: Centro Académico Romano Fundación, Conde de Peñalver, 45, entreplanta, oficina 1 – 28006 MADRID

Compromete pensar que detrás de cada vocación sacerdotal, hay otra llamada del Señor a cada uno de nosotros, los cristianos, pidiendo el esfuerzo personal, que asegure los medios para su formación.

SÚMATE A NUESTRO DESAFÍO
Los primeros 150€ de tu donación, tendrán una deducción en la renta del 80%. Es decir, donando 12,50€/mes o 150€/año, Hacienda te devolverá 120€ en la declaración de la renta, gracias Gracias a la Ley de Mecenazgo.
Por 30€ al año puedes ayudar a que los seminaristas de todo el mundo sigan formándose y así lograr que ninguna vocación se pierda.