El Papa firma la camiseta a los jugadores de Sedes Sapientiae

Cada año en Roma, se disputa una liga de fútbol con jugadores que son sacerdotes y seminaristas, estudiantes de las Universidades Pontificias de Roma y residentes en los distintos colegios. Se trata del «Mundial de fútbol de los sacerdotes» : 16 selecciones se juegan la Clericus Cup. Todos los jugadores llevan en su camiseta la frase «Jugar para creer», para probar la relación entre la fe y el deporte para los jóvenes. Más de 300 jugadores de 67 nacionalidades y cinco continentes participan en esta liga.
Pues bien, el equipo del Colegio Eclesiástico Sedes Sapientiae, nuestros seminaristas, han disputado la final, quedando subcampeones. En este equipo juegan varios estudiantes becados por CARF. El campeón de la liga fue el equipo del Pontificio Collegio Urbano “de Propaganda Fide”, que es el Seminario Mayor de la Congregación para la Evangelización de los pueblos. La mayoría de sus estudiantes, y de los jugadores del equipo, son de África (algunos de India) y estudian en la Universidad Pontificia, que se llama “Urbaniana”.
El pasado 29 de mayo, representantes de los equipos que tomaron parte en la liga fueron recibidos por el Papa Francisco. En la foto de portada se puede ver a Jesús Obed Hernández Treviño, estudiante mexicano del Sedes Sapientiae, quien representaba, en aquella audiencia, a todos los jugadores del Colegio Eclesiástico.
El equipo de Sedes Sapientiae estaba compuesto de jugadores de muchas nacionalidades . Es la primera vez en la historia de esta liga que el Seminario Sedes Sapientiae llega a disputar la final, mientras que el equipo adversario, el Colegio Urbano, ya es la sexta vez consecutiva que disputa el partido de campeones, y varias veces ha ganado la copa.
Y otro reconocimiento: el entrenador, el padre José Huerta, mexicano, que es también formador y ecónomo del seminario, ganó el premio como mejor entrenador de toda la liga.