El rector de Sedes Sapientiae, en la ordenación de un sacerdote en Kerala (India)

El Rev. Don Javier Canosa, rector del Colegio Internacional Sedes Sapientiae ha tenido la oportunidad de ir a Trichur (Kerala, India), en un corto viaje de seis días, para asistir a la ordenación sacerdotal de don Jiso Kuttikat, que había estudiado el primer ciclo de teología y el segundo ciclo de Derecho Canónico en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, en Roma, durante el período 2012-2018, residiendo, primero, en el Colegio Eclesiástico Internacional Sedes Sapientiae y, posteriormente, en el Colegio Sacerdotal Altomonte. Nos cuenta su experiencia. 

Además de asistir a la ordenación y concelebrar en la primera Misa del sacerdote, gracias a la amable hospitalidad de don Jiso y del Arzobispo de Trichur, Mar Andrews Thazhath, pude conocer de cerca de muchas expresiones de la vitalidad de la Iglesia Siro Malabar, al visitar la Catedral Metropolitana de Nuestra Señora de Lourdes, el Hospital del Jubilee Mission Medical College (con camas para 1.700 pacientes), el hogar para sacerdotes ancianos Home Saint Joseph, el Seminario mayor Mary Matha, la Basílica de Nuestra Señora de los Dolores (con su imponente “Torre de la Biblia”), el centro de peregrinación donde se encuentra el cuerpo de Santa Eufrasia Eluvathingal (proclamada santa por el Papa Francisco en 2014), y varias otras parroquias, entre las cuales es obligado referirse a la iglesia de Santo Tomás en Palayur, establecida en el lugar donde, según la tradición, el apóstol Santo Tomás comenzó la evangelización de India en el año 52 d. C.

Dos comentarios, entre otros, que me impresionaron particularmente y que reflejan bien la vitalidad de la fe, se refieren, en primer lugar, al hecho de que, en las parroquias, la Misa de los días de diario de 5.30 de la mañana o de 6.00 a. m. (depende de las parroquias) siempre está bien concurrida; el otro dato elocuente, es que, en las parroquias, el 31 de diciembre, se organiza una hora de adoración eucarística, siempre muy concurrida, dividida en dos mitades: la primera media hora (de 23.30 a 00.00), para agradecer a Dios por los regalos recibidos durante el último año, la segunda media hora (desde las 00 hasta las 00.30), para la petición al Señor de las gracias para vivir santamente el año que acaba de comenzar; después de lo cual comienza la Santa Misa, y al terminar, fuera de la Iglesia, en un ambiente festivo, de fuegos artificiales, se quema un títere que representa al “hombre viejo”.

Ha sido también un motivo de alegría conocer a la familia de don Jiso y también a las familias de Alex Vincent y Frijo Tharayil, ambos estudiantes de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz que residen en el Colegio Sedes Sapientiae, así como para encontrarse con sacerdotes, que estudiaron en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz y residieron en el Colegio Sedes Sapientiae (Fr. Joy Puthur, Fr. Francis Koothur, Fr. Jerin Francis, Fr. Jomish Joseph), quienes realizan gustosamente su ministerio en servicio de la Iglesia. Todos ellos, al igual que don Jiso, pudieron formarse en Roma gracias a la ayuda prestada por CARF Fundación. Es bonito comprobar con qué agradecimiento don Jiso y los demás sacerdotes que han regresado a sus Diócesis recuerdan la ayuda recibida y rezan por sus benefactores.  [En la foto de abajo: Fr. Jerin, el autor de este artículo, Fr. Joy y Fr. Francis].