“En el sacerdocio está mi camino para ser feliz”

Jan Romanowski tiene 29 años y es de Bielorrusia. En junio concluirá sus estudios en la Facultad Eclesiástica de Filosofía. “Todos buscamos la felicidad en nuestra vida. En un momento de la mía descubrí que en el sacerdocio estaba mi camino para alcanzarla”, asegura Jan Romanowski alumno de la Facultad Eclesiástica de Filosofía. Tiene 29 años y es de Radún (Bielorrusia).

Cuando tenía 17 años entró en el seminario de Grodno. “Durante mucho tiempo la decisión estaba creciendo en mí”, cuenta, y con 24 se ordenó sacerdote. Desde entonces han pasado ya cinco años.

En 2015 el obispo de su diócesis le animó a venir a la Universidad de Navarra. “Aunque pensé en lo difícil que me iba a resultar, no dudé en decir que sí”. Ahora, al echar la vista atrás, se muestra muy agradecido con los benefactores y profesores, por quienes reza todos los días.

“Aunque pensé en lo difícil que me iba a resultar, no dudé en decir que sí”

En España ha tenido la oportunidad de formarse y también de vivir experiencias como el Camino de Santiago. Lo hizo el verano pasado: “Me ayudó a entender que, ante las dificultades, siempre hay que seguir hacia adelante. Además, pude hablar y confesar a algunos peregrinos con los que todavía sigo en contacto”.

Gran aficionado al fútbol y al Real Madrid, en estos dos años ha aprovechado algunos de sus ratos libres practicar este deporte. Los partidos de los viernes a las 5 de la tarde eran una cita habitual en su agenda siempre que podía. Jugaba con otros compañeros de la carrera en las pistas de la Universidad.

La felicidad es un tema que no ha pasado por alto. Tanto que hasta ha sido el tema central de su tesis fin de licenciatura: “El concepto de felicidad según Robert Spaemann”. Por ello habla con conocimiento de causa. En junio concluirá sus estudios. Después volverá a Grodno (Bielorrusia). Allí le gustaría ayudar a los jóvenes de su diócesis a “que encuentren su camino para ser felices”.