El reto de renovar la enseñanza de la religión

Educación, religión, enseñanza

El reto de renovar la enseñanza de la religión

3 min
La Conferencia episcopal española, a través de su Comisión para la educación y cultura, ha hecho público un “documento de síntesis” en relación con el trabajo que se está llevando a cabo para la renovación de la enseñanza de la religión católica.

En el marco de la nueva ley educativa, la LOMLOE, se sigue trabajando para renovar el currículo de religión.

Resumimos aquí los 10 puntos de las conclusiones de ese documento.

La centralidad de la persona

Como subrayó el cardenal Angelo Bagnasco, presidente del Consejo de las conferencias episcopales europeas, en su conferencia de inauguración del foro. La enseñanza de la religión se sitúa al servicio del bien común y de la humanización.

Esto implica poner a la persona en el centro de los procesos educativos, en la línea que el papa Francisco está señalando a propósito del “Pacto Educativo Global” y de sus encíclicas Laudato si’ y Fratelli tutti.

El contexto internacional de la educación

El foro ha puesto de relieve el marco internacional de la renovación educativa, especialmente el europeo, con las referencias a los proyectos en marcha: el de PISA y la OCDE, de Naciones Unidas y la Agenda 2030, y de la UNESCO. Sobre todo, el marco de las “competencias” clave (ver luego, n. 7) para el aprendizaje permanente, que se proponen para todo ciudadano de la Unión Europea, actualizadas en 2018, y el Espacio Europeo de Educación previsto para 2025.

El marco pedagógico de la LOMLOE

Sin entrar en las cuestiones políticas, jurídicas y económicas que afectan a las instituciones educativas y a las familias, se han subrayado aquí las novedades pedagógicas del marco curricular de la LOMLOE, aún pendientes de concretar mediante los correspondientes decretos para las diversas etapas educativas.

n este encuentro de reflexión CARF, mantenido el 25 de febrero de 2021, damos respuesta a las cuestiones que se forman a partir de la nueva Ley Orgánica 3/2020, de 29 de diciembre (LOMLOE) o Ley Celaá, de la mano de Jesús Muñoz de Priego Alvear, abogado, asesor jurídico, autor de numerosos artículos, libros y ponencias y portavoz de la Plataforma Más Plurales.

La teología como fuente principal del currículo de religión católica

Como “fuentes” del currículo de religión, y en correspondencia con las dimensiones de la persona), ya desde hace bastantes décadas se señalan cuatro: la fuente epistemológica (que determina el objeto, contenidos y métodos de esta enseñanza), que es la teología, y las fuentes psicológica, socio-cultural y pedagógica, necesarias para tener en cuenta a los alumnos, su contexto y el modo de enseñarles.

En consecuencia, la teología (reflexión sobre la fe) interviene para poner las bases del diálogo entre fe y cultura, propio de los procesos educativos en nuestra materia. Y también para señalar los contenidos propios de esta enseñanza, como son: la Revelación transmitida por la Tradición y la Escritura: el conocimiento de Dios Padre y la centralidad de Cristo, la antropología cristiana, la comunidad eclesial y su historia, los principios y valores del pensamiento social cristiano. Todo ello deberá articularse en clave pedagógica y de acuerdo con el desarrollo cognitivo de los alumnos.

En efecto y, como es evidente, para ello no bastan unos buenos conocimientos teológicos. sino que se requiere también el diálogo con las ciencias humanas (pedagogía, psicología, sociología) que ha de comenzar en la mente del profesor.

El diálogo fe-cultura como trasfondo de la enseñanza de la religión

La enseñanza de la religión se sitúa en el contexto de la formación escolar, por tanto en paralelo y en diálogo con las demás asignaturas del currículo escolar. La fe aporta su propia luz y perspectiva, para poder entablar ese diálogo de modo que sea fructífero para el cuidado de las personas y del mundo, tanto a nivel local como global. Esto contribuye a educar a los alumnos para el diálogo intercultural e interreligioso en su ambiente (en sus familias, con sus amigos y conciudadanos), teniendo en cuenta la propia cultura con sus raíces en gran parte cristianas y apuntando al compromiso por la justicia y el bien común en nuestras sociedades.

En línea con las finalidades propias de la escuela

En consecuencia, esta enseñanza asume el enfoque escolar propio de las sociedades democráticas. Por tanto, se concibe y se lleva a cabo como un servicio a la sociedad y a las personas. En este sentido se diferencia del catecumenado o catequesis, propia de la comunidad eclesial. Por eso la enseñanza de la religión necesita la referencia, a nivel escolar y académico, al pluralismo cultural y religioso, en su papel de contribuir a la formación humana, intelectual, emocional y vital, pues la religión es una respuesta a la necesidad de espiritualidad y de sentido propia de todo ser humano.

También en la última Asamblea Plenaria celebrada a finales de 2020 ha centrado su reflexión en estos temas al que se ha unido las consecuencias socioeconómicas de la pandemia.

El enfoque “competencial”

La educación pone actualmente el énfasis en las competencias (la competencia fue definida por el Consejo europeo en 2006 como “una combinación de conocimiento, capacidades y actitudes adecuadas al contexto”). Y para eso las leyes educativas marcan unas orientaciones, y unas metas mínimas.

La Unión Europea describe en 2018 ocho competencias clave para el aprendizaje permanente:

  1. competencia en lectura y escritura;
  2. competencia multilingüe;
  3. competencia matemática y competencia en ciencia, tecnología e ingeniería;
  4. competencia digital;
  5. competencia personal, social y de aprender a aprender;
  6. competencia ciudadana;
  7. competencia emprendedora;
  8. competencia en conciencia y expresiones culturales.

Por lo tanto, el nuevo currículo de religión deberá perfilar y declarar específicamente sus objetivos de acuerdo con estas competencias, en cada una de las etapas educativas (infantil, primaria, secundaria y bachillerato), especificando los aprendizajes básicos y sus contenidos, de acuerdo con las dimensiones de la educación (cognitiva, instrumental y actitudinal) así como los criterios de evaluación y otras orientaciones concretas.

Programación por ámbitos de forma globalizada e interdisciplinar

En este foro se ha pedido que el desafío de innovación educativa en materia de religión pueda traducirse con flexibilidad, a la hora de programar el nuevo currículo por ciclos y cursos, y teniendo en cuenta los currículos de otras asignaturas. De este modo se puede facilitar la integración de la enseñanza de la religión junto con otras materias en determinados proyectos interdisciplinares.

Apertura a las metodologías activas y cooperativas

Finalmente, se ha pedido la apertura del currículo a metodologías (como el “aprendizaje-servicio”) que conecten la enseñanza de la religión con actividades de transformación o mejora del medio social y del contexto cultural. Se ha comprobado que estos métodos innovadores aumentan tanto la motivación como la comprensión de los contenidos esenciales que se deben enseñar. Las formas de concretar estos proyectos corresponden a cada centro y a los profesores.

Un currículo común contextualizado en los entornos locales

La reforma educativa de la LOMLOE va en la línea de descentralizar algunas cuestiones planteadas por el currículo. Esto abre la posibilidad, en el caso de la religión católica, de compaginar los elementos comunes a nivel estatal con otros más propios de cada realidad local.

Avanzar en la tarea al servicio de todos

Como se puede ver por una lectura atenta del documento, el interés de tema es grande y no solo para el caso de España. Pues, antes o después, los temas aquí planteados (al margen o combinados con otras problemáticas de tipo político, jurídico y económico) reflejan los caminos y horizontes por los que avanzar, junto con oportunidad para mejorar muchos aspectos de la enseñanza de la religión.

La concreción última del currículo y sobre todo su puesta en práctica exigirá una cada vez mayor cualificación del profesorado de religión, así como su actualización y formación continuada.

Por parte de los directivos de las instuticiones educativas, todo ello reclama una gran sensibilidad, capacidad para soñar con los pies en la tierra (invirtiendo en la formación y en recursos). De este modo se podrá avanzar en esta fascinante tarea al servicio de todos: de los alumnos, de las familias y de los profesores, de la sociedad y de la comunidad eclesial. 

 

Don Ramiro Pellitero Iglesias
Profesor de Teología pastoral
Facultad de Teología
Universidad de Navarra

 

Publicado en “Iglesia y nueva evangelización”

Colabora con un donativo para que ninguna vocación se pierda

Cada año más de 800 obispos de todo el mundo solicitan ayudas al estudio para sus candidatos, que necesitan de personas generosas que les ayuden a completar su formación eclesiástica. Desde CARF hemos arrancado una campaña para que el próximo curso puedan estudiar 20 seminaristas más.

Conoce la campaña al completo

Suscríbete

No te pierdas nuestras últimas noticias

¿Qué te ha parecido este artículo?

“La presencia de José en el Rosario” un libro con maravillosas ilustraciones creado por nueve estudiantes

“La presencia de José en el Rosario” un libro con maravillosas ilustraciones creado por nueve estudiantes

Blanca G, Celia, Sofía, Lota, Mer, Blanca, María, Elvira e Inma son nueve chicas que han escrito e ilustrado “La presencia de José en el Rosario”, un libro en el que, con su ingenio y visión, dan luz a las vivencias San José, padre de Jesús en las escenas del Santo Rosario. Los beneficios del libro se destinarán a la formación de sacerdotes y seminaristas de CARF.

El reino donde los últimos son primeros

El reino donde los últimos son primeros

Más allá del mar y de los picos blancos de las montañas, más allá de los límites de las tierras conocidas, situado en el centro de un agradable valle regado por un río de aguas claras y cristalinas, se levanta un reino gobernado por una bella reina. La fama de su belleza se extiende por todo el mundo y todos quieren verla al menos una vez en la vida. Su ropa es blanca y brilla más que el sol, un cinturón color cielo le rodea las caderas y tiene rosas doradas en los pies.