El símbolo de la luz

El símbolo de la luz

5 min
Goya pintó para los escolapios esta obra, que se exhibe en depósito en el Museo del Prado hasta finales de 2020. La última Comunión de san José de Calasanz refleja la actitud de un gran devoto de la Eucaristía, a la que consideraba salud para el alma y el cuerpo

El cuadro de Goya

Se exhibe hasta finales de 2020 en el madrileño Museo del Prado, evoca un suceso acaecido en la iglesia romana de San Pantaleón el 2 de agosto de 1648. El fundador escolapio, de 92 años, está muy enfermo y fallecerá a finales de ese mes.

En un oratorio, muy cerca de su habitación, Calasanz asiste a Misa y recibe la Comunión. Le acompañan varios sacerdotes y alumnos del colegio. En realidad no fue la última Comunión del santo, aunque sí la última en compañía de sus queridos alumnos.

Entre estos sacerdotes y alumnos, los expertos han identificado, además de un autorretrato del pintor, a Camilo Goya, hermano de Francisco y capellán de Chinchón, y a Mariano, nieto del artista.

La obra de Goya incluye unos quinientos óleos y pinturas murales, además de cerca de trescientos aguafuertes y litografías y centenares de dibujos.8​ La mayoría se conserva en el madrileño Museo del Prado, aunque también hay un buen número de obras en Francia,​ especialmente en el Museo del Louvre.

Los contrastes en la obra

En esta obra se puede encontrar un agudo contraste, el de la palidez cadavérica del rostro de Calasanz con su expresión fervorosa y gesto de recogimiento. Los ojos están entreabiertos, pero la imagen refleja la serenidad de un creyente.

Es la actitud de gran devoto de la Eucaristía, a la que consideraba salud para el alma y el cuerpo, según refleja un párrafo de su carta del 18 de enero de 1631: «Tenga por cuenta que toda la virtud que tienen las medicinas la reciben de la mano del Señor, quien puede y suele dar con frecuencia en la santa Comunión salud más perfecta que todas las mejores medicinas del mundo».

Por lo demás, en un lienzo en el que imperan los tonos oscuros –que anuncian las pinturas negras–, cabe resaltar que la Eucaristía es un símbolo de la luz, y tanto los rostros del celebrante, el padre Vicente Berro, y de los asistentes, tienen un fervor inusual. Destacan especialmente las facciones de los niños, que combinan a la vez inocencia y recogimiento.

Se diría que Calasanz supo vivir plenamente este consejo dado a sus maestros escolapios: «Procura hacer que los alumnos se acerquen a ti, mostrándote más como su propio padre que como juez riguroso».

La obra religiosa de Goya

Esta pintura, con la Comunión como tema central, debería servir para no minusvalorar la obra religiosa de Goya. Si el artista defiende los ideales de la Ilustración y arremete contra inquisidores y un clero mimetizado con el poder político, no se infiere por ello su increencia. Antes bien, sus obras religiosas presentan una gran originalidad, ajena a efectismos teatrales barrocos.

Sin embargo, la visión negra sobre Goya y la religión perdura.

Recuerdo un programa de TVE, Mirar un cuadro, en que uno de los entrevistados decía, quizás sin pensarlo demasiado, que el cuadro del santo escolapio reflejaba las dudas religiosas del pintor. Con dudas o sin ellas, Goya estipuló con los escolapios la cantidad de 16.000 reales para una obra realizada en menos de tres meses. El pintor percibió la mitad por adelantado, pero cuando le iban a entregar el resto, solo quiso percibir 1.200 y regaló lo sobrante a los escolapios, junto con una nueva pintura, La oración del huerto.

Solo podía tratarse de un gesto de agradecimiento de alguien que debió de ser alumno escolapio en Zaragoza, y que admiraba a san José de Calasanz, del que uno de sus biógrafos cuenta que escuchó en su interior, paseando por las calles de Roma, esta cita del salmo 10, 14: «A ti se acoge el desvalido, tú eres el amparo del huérfano».

En respuesta, Calasanz creó escuelas populares, al ser consciente de que el mejor regalo que se puede hacer a un niño es la educación, y su propósito quedó bien expresado en el lema escolapio, Piedad y letras.

 

Antonio R. Rubio Plo
Licenciado en Historia y en Derecho
Escritor y analista internacional
@blogculturayfe / @arubioplo

Colabora con un donativo para que ninguna vocación se pierda

Cada año más de 800 obispos de todo el mundo solicitan ayudas al estudio para sus candidatos, que necesitan de personas generosas que les ayuden a completar su formación eclesiástica. Desde CARF hemos arrancado una campaña para que el próximo curso puedan estudiar 20 seminaristas más.

Conoce la campaña al completo

¿Qué te ha parecido este artículo?

Compártelo en tus redes sociales

Suscríbete

No te pierdas nuestras últimas noticias

* Todos los campos son requeridos. Solo la ficha completa vale para el sorteo.

Misterios Gozosos del Santo Rosario

Misterios Gozosos del Santo Rosario

Son pieza fundamental de la oración del Santo Rosario. Los Misterios Gozosos se rezan los lunes y los sábados y son la primera de las cuatro series de cinco misterios que conforman el Rosario.
Los Misterios Gozosos tratan la Encarnación y la infancia de Jesús. También se rezan, los Misterios Luminosos de la vida pública de Cristo, los Misterios Dolorosos de la Pasión de nuestro Señor y los Misterios Gloriosos de los sucesos ocurridos a partir de la Resurrección.

Loading spinner
Confesarse online

Confesarse online

Son muchos los sacerdotes prestan asesoría espiritual por teléfono o internet con la crisis del Coronavirus. ‘Hablaconunsacerdote.com’ gestiona citas para el acompañamiento religioso a los fieles más vulnerables.

Loading spinner