Don Pablo Blanco Sarto
22 Jun, 20

Artículos de Expertos

La escoba de Francisco

El viaje del papa a Chile y Perú entre los días 15 y 22 de enero de 2018, fue su vigésimo segundo viaje internacional.

Recordemos sus palabras

En Chile, un huracán; en Perú, un mar de gentes. Dos países vecinos que muestran las dos caras de Latinoamérica: una ideologizada y otra más tranquila y acogedora. Cada una con sus retos.

En Chile el tema-estrella fue los abusos sexuales, por los que Francisco pidió perdón.

En Perú, la corrupción política que llega a elevadas esferas. Corrupción, en cualquier caso, externa e interna.

Con los obispos peruanos, el papa Francisco había dicho que de san Martín de Porres, el santo mulato, se quedaría con la escoba con la que barría su convento.

La política latinoamericana

Francisco admitió que “toda América Latina sufre una decadencia en materia política”. “La política está muy enferma”, subrayó, a la vez que invitó a “no descuidar este mundo de la política”. Sobre todo, “si caemos en manos de gente que solo viven para la corrupción, estamos fritos”.

Pero “la denuncia no es la única arma, sino también la persuasión”, explicó el papa con audacia. Con la misma con que le ha tocado a él hacer limpia dentro de la Iglesia, llámense Karadima o Figari.

Así, hubo también mensajes esperanzadores, como la vocación de los jóvenes.

La vuelta a lo natural y lo sobrenatural, que tenemos inscritos en nuestro propio ser. “No entendía mucho porqué insistían tanto” los obispos del lugar. “Ocho años después llegó la Laudato sí y empecé a comprender lo que era el mundo ecológico, las reservas que se viene abajo, la importancia de los pueblos…”, dijo Francisco, “…que se ven avasallados”.

Por tanto, corrupción, opresión y contaminación vienen juntos también en Latinoamérica.

Y (digan lo que digan) Francisco ha sacado la escoba en Chile, en Perú y en el mundo entero.

Don Pablo Blanco Sarto
Doctor en Teología

Que ninguna vocación se pierda

Trabajemos por un mundo con alma

Artículos relacionados