La figura histórica de Jesús

La figura histórica de Jesús Investigación sobre el “Jesús histórico”

La figura histórica de Jesús

8 min
Esta es la segunda Parte de la investigación sobre la Vida y predicación de Jesús de Nazareth. Para un conocimiento más profundo de la vida de Jesús, obviamente, hay que referirse a los Evangelios y a los libros que citamos en la bibliografía.

Cronología de la vida de Jesús

Hablaré aquí sobre algunos hechos biográficos fundamentales, a partir del nacimiento del Nazareno.

Puedes leer aquí la primer parte de este artículo de investigación histórica sobre la La figura histórica de Jesús

Navidad: ¿tiene sentido lo que nos cuentan los evangelios?

Del Evangelio de Lucas (capítulo 2) sabemos que el nacimiento de Jesús coincidió con un censo anunciado en toda la tierra por César Augusto:

Por aquellos días Augusto César decretó que se levantara un censo en todo el Imperio romano.
(Este primer censo se efectuó cuando Cirenio gobernaba en Siria)
Así que iban todos a inscribirse, cada cual a su propio pueblo.

¿Qué sabemos al respecto?

De lo que leemos en las líneas VII, VIII y X de la transcripción de las Res gestae de Augusto, ubicada en el Ara Pacis, en Roma, nos enteramos de que César Octavio Augusto realizó un censo en tres ocasiones, en los años 28 a.C., 8 a.C. y 14 d. C., de toda la población romana.

En la antigüedad, la realización de un censo de ese tamaño obviamente tenía que tomar algún tiempo para que el procedimiento se completara realmente. Y aquí hay otra aclaración del evangelista Lucas que nos da una pista: Cirenio era el gobernador de Siria cuando se hizo este “primer” censo.

Bueno, Cirenio fue gobernador de Siria probablemente desde el año 6-7 d.C. Sobre esta cuestión hay opiniones discordantes de los historiadores: algunos hipotetizan, de hecho, que el propio Cirenio tuvo un mandato anterior (1) en los años 8-6 a.C.

Otros, en cambio, traducen el término “primer(que en latín y griego, siendo neutral, también puede tener un valor adverbial), como “primero” o más bien “antes de que Cirenio fuera gobernador de Siria”. Ambas hipótesis son admisibles, por lo que es probable lo que se narra en los Evangelios sobre el censo que tuvo lugar en el momento del nacimiento de Jesús (2).

Agregamos, entonces, que la práctica de esos censos disponía que uno se dirigiera, para el registro, a la aldea de origen, y no al lugar donde vivía: es plausible, entonces , que José se fuera a Belén para ser registrado.

¿Tenemos otras pistas temporales?

Sí, la muerte de Herodes el Grande, en el 4 a.C., ya que murió en ese momento y, por lo que se narra en los Evangelios, tuvieron que pasar más o menos dos años entre el nacimiento de Jesús y la muerte del rey, que coincidirían precisamente con el 6 a.C.

En cuanto al dies natalis, que es el día real del nacimiento de Jesús, durante mucho tiempo se asumió que este se fijaría el 25 de diciembre en un período posterior, para que coincidiera con el dies Solis Invicti, fiesta de origen pagano (probablemente asociada con el culto de Mitra), y por lo tanto reemplaza la conmemoración pagana por una cristiana.

Descubrimientos recientes, del inagotable Qumrán, han permitido establecer que, sin embargo, puede que no haya sucedido así y que tenemos motivos para celebrar la Navidad el 25 de diciembre.

Sabemos, pues, siempre por el evangelista Lucas (el más rico en detalles en la narración de cómo nació Jesús) que María quedó embarazada cuando su prima Isabel ya tenía seis meses de embarazo. Los cristianos occidentales siempre han celebrado la Anunciación de María el 25 de marzo, que es nueve meses antes de Navidad.

Los de Oriente, por su parte, también celebran el 23 de septiembre la Anunciación a Zacarías (padre de Juan Bautista y esposo de Isabel). Lucas entra aún más en detalle cuando nos cuenta que, cuando Zacarías se enteró de que su esposa, ya en una edad avanzada como él, quedaría embarazada, estaba sirviendo en el Templo, siendo de casta sacerdotal, según la clase de Abías.

Sin embargo, el propio Lucas, escribiendo en un momento en que el Templo todavía estaba en funcionamiento y las clases sacerdotales seguían sus perennes turnos, no ofrece, dándolo por sentado, el tiempo en que la clase de Abías iba a servir. Bueno, numerosos fragmentos del Libro de los Jubileos, encontrados en Qumrán, han permitido a estudiosos como la francesa Annie Jaubert y el israelí Shemarjahu Talmon, reconstruir con precisión que el turno de Abías tenía lugar dos veces al año:

  • el primero del 8 al 14 del tercer mes del calendario hebreo,
  • el segundo del 24 al 30 del octavo mes del mismo calendario,

Lo que corresponde a los últimos diez días de septiembre, en perfecta armonía con la fiesta oriental del 23 de septiembre y seis meses antes del 25 de marzo, lo que nos llevaría a suponer que el nacimiento de Jesús realmente tuvo lugar en la última década de diciembre: quizás no exactamente el 25, pero por ahí.

Historia de la figura de Jesus El lugar, aunque nunca mencionado directamente en la Biblia, es de gran interés bíblico debido a los importantes descubrimientos que se hicieron allí en los años 1947-58.

QUMRAN es una ciudad en la costa noroeste del Mar Muerto, a 19 km al sur de Jericó, ubicada en las estribaciones de las montañas del Desierto de Judá que se extienden hacia la llanura del lago del cual está a solo 2 km de distancia. Lugar tórrido y desértico (la única fuente Ein Feshka, unos kilómetros más al sur). Un camino estrecho y empinado, actualmente asfaltado, conduce a una terraza rodeada de barrancos y completamente expuesta al sol tórrido e implacable; sobre él se encuentran las ruinas de Qumran. El lugar, aunque nunca mencionado directamente en la Biblia, es de gran interés bíblico debido a los importantes descubrimientos que se hicieron allí en los años 1947-58.

La vida: ¿tanto ruido y pocas nueces?

Continuamos con el excursus en la vida de Jesús de Nazaret.

Hemos visto que, hacia el año 6 a.C., tanto Isabel, esposa del sacerdote Zacarías de la clase de Abías, como su prima María, quien, según las escrituras cristianas, era virgen y prometida a un hombre de la casa de David llamado José, quedaron embarazadas.

José, debido al censo anunciado por el emperador Augusto (en el que los hombres debían regresar a las ciudades de origen de su familia para registrarse), se dirigió a la ciudad de David, Belén, y allí su esposa María dio a luz un hijo al que llamó Jesús.

Los Evangelios luego relatan que los Magos vinieron del Oriente después de ver una estrella para adorar al nuevo rey del mundo, predicho por las escrituras antiguas, y que Herodes, habiendo aprendido que la profecía acerca del Mesías, el nuevo rey de Israel, era para cumplirse, decidió matar a todos los niños varones de dos años o menos. 

Episodio del que encontramos algunas huellas en Flavio Josefo pero del que nadie más cuenta; por otro lado, como señala Giuseppe Ricciotti, en un contexto como el de Belén y sus alrededores, escasamente poblado, y especialmente en una época en la que la vida de un niño era de poco valor, es difícil imaginar que alguien se moleste en notar la muerte violenta de algún pobre infante hijo de nadie importante.

Habiendo llegado a conocer de alguna manera las intenciones de Herodes (el evangelio de Mateo habla de un ángel que advierte a José en un sueño), la madre, el padre y el hijo recién nacido huyen a Egipto, donde permanecen unos años, hasta la muerte de Herodes (por tanto, después del 4 a. C.).

A excepción de la referencia de Lucas a Jesús, quien, a la edad de doce años, durante una peregrinación a Jerusalén, fue perdido por sus padres que más tarde lo encontraron después de tres días de búsqueda mientras discutía cuestiones doctrinales con los doctores del Templo, no se sabe nada más sobre la infancia y vida juvenil del Nazareno, hasta su entrada efectiva en la escena pública de Israel, que se puede ubicar alrededor del año 27-28 d.C.

Cuando debió tener unos treinta y tres años, poco después de Juan Bautista, quien debió iniciar su ministerio unos meses, o un año antes, más o menos. Podemos remontarnos al tiempo del inicio de la predicación de Jesús gracias a una indicación contenida en el Evangelio de Juan (el más exacto, desde un punto de vista cronológico, histórico y geográfico): 

Disputando con Jesús en el Templo, los notables judíos objetan:“En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú lo levantarás en tres días?”.

Si calculamos que Herodes el Grande comenzó la reconstrucción del Templo en el 20-19 a. C. y consideramos los cuarenta y seis años de la frase del Evangelio, nos encontramos justo en el año 27-28 AC.

El ministerio de Juan el Bautista

En cualquier caso, precedió poco al de Jesús y, según los evangelistas, Juan no representaba más que el precursor del hombre de Galilea, quien era el verdadero mesías de Israel.

Juan, que se cree que fue, al principio de su vida, un esenio, ciertamente se separó, como se demostró anteriormente, de la rígida doctrina de élite de la secta de Qumrán. Predicó un bautismo de penitencia, por inmersión en el Jordán (en una zona no muy lejos de Qumrán), precisamente para prepararse para el advenimiento del libertador, el rey mesías.

De sí mismo dijo: “Yo soy la voz del que clama en el desierto: enderezad el camino del Señor” (Evangelio de Juan 1, 23). Sin embargo, pronto fue asesinado por Herodes Antipas (3), tetrarca de la Galilea e hijo de Herodes el Grande.

La muerte de Juan no impidió que Jesús continuara su ministerio. El hombre de Nazaret predicó la paz, el amor a los enemigos y el advenimiento de una nueva era de justicia y paz, el Reino de Dios, que, sin embargo, no sería lo que esperaban los judíos contemporáneos de él (y cómo anticipado por las mismas profecías sobre el Mesías). Es decir, un reino terrenal en el que Israel sería liberado de sus opresores y dominaría a otras naciones, los gentiles, sino un reino para los pobres, los humildes y los mansos.

La predicación de Jesús.

A la que volveremos un poco más en detalle en el siguiente párrafo, en un principio pareció tener mucho éxito, sobre todo porque, nos dicen los Evangelios.

Acompañada de un gran número de señales prodigiosas (multiplicación de panes y peces por miles de personas; curaciones de leprosos, cojos, ciegos y sordos; resurrección de muertos; transformación del agua en vino). Sin embargo, luego tropezó con dificultades considerables, cuando el mismo Jesús comenzó a sugerir que era mucho más que un hombre, o se proclamó hijo de Dios.

Además, se enfrentó duramente con la élite religiosa de la época (los fariseos y escribas, a los que llamó “víboras” y “buitres”) al proclamar que el hombre era más importante que el shabbat y el reposo del sábado (y, en la concepción farisea, el sábado era casi más importante que Dios) y que él mismo era incluso más importante que el Templo de Jerusalén.

Tampoco le agradaban los saduceos, con quienes no era menos duro y que, por su parte, junto con los herodianos, eran sus mayores adversarios, ya que Jesús era amado por las multitudes y ellos temían que el pueblo se levantara contra ellos mismos y contra los romanos.

Todo esto duró unos tres años

Tres son las pascuas judías mencionadas, sobre el relato de la vida de Jesús, por el evangelista Juan, como dijimos el más preciso al corregir las inexactitudes de los otros tres evangelistas y al señalar detalles descuidados, incluso desde el punto de vista cronológico.

Tras lo cual el Nazareno subió por última vez a Jerusalén para celebrar la Pascua. Aquí lo esperaban, además de una multitud que lo vitoreaba, fariseos, escribas, saduceos y herodianos, quienes conspiraron para matarlo, lo arrestaron aprovechando la traición de uno de sus discípulos (Judas Iscariote) y lo entregaron a los romanos. Después de un juicio sumario, el procurador o prefecto, Poncio Pilato, se lavó las manos y lo crucificó.

La Muerte de Jesús en la Cruz

Todos los evangelistas coinciden en fijar la muerte de Jesús en la cruz un viernes (el parasceve) dentro de las fiestas de Pascua.

Giuseppe Ricciotti, enumerando una serie de posibilidades todas analizadas por los estudiosos, llega a la conclusión de que la fecha exacta de este evento, en el calendario judío, es el 14 del mes lunar de Nisan (viernes 7 de abril) del 30 d.C.

Entonces, si Jesús nació dos años antes de la muerte de Herodes y tenía unos treinta años (posiblemente treinta y dos o treinta y tres) al comienzo de su vida pública, debía tener unos 35 años cuando murió.

Los Evangelios nos dicen que Jesús sufrió la muerte más atroz, la reservada a los esclavos, asesinos, ladrones y los que no eran ciudadanos romanos: la crucifixión, y además después de sufrir una tortura igualmente terrible que, en la costumbre romana, precedía a la crucifixión: la flagelación (descrita por Horacio como horribile flagellum), infligida con el terrible instrumento llamado flagrum, un látigo provisto de bolas de metal y clavitos de hueso que rasgaban la piel y arrancaban jirones de carne.

La cruz utilizada podría ser de dos tipos: crux commissa, en forma de T, o crux immissa, en forma de daga. (4)

Por lo que leemos en los Evangelios, una vez condenado, Jesús fue obligado a llevar la cruz (más probablemente la viga transversal de la crux immissa, el patibulum) a una altura justo fuera de los muros de Jerusalén (Gólgota, exactamente donde hoy se encuentra la Basílica del Santo Sepulcro). En aquel lugar, según el procedimiento romano, fue despojado.

Otros detalles del castigo podemos conocerlos precisamente de la costumbre romana de crucificar a los condenados a muerte: estos eran atados o clavados con los brazos extendidos al patíbulo y levantados sobre el poste vertical ya fijado en el suelo. En cambio, los pies eran atados o clavados al poste vertical, sobre el cual sobresalía una especie de asiento de apoyo a la altura de las nalgas.

La muerte era lenta, muy lenta y acompañada de un sufrimiento insoportable: la víctima, levantada del suelo a no más de medio metro, estaba completamente desnuda y podía colgar durante horas, si no días, sacudida por calambres tetánicos y espasmos debido a la imposibilidad de respirar correctamente, ya que la sangre no podía fluir a las extremidades que estaban tensas hasta el punto de agotamiento, así como al corazón y los pulmones que no podían eclosionar correctamente.

Sabemos por los evangelistas, sin embargo, que la agonía de Jesús no duró más de unas pocas horas (desde la hora sexta hasta la hora novena), probablemente debido a la enorme pérdida de sangre (shock hipovolémico) debido a la flagelación y que, después de la muerte, fue colocado en una tumba nueva, excavada en la roca cerca del lugar de la crucifixión (a unos metros de distancia).

Y aquí termina la historia de la vida del “Jesús histórico” y comienza la del “Cristo de la fe”, dado que, como más tarde se lee en los Evangelios, después de tres días Jesús de Nazaret resucitó de entre los muertos, apareciendo primero a unas mujeres (algo inaudito, en ese momento en que el testimonio de una mujer no valía nada), a su madre, a los discípulos y luego, antes de ascender al cielo a la diestra de Dios, a más de quinientas personas, muchas de la cuales seguían con vida, especifica Pablo de Tarso, en el momento en que (alrededor del 50) el mismo Pablo estaba escribiendo sus cartas.

 

 

La Pasión de Cristo. Imagen de la polémica película

La Pasión de Cristo. Un imagen de la polémica película

Quién dijo que era: el kerigma

 

La historia del “Jesús histórico” es la historia de un fracaso, al menos aparente: quizás, de hecho, el mayor fracaso de la historia.

A diferencia de otros personajes que han marcado el curso del tiempo y han quedado grabados en la memoria de la posteridad, Jesús no hizo prácticamente nada excepcional, desde un punto de vista puramente humano, o más bien macrohistórico: no dirigió ejércitos para conquistar nuevos territorios, no derrotó hordas de enemigos, no acumuló cantidades de botines y mujeres, esclavos y sirvientes, no escribió obras literarias, no pintó ni esculpió nada.

Considerando, entonces, la forma en que terminó su existencia terrena, en la burla, en el chasco, en la muerte violenta y en el entierro anónimo, como lo hizo, por tanto, para citar a un amigo que me hizo precisamente esta pregunta, ¿un “bandolero asesinado por los romanos” para convertirse en la piedra angular de la historia? Pues, parece que lo que se dijo sobre él, que era “la piedra desechada por los constructores, pero que ha venido a ser la piedra angular” (Hechos 4, 11), se ha hecho realidad. ¿No es eso una paradoja?

Si, por lo contrario, consideramos el curso de los acontecimientos en su vida desde un punto de vista “microhistórico”, es decir, en lo que respecta a la influencia que tuvo en las personas con las que se cruzó, en aquellos a quienes habría sanado, conmovido, afectado, cambiado, entonces nos sale más fácil creer en otra cosa que él mismo les habría dicho a sus seguidores: “haréis incluso cosas mayores”.

Fueron sus discípulos y apóstoles, pues, quienes iniciaron su obra misionera y difundieron su mensaje por todo el mundo. Cuando Jesús estaba vivo, su mensaje, el “evangelio” (la buena noticia), no había traspasado las fronteras de Palestina y, de hecho, por cómo terminó su existencia, también parecía destinado a morir.

Una fuerza nueva e imparable.

Y a la vez pequeña y escondida, empezó a fermentar como levadura de ese rinconcito de Oriente, de una manera, repito, completamente inexplicable, dado que, como nos lo testimonia Pablo de Tarso, la dificultad en la propagación del evangelio no radica solo en la paradoja que contiene, es decir, en proclamar  (algo inaudito hasta ese momento) bienaventurados los pequeños, los humildes, los niños y los ignorantes, sino también en tener que identificar el evangelio mismo con una persona que había muerto en la más absoluta ignominia y que luego afirmó haber resucitado.

Pablo, de hecho, define este anuncio, la cruz, “para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura”, “porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría” (primera Carta a los Corintios 1, 21-22).

Como ya se mencionó, este no es el lugar para tratar este tema, ya que el objetivo de este trabajo es simplemente una mirada al “Jesús histórico” y no al “Cristo de la fe”.

Sin embargo, ya se puede afirmar que uno no es comprensible sin el otro, por lo que solo proporcionaré algunas pistas sobre lo que fue, de hecho, el punto focal del mensaje de Jesús de Nazaret, el corazón del evangelio (εὐαγγέλιον, euanguélion, literalmente buena noticia, o buen anuncio), es decir el kerigma.

La buena noticia

El término es de origen griego (κήρυγμα, del verbo κηρύσσω, kēryssō, que es gritar como un pregonero, difundir un anuncio). Y el anuncio es este: la vida, muerte, resurrección y retorno glorioso de Jesús de Nazaret, llamado Cristo, por obra del Espíritu Santo.

Según los cristianos, esta obra constituye una intervención directa de Dios en la historia: Dios que se encarna en un hombre, que se rebaja hasta el nivel de las criaturas para elevarlas a la dignidad de hijos suyos, para liberarlos de la esclavitud del pecado (una nueva Pascua) y de la muerte y para darles la vida eterna, en virtud del sacrificio de su Hijo unigénito.

Este proceso en que Dios se rebaja hasta el hombre ha sido definido κένωσις (kénōsis), también palabra griega que literalmente indica un “vaciamiento”: Dios se rebaja y se vacía, en la práctica despojándose de sus propias prerrogativas y de sus propios atributos divinos para darlos, compartirlos con el hombre, en un movimiento entre el cielo y la tierra. Que presupone, después del descenso, también un ascenso, de la tierra al cielo: la théosis (θέοσις), la elevación de la naturaleza humana que se vuelve divina porque, en la doctrina cristiana, el bautizado es el mismo Cristo (5). De hecho, la humillación de Dios conduce a la apoteosis del hombre.

El concepto de kerigma constituye, desde un punto de vista histórico, un dato fundamental para comprender cómo, desde el comienzo del cristianismo, este anuncio y esta identificación de Jesús de Nazaret con Dios estuvo presente en las palabras y escritos de sus discípulos y apóstoles, constituyendo, entre otras cosas, el motivo mismo de su sentencia de muerte por parte de los notables del judaísmo de la época.

Sus huellas se encuentran, de hecho, no sólo en todos los Evangelios, sino también y sobre todo en las cartas paulinas (cuya redacción es aún más antigua: la primera Carta a los Tesalonicenses fue escrita en el 52 d.C[2].): en ellas, Pablo de Tarso escribe Pablo él mismo cuenta haber aprendido previamente, es decir, que Jesús de Nazaret nació, murió y resucitó por los pecados del mundo, según las escrituras.

No hay duda, por tanto, de que la identificación del “Jesús histórico” con el “Cristo de la fe” no es en absoluto tardía, sino inmediata y derivada de las mismas palabras empleadas por Jesús de Nazaret para definirse y atribuir a su persona las profecías e imágenes mesiánicas de toda la historia del pueblo de Israel.

La pedagogía del Nazareno

Otro aspecto interesante es el método: él “educa (etimológicamente el término latino educĕre presupone conducir de un lugar a otro y, por extensión, sacar algo fuera), y lo hace como un excelente maestro, pues se indica a si mismo como ejemplo a seguir.

De hecho, desde el análisis de sus palabras, sus gestos, sus actos, Jesús parece casi no querer solo realizar una obra por sí mismo, sino desear que quienes deciden seguirlo lo hagan con él, aprendan a actuar como él, lo sigan en el ascenso hacia Dios, en un diálogo constante que se concreta en los símbolos utilizados, en los lugares, en los contenidos de las escrituras.

Casi parece querer decir, y de hecho lo dice: “¡Aprended de mí!”. La frase que acabamos de citar está contenida, entre otras cosas, en un pasaje del evangelio de Mateo en el que Jesús invita a sus seguidores a ser como él en mansedumbre y humildad (cap. 11, 29).

En mansedumbre, en humildad, en no reaccionar con violencia o falta de respeto, su figura sigue siendo coherente también desde un punto de vista literario, no sólo intelectual: firme, constante hasta la muerte, nunca en contradicción.

Jesús les enseña a sus seguidores no solo a no matar, sino a dar la vida por los demás; no solo a no robar, sino a desvestirse para los demás; no solo a amar a los amigos, sino también a los enemigos; no solo a ser buenas personas, sino a ser perfectos como Dios. Y al hacerlo, no indica un modelo abstracto, alguien que está lejos en el tiempo y en el espacio o una divinidad perdida en los cielos: se señala a sí mismo. Él dice: “¡Haced como yo!”.

Su peregrinar por la tierra de Israel

También parece ser una expresión de su misión que comienza, con el bautismo en el río Jordán por Juan el Bautista, en el punto más bajo de la Tierra (las orillas del Jordán alrededor de Jericó) y culmina en ese que se consideraba, en el imaginario colectivo del pueblo judío, el punto más alto: Jerusalén.

Jesús desciende, como el Jordán (cuyo nombre hebreo ירדן, Yardén, significa “el que desciende”) hacia el Mar Muerto, un lugar desierto, despojado y bajo, para conducir hacia arriba, donde habría sido “levantado de la tierra” y “atraído a todos hacia sí mismo” (Juan 12:32), pero en un sentido completamente diferente al que uno hubiera esperado de él.

Es una peregrinación que encuentra su significado en la idea misma de la peregrinación judía a la Ciudad Santa, que se realizaba en las principales fiestas cantando los “cánticos de las ascensiones” mientras se ascendía desde el llano de Esdrelón o, más frecuentemente, desde el camino de Jericó a los montes de Judea.

Por extensión, esta idea de peregrinación, de “ascensión”, se puede encontrar en el concepto moderno de עלייה (‘aliyah) emigración o peregrinaje a Israel de judíos (pero también cristianos) que van a Tierra santa para visitar el país o quedarse a vivir allí (y se definen a sí mismos עולים, ‘ōlīm  – de la misma raíz ‘al – es decir, “los que ascienden”).

De hecho, el nombre de la aerolínea israelí El Al (אל על), significa “hacia lo alto” (y con un doble significado: alto es el cielo, pero “alta” también es la Tierra de Israel y Jerusalén en particular).

Finalmente, el vuelco de la idea misma de “dominador del mundo”, que esperaban sus contemporáneos, tiene lugar en el llamado Sermón de la Montaña, el discurso programático de la misión de Jesús de Nazaret: son bienaventurados, y por tanto felices, no los ricos, sino los pobres de espíritu; no los fuertes, sino los débiles; no los poderosos, sino los humildes; no los que hacen la guerra, sino los buscan la paz.

Y luego, por último, pero no menos importante, el gran mensaje de consuelo a la humanidad: Dios es padre: no un padre colectivo, en el sentido de protector de tal o cual pueblo contra otros, sino un padre tierno, un “papá” (Jesús lo llama así en arameo: אבא, abba) para cada hombre, como lo explica muy bien el biblista Jean Carmignac (6) :

 Para Jesús, Dios es esencialmente Padre, así como es Amor (1 Juan 4, 8).

Gloria a Dios Padre

Jesús es ante todo el “Hijo” de Dios de una manera que nadie podría haber imaginado antes de él, por lo que Dios es para él “el Padre” en el sentido más estricto del término. Esta paternidad del Padre y esta filiación del Hijo implican también la participación de la única naturaleza divina.

Este tema ocupa un lugar tan central en la predicación de Jesús que la encarnación del Hijo tiene como finalidad dar a los hombres “el poder de ser hijos de Dios” (Jn 1, 12) y que su mensaje podría definirse como un revelación del Padre (Juan 1, 18), para enseñar a los hombres que son hijos de Dios (1 Juan 3, 1).

Esta verdad asume, por boca de Jesús, tal importancia que se convierte en la base de su enseñanza: las buenas obras tienen como finalidad la gloria del Padre (Mateo 5, 16), cada uno perdona a los demás como el Padre lo perdona a él (Mateo 6, 14-15; Marcos 11: 25-26), la entrada al reino de los cielos está reservada para quienes hacen la voluntad del Padre (Mateo 7, 21), la plenitud de la vida moral consiste en ser misericordiosos como el Padre es misericordioso (Lucas 6, 36) y perfecto como el Padre es perfecto (Mateo 5, 48)

De esta paternidad de Dios se deriva una consecuencia evidente: teniendo el mismo “Padre”, los hombres son en realidad hermanos que deben amarse y tratarse como tales. Hay un principio fundamental que inspira toda la moral y toda la espiritualidad del cristianismo y que el Evangelio ya se había encargado de anunciar explícitamente: “Todos vosotros sois hermanos [—] porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos” (Mateo 23, 8-9).

 Así termina nuestro camino en busca del “Jesús histórico”, con la conciencia de que, para creyentes y no creyentes, su figura seguirá siendo para siempre el mayor y más fascinante misterio de la historia.

Referencias durante el artículo

  1. Esta hipótesis Esta hipótesis estaría respaldada por la Lápida de Tivoli (en latín Lapis o Titulus Tiburtinus).
  2. Ir a la nota 9 sobre Dionisio el Pequeño.
  3. Leemos en Flavio Josefo (Ant. 18, 109-119): “Herodes había muerto a Juan, llamado el Bautista. Herodes lo hizo matar, a pesar de ser un hombre justo que predicaba la práctica de la virtud, incitando a vivir con justicia mutua y con piedad hacia Dios, para así poder recibir el bautismo. [—] Hombres de todos lados se habían reunido con él, pues se entusiasmaban al oírlo hablar. Sin embargo, Herodes, temeroso de que su gran autoridad indujera a los súbditos a rebelarse, pues el pueblo parecía estar dispuesto a seguir sus consejos, consideró más seguro, antes de que surgiera alguna novedad, quitarlo de en medio, de lo contrario quizá tendría que arrepentirse más tarde, si se produjera alguna conjuración. Poe estas sospechas de Herodes fue encarcelado y enviado a la fortaleza de Maquero, de la que hemos hablado antes, y allí fue”. Otro ejemplo de fuente no cristiana confirmando lo que se cuenta en los Evangelios.
  4. La que conocemos hoy, lo que es probable dado que, como sabemos por el Evangelio de Mateo, se colocó un titulum sobre la cabeza de Jesús, título que lleva la motivación de la condena a muerte.
  5. En la prefación del Libro V de la obra Adversus haereses (Contra las herejías), San Ireneo de Lyón habla de “Jesucristo que, a causa de su amor superabundante, se convirtió en lo que nosotros somos para hacer de nosotros lo que él es”.
  6. La vicinanza delle fonti scritte rinvenute su Gesù è un argomento che impressiona gli storici, dato che i più antichi papiri contenenti il Nuovo Testamento risalgono all’inizio III secolo, mentre, ad esempio, il più antico manoscritto completo dell’Iliade risale al X secolo.
  7. Jean Carmignac, Ascoltando il Padre Nostro. La preghiera del Signore come può averla pronunciata Gesù, Amazon Publishing, 2020, pag. 10. Traduzione dal francese e adattamento in italiano di Gerardo Ferrara.

Bibliografía de referencia

 Libros

  •  Giuseppe Ricciotti, Vida de Jesucristo, EDIBESA, 2016.
  • Flavio Josefo,  Antigüedades de los Judíos, www.bnpublishing.com, 2012.
  • Vittorio Messori, Hipótesis sobre Jesús, Ed. Mensajero, 1980.
  • Vittorio Messori, ¿Padeció bajo Poncio Pilato?, Rialp, 1996.
  • Joachim Jeremias, Jerusalem in the time of Jesus, Fortress Press, 1969.
  • David Flusser, Jesus. Biography of the life of Jesus, Magnes Press, 1997.
  • Jean Guitton, Le problème de Jésus, Aubier, 1992.
  • Benedicto XVI, Jesús de Nazareth, Encuentro, 2017.
  • Benedetto Croce, Perché non possiamo non dirci cristiani Pannunzio, Torino, 2008.
  • Jean Carmignac, Ascoltando il Padre Nostro. La preghiera del Signore come può averla pronunciata Gesù, Amazon Publishing, 2020.
  • Olivier Durand, Introduzione alle lingue semitiche, Paideia, 1994.
  • Jean Daniélou, I manoscritti del Mar Morto e le origini del cristianesimo, Arkeios, 1990.
  • Giuseppe Barbaglio, Gesù ebreo di Galilea. Indagine storica, EDB, 2002.
  • Pierluigi Baima Bollone, Sindone. Storia e scienza, Priuli & Verlucca, 2010.

 Artículos

  •  Réné Latourelle, “Storicità dei Vangeli”, in R. Latourelle, R. Fisichella (ed.), Dizionario di teologia fondamentale, Cittadella, 1990, pagg. 1405-1431
  • Pierluigi Guiducci, “La storicità di Gesù nei documenti non cristiani”, in www.storiain.net/storia/la-storicita-di-gesu-nei-documenti-non-cristiani/ (consultato nel dicembre 2020).

 Sitios web

  •  www.gliscritti.it

Colabora con un donativo para que ninguna vocación se pierda

Cada año más de 800 obispos de todo el mundo solicitan ayudas al estudio para sus candidatos, que necesitan de personas generosas que les ayuden a completar su formación eclesiástica. Desde CARF hemos arrancado una campaña para que el próximo curso puedan estudiar 20 seminaristas más.

Conoce la campaña al completo

Suscríbete

No te pierdas nuestras últimas noticias

¿Qué te ha parecido este artículo?


* Todos los campos son requeridos. Solo la ficha completa vale para el sorteo.

Poemas para el asombro agradecido

Poemas para el asombro agradecido

Nunca he cultivado la poesía, aunque coincido con lo que dijo un sacerdote santo a una escritora: “Tus versos sirven para hacer oración”. Es lo que me ha pasado con el libro del poeta y profesor malagueño, Daniel Cotta, titulado Alumbramientos (ed. Rialp).

En el Encuentro de reflexión CARF: Esperanza en Tierra Santa

En el Encuentro de reflexión CARF: Esperanza en Tierra Santa

En Tierra Santa vuelve a reinar la esperanza y esperan ansiosos a los peregrinos. El mundo se ha visto afectado por la pandemia del coronavirus, pero unos países y territorios han sufrido más que otros las consecuencias del Covid. Una de estas zonas es Tierra Santa, los Santos Lugares, en donde decenas de miles de personas, principalmente los cristianos, población minoritaria, sobrevive gracias a las peregrinaciones. Este el tema del ultimo Encuentro de Reflexión organizado por CARF: Tierra Santa en Pandemia.