Antonio R. Rubio Plo
06 Jun, 22

Artículos de Expertos

Pauline Jaricot

Defensora de los trabajadores de la seda y fundadora de la Obra para la Propagación de la Fe, precedente de las Obras Misioneras Pontificias fue beatificada el 22 de mayo

Obra para la Propagación de la Fe

El 22 de mayo fue beatificada en su ciudad natal de Lyon Pauline Jaricot (1799-1862). Fundadora de la Obra para la Propagación de la Fe, precedente de las Obras Misioneras Pontificias, y del Rosario Vivo, una devoción mariana basada en la contemplación de los misterios.

Fue una laica francesa, que vivió una época de cambios, del Imperio napoleónico a la primera revolución industrial, y tomó plena conciencia de la dimensión social del cristianismo en una ciudad vinculada a la industria de la seda.

La conversión de Pauline Jaricot

Pauline era la hija de Antoine Jaricot, un importante empresario textil, que consiguió su propio negocio gracias a la ayuda de su patrón. Fue educada cristianamente por su madre Jeanne Lattier, y vivió una infancia feliz en medio de una familia de siete hermanos. Era una muchacha bella y coqueta, amiga de reuniones sociales y de fiestas, y en 1814 se sintió satisfecha de formar parte del séquito de 50 jóvenes lionesas, acompañantes de la duquesa de Angulema, hija de Luis XVIII, que visitó la ciudad a los pocos meses de la caída de Napoleón. En aquel momento, según reconoció tiempo después, se creía «digna de la admiración universal y caminaba erguida con el orgullo de un pavo real».

Eran los años de la Restauración, en los que la burguesía francesa, junto con los supervivientes de la antigua nobleza, quería dejar atrás el recuerdo de los tiempos revolucionarios, pero esa época había dejado una casi indeleble huella en Francia. La alianza entre el trono y el altar, oficialmente establecida, resultaba artificial, pues los corazones y las mentalidades se habían ido alejando del cristianismo. Persistía una pátina religiosa, aunque en la alta sociedad lionesa lo que realmente importaba eran la salud, la fortuna y la reputación.

Pauline Jaricot era una muchacha con orgullo de clase. Con sus vestidos de seda y zapatos con rubíes, llamaba la atención de todos cuando acudía a la Misa dominical en la iglesia de Saint Nizier. En un domingo de Cuaresma de 1816 predicaba el vicario parroquial Jean Wendel Würtz. Sus palabras eran una llamada de atención contra la vanidad y sus falsas ilusiones, y el afán de las personas por preferir el parecer al ser. Pauline se sintió identificada, y al terminar la Misa acudió a la sacristía para pedirle a Würtz que le ayudara a cambiar de vida y se convirtiera en su director espiritual.

Defensora de los trabajadores de la seda

La primera decisión de la joven fue modificar radicalmente su atuendo. Llevaría un vestido de color violeta, como el que solían llevar las obreras textiles, un bonete blanco y unos zuecos. Pero sus aspiraciones no eran las de entrar en una orden religiosa, sino ponerse al servicio de los demás, y, en particular, mejorar las condiciones de vida de los trabajadores de la seda, para los que hasta entonces apenas había tenido ojos.

La decisión de Pauline Jaricot no partió de un impulso sentimental. Era una mujer de planes sustentados en una vida de oración. La piedad y la caridad formaban un todo en ella. Era consciente de que los hombres, mujeres y niños de la industria de la seda estaban sometidos a duras condiciones laborales, muchas veces con jornadas de 15 a 18 horas, en las que se les pagaba por pieza elaborada, en una mecánica aplicación de la ley de la oferta y la demanda.

Había contemplado de cerca la esclavitud de un trabajo sin descanso, que pisoteaba la dignidad de las personas y las alejaba tanto de su familia como de la fe. Proliferaban los niños sin padres, los enfermos y los ancianos abandonados a su suerte. No es extraño que en 1831 y 1835 se produjeran en Lyon violentas insurrecciones de los tejedores de seda, aplastadas por el Ejército. Por aquellos años, a tan solo 200 metros de la casa de Pauline, vivía Pierre Joseph Proudhon, el socialista que proclamaba que la propiedad era un robo y que era la hora de sustituir la religión por la justicia.

Nuevo Libro de Ramiro Pellitero Iglesias - Educación y humanismo cristiano - Expertos CARF

Pauline Jaricot, (Lyon, 22 de julio de 1799-Lyon, 9 de enero de 1862). 

El banco universal para los pobres

En un momento determinado Pauline Jaricot ideó un «banco universal para los pobres», que conllevaría la posibilidad de préstamos gratuitos para que los trabajadores pudieran llevar una vida digna. El banquero Gustave Perre y su socio, que daban muestras externas de piedad cristiana, aportaron dinero, pero en su afán especulador de ganancias rápidas. embarcaron a Pauline en la compra de unos altos hornos que la llevaron a endeudarse por el resto de su vida, y a ser perseguida judicialmente por sus acreedores.

No solo perdió sus bienes familiares, sino que su reputación también quedó arruinada. La decepción no arraigó en la vida de Pauline porque su esperanza en Cristo era mucho más fuerte. Estas fueron entonces sus palabras:

«Quiero creer que no todo está perdido, aunque ya no disponga de recursos humanos, aunque los peligros se empeñen en asaltarme y crezcan los reproches desde todas partes. Señor, si estás conmigo, no he perdido nada».

Calentar el alma por medio de las llamas de la esperanza y de la fe. De eso habló una vez Pauline Jaricot con el cura de Ars. Se sentía débil, pero no albergaba ningún temor porque su esperanza estaba depositada en Cristo.

 

Con la colaboración de:

Antonio R. Rubio Plo
Licenciado en Historia y en Derecho
Escritor y analista internacional
@blogculturayfe / @arubioplo

Que ninguna vocación se pierda

Trabajemos por un mundo con alma

Artículos relacionados