Victoria Leste
22 Jun, 22

Artículos de Expertos

Festividad de San Josemaría: 26 de junio - san Josemaría y los sacerdotes

Festividad de san Josemaría: 26 de junio

Hacer presente a Dios en todas las actividades humanas es el gran desafío de los cristianos en un mundo secularizado, y es la tarea que san Josemaría recordó a miles de personas –sacerdotes y laicos– durante toda su vida. Se celebra su festividad el 26 de junio.

 La Iglesia católica celebra cada 26 de junio la festividad de san Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei. Cientos de miles de personas recordarán a “el santo de la vida ordinaria”, como lo llamaba Juan Pablo II.

«Siguiendo sus huellas —dijo el Papa en su homilía con motivo de su canonización—, difundid en la sociedad, sin distinción de raza, clase, cultura o edad, la conciencia de que todos estamos llamados a la santidad».

Si quieres rezar ante los restos de san Josemaría, puedes acudir a la iglesia de Santa María de la Paz (Roma).

San Josemaría y los sacerdotes

El fundador del Opus Dei tuvo el arte de saber expresar en palabras, breves y sencillas, grandes realidades. Eso ocurre, por ejemplo, cuando habla sobre el tema de la identidad sacerdotal, cuestionada y problematizada por algunos, San Josemaría la resolvía con rotundidad: “El sacerdote, quien sea, es siempre otro Cristo”.

“Otro Cristo, Ipse Christus, con poderes singularísimos derivados de su identificación con el Señor. El sacerdote puede consagrar el Cuerpo y la Sangre de Cristo, ofrecer a Dios el Santo Sacrificio, perdonar los pecados en la confesión sacramental y ejercitar el ministerio de adoctrinar a las gentes”. (Camino, 6).

San Josemaría miraba a los sacerdotes diocesanos como sus hermanos: hermanos míos sacerdotes, solía decir al dirigirse a ellos. Sentía por ellos un cariño fraternal y a los sacerdotes de la Prelatura del Opus Dei les invitaba a sentirse como sacerdotes diocesanos en todas las diócesis del mundo.

Vivió y promovió un auténtico amor por los sacerdotes y de ello dio pruebas siempre. Era un ejemplo de celo por la formación sacerdotal; lo demostró en la solicitud con la que guio la actividad de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, que posibilita a los sacerdotes de todas las diócesis del mundo poder compartir su espiritualidad.

CARF sigue este ejemplo de san Josemaría apoyando la formación sacerdotal. Es por ello que la Fundación actúa para que, con ayuda de benefactores, se proporcionen becas de estudio para que sacerdotes y seminaristas sin recursos, de diócesis de todo el mundo, reciban una sólida preparación teológica, humana y espiritual en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz de Roma y en las Facultades de Estudios Eclesiásticos de la Universidad de Navarra en Pamplona.

Además, promovió la importancia de la oración en la vida del sacerdote. “No dejéis de pedir por ellos, para que sean siempre sacerdotes fieles, piadosos, doctos, entregados, ¡alegres! Encomendadlos especialmente a Santa María, que extrema su solicitud de Madre con los que se empeñan para toda la vida en servir de cerca a su Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, Sacerdote Eterno”.

Festividad de San Josemaría: 26 de junio - san Josemaría y los sacerdotes

La Plaza de San Pedro en la ceremonia de canonización de san Josemaría, 2002.

Las enseñanzas de san Josemaría para los sacerdotes

Mons. Javier Echevarría nos explica que, a lo largo de su gran experiencia pastoral, san Josemaría experimentó de continuo la necesidad de una identidad sacerdotal fuerte: no es verdad que los cristianos quieren ver en el sacerdote un hombre más; el pueblo cristiano, lo que quiere del sacerdote es que sea sacerdote.

En palabras de san Josemaría, “que se destaque claramente el carácter sacerdotal: esperan que el sacerdote rece, que no se niegue a administrar los sacramentos, que esté dispuesto a acoger a todos sin constituirse en jefe o militante de banderías humanas, sean del tipo que sean; que ponga amor y devoción en la celebración de la Santa Misa, que se siente en el confesonario, que consuele a los enfermos y a los afligidos; que adoctrine con la catequesis a los niños y a los adultos, que predique la Palabra de Dios y no cualquier tipo de ciencia humana que –aunque conociese perfectamente– no sería la ciencia que salva y lleva a la vida eterna; que tenga consejo y caridad con los necesitados. En una palabra: se pide al sacerdote que aprenda a no estorbar la presencia de Cristo en él». Homilía Sacerdote para la eternidad, 13-IV-1973.

Esta última frase, continua Mons. Javier Echevarría, puede quizá resumir el desafío que el mundo actual lanza a los ministros sagrados. A los hombres de todos los tiempos, el sacerdote ha de hacer presente a Dios; y para esto, ha de aprender a prestar a Cristo su voz, sus manos, su alma y su cuerpo: todo lo suyo.

Así ocurre principalmente cuando administra los sacramentos o en la predicación, pero no sólo en esos momentos. La dinámica propia del sacramento del Orden, cuyo centro y culmen es la Eucaristía, lleva a darse enteramente, en alma y cuerpo, a Cristo.

Frases de san Josemaría sobre los sacerdotes

Textos breves sobre la vida y la vocación de los sacerdotes que recordamos con motivo de la festividad de san Josemaría.

  • Se ordenarán, para servir. No para mandar, no para brillar, sino para entregarse, en un silencio incesante y divino, al servicio de todas las almas (Sacerdote para la eternidad).
  • Un sacerdote que vive de este modo la Santa Misa –adorando, expiando, impetrando, dando gracias, identificándose con Cristo–, y que enseña a los demás a hacer del Sacrificio del Altar el centro y la raíz de la vida del cristiano, demostrará realmente la grandeza incomparable de su vocación, ese carácter con el que está sellado, que no perderá por toda la eternidad (Amar a la Iglesia, 49).
  • Cristo, que subió a la Cruz con los brazos abiertos de par en par, con gesto de Sacerdote Eterno, quiere contar con nosotros —¡que no somos nada!—, para llevar a «todos» los hombres los frutos de su Redención (Forja, 4).
  • Ser cristiano —y de modo particular ser sacerdote; recordando también que todos los bautizados participamos del sacerdocio real— es estar de continuo en la Cruz (Forja, 882).
  • Sacerdote, hermano mío, habla siempre de Dios, que, si eres suyo, no habrá monotonía en tus coloquios (Forja, 965).
  • Cuando daba la Sagrada Comunión, aquel sacerdote sentía ganas de gritar: ¡ahí te entrego la Felicidad! (Forja, 267).

Bibliografía

Camino, san Josemaría Escrivá de Balaguer.
Es Cristo que pasa, san Josemaría Escrivá de Balaguer.
Homilía Sacerdote para la eternidad, san Josemaría Escrivá de Balaguer.
Forja, san Josemaría Escrivá de Balaguer.
Homilía del Papa san Juan Pablo II en la Misa de canonización del beato Josemaría Escrivá de Balaguer, 2002.
Homilía del Papa san Juan Pablo II en la Misa de la beatificación de Josemaría Escrivá de Balaguer, 1992.
Conferencia de Mons. Javier Echevarría sobre el sacerdocio, 2009.

Que ninguna vocación se pierda

Trabajemos por un mundo con alma

Artículos relacionados