CARF
16 May, 22

Artículos de Expertos

Encuentro entre la vida intelectual y el cristianismo - El matrimonio Maritain - Expertos CARF - Antonio Rubio Plo

Encuentro entre la vida intelectual y el cristianismo

El matrimonio Maritain supo demostrar que la fe no limita ni aprisiona a la inteligencia. Antes bien, la estimula y la abre a horizontes más amplios

Una guía para el intelectual contemplativo

El matrimonio Jacques y Raïssa Maritain fue un destacado ejemplo del encuentro entre la vida intelectual y el cristianismo. Supieron demostrar que la fe no limita ni aprisiona a la inteligencia. Antes bien, la estimula y la abre a horizontes más amplios.

En sus años de La Sorbona Jacques y Raïssa advirtieron las carencias del materialismo positivista, que llevaba a los profesores a reducir la filosofía al mero estudio de su historia. Allí también se encontraron con la filosofía de la intuición de Bergson que, sin embargo, les pareció insuficiente.

El paso siguiente sería bautizarse en la Iglesia católica. Ninguno era practicante de su religión de origen, el protestantismo y el judaísmo, pero la novela «La mujer pobre» del combativo escritor converso Léon Bloy los llevó a interesarse por el catolicismo. Bloy sería su padrino de Bautismo.

Más tarde, Raïssa sugirió a Jacques la lectura de la Suma teológica de santo Tomás de Aquino, y esto serviría para impulsar los estudios de una filosofía hasta entonces arrinconada e incomprendida. El matrimonio Maritain fue mucho más allá del interés académico. Organizó en sus sucesivos domicilios en las cercanías de París, en Versalles y en Meudon, reuniones sobre temas filosóficos y teológicos, con intercambio de opiniones y reflexiones. De allí surgieron retiros espirituales, predicados por el teólogo dominico Reginald Garrigou-Lagrange, y se establecieron además unos círculos de estudios tomistas.

Encuentro entre la vida intelectual y el cristianismo - El matrimonio Maritain  - Expertos CARF - Antonio Rubio Plo

El papa Pablo VI y Jacques Maritain.

Un libro para intelectuales cristianos

En 1922 el matrimonio Maritain escribió una pequeña obra, de un centenar de páginas, con el título «De la vida de oración», una especie de guía para los círculos. En un principio era de difusión interna, pero luego tuvo una edición pública, pues se trataba de un libro escrito para intelectuales cristianos.

Sus autores incidieron en uno de los problemas habituales del cristianismo: la separación entre la fe y la vida, entre la fe y la razón. Esta separación cuestiona la posibilidad de una contemplación cristiana en medio del mundo. En una introducción a la obra, redactada por Raïssa en 1959, se afirma que la contemplación no es solo para las órdenes religiosas. Es también para personas que viven con sencillez en el mundo, sin milagros ni visiones, pero centradas en el amor a Dios y al prójimo y que hacen el bien a su alrededor sin ruido ni agitación.

¿Es compatible la vida intelectual con la vida de oración?

Esta obra se escribió para demostrarlo, aunque no pretende ser un tratado de espiritualidad, sino una serie de sencillos consejos apoyados en citas de la Escritura. Se pone de ejemplo a santo Tomás, uno de los hombres más sabios de su tiempo. Uno de sus biógrafos, Pedro Calo, descubrió su secreto: cada vez que quería estudiar, argumentar, leer, escribir o dictar, recurría lo primero a la oración.

En efecto, según señalan los autores, la oración está dirigida a la contemplación y a la unión con Dios, y a la vez recuerdan el mandato de Jesús de «sed perfectos como vuestro Padre es perfecto». En concreto, la perfección cristiana consiste esencialmente en la caridad, y el medio para llegar a esa perfección es la divina contemplación.

De ahí la necesidad de practicar la oración y de orar sin cesar. Además, el matrimonio Maritain sale al paso de la objeción de que los que tienen una vida activa no pueden ser contemplativos. Al contrario, son los que más necesidad tienen de orar. Recomiendan, en consecuencia, pedir a la misericordia divina la gracia de una intensa vida interior para que la acción sea una sobreabundancia de la contemplación.

 

Con la colaboración de:

Antonio R. Rubio Plo
Licenciado en Historia y en Derecho
Escritor y analista internacional
@blogculturayfe / @arubioplo

Que ninguna vocación se pierda

Trabajemos por un mundo con alma

Artículos relacionados