Gracias por apoyar la preparación de los pastores de la Iglesia

Desde los más profundo de mí ser quiero expresar mi agradecimiento por sus oraciones y ayuda económica durante estos dos años que el Señor me ha permitido vivir en Roma, centro de la cristiandad, junto al sucesor del apostol San Pedro, el Papa Francisco.

Soy un sacerdote colombiano de la diócesis de Neiva. Me encuentro terminando mis estudios en Teología Litúrgica en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz. Este año regresaré a mi diócesis y, lo más probable, es que comparta en otros formadores y con los fieles los conocimientos adquiridos en esta hermosa experiencia.

Gracias de nuevo, también en nombre de mi obispo Froilán Casas Ortíz, porque por el ofrecimiento de su trabajo, sacrificio y oraciones realizan una gran obra, no sólo por mí, sino para toda mi diócesis y la Iglesia que tanto necesita de la preparación y la formación de sus pastores.

Les encomiendo en mis oraciones y pido constantemente que bendiga a los miembros de esta querida y amada fundación.

Con gratitud y afecto, en Cristo.

Padre Julián Andrés Vargas Penagos