Pensando en las Generaciones Futuras

A FAVOR DE LOS SACERDOTES

Para que su ayuda perdure
Los Legados Testamentarios CARF, permiten a los donantes, que sus ayudas prolonguen su eficacia en el tiempo, más allá de su propia vida, a la vez que aseguran el cumplimiento de los fines de la fundación.
La experiencia, muestra que los legados testamentarios son para CARF el medio más idónea, para que sus actividades no dependan , de la obtención puntual de donativos y junto con la dotación financiera, permitan acometer sus proyectos y cumplir su plan de acción.
Por esto, para muchas personas, los Legados Testamentarios CARF, son el instrumento más adecuado, que les permite seguir ayudando a los sacerdotes desde la eternidad.  La estabilidad en las actividades de CARF encuentran un sólido apoyo en los bienes legados por los benefactores.

¿Por qué Legados Testamentarios CARF?
Porque cuando se toma la decisión de testar a favor de CARF, se asegura la formación de generaciones futuras de sacerdotes, seminaristas, profesores de religión, catequistas de todo el mundo, contribuyendo de este modo a transformarlo.
Porque se puede colaborar con bienes patrimoniales, de los que hoy no es posible desprenderse, como la vivienda, o con tan solo una parte de los bienes que se disfrutan en vida y que tendrán un destino trascendente después de la muerte.
Porque se favorece que los vienes vayan a buen destino y se asegura que los deseos de los donantes se haga realidad.

Para que su ayuda perdure
Los Legados Testamentarios CARF son un modo atrayente y fundamental de ayudar a la formación integral de sacerdotes y seminaristas de los cinco continentes.
Este apoyo proviene de hombres y mujeres que nos tiene en cuenta a la hora de manifestar su voluntad de testar, tras comprender la importante tarea que significa formar adecuadamente a quienes tienen encomendada la asistencia espiritual de tantas almas en todo el mundo.

CARF posee y aplica un código de conducta que garantiza un modo prudente de administrar el patrimonio recibido.