Matheus, laico consagrado de la comunidad brasileña «Palavra viva»

Matheus Rodrígues Fonseca es un joven de 24 años de la comunidad de origen brasileño Palavra viva a la que CARF ayuda con becas a todos los chicos y chicas consagrados laicos de esta joven realidad católica. Matheus cuenta su testimonio. 

«Soy brasileño y nací en la ciudad de Teófilo Otoni / Minas Gerais, región sureste de Brasil. Soy el menor de tres hermanos. Nuestra familia es católica y mi madre fue, en gran parte, la responsable de nuestra educación en la fe. Ella, maestra de profesión, nos educó de una manera muy justa, llevándonos a reconocer la grandeza de Dios en cada evento de nuestra historia y a mantener una relación íntima con Él a través de las misas dominicales, de la participación regular en la catequesis y la vida comunitaria de nuestra Iglesia parroquial.

En mi adolescencia llegué a una especie de oposición a Dios por el hecho de que mis padres se habían divorciado cuando tan solo tenía un mes de vida. Este hecho, lamentablemente presente en muchas familias de hoy, hizo de mi adolescencia una fase bastante complicada.

A los 14 años, sin embargo, ante la insistencia de mi madre y mis dos hermanos mayores, todos activos en la iglesia, participé en una reunión para jóvenes que me llevó a un encuentro muy personal e íntimo con Dios. Esta reunión cambiaría mi vida por completo.

Inesperadamente, pude darme cuenta del amor de Dios por mí y mi familia a pesar de las pruebas que habíamos pasado y luego pude experimentar el profundo cuidado que el Señor tiene por cada uno de sus hijos.

«Mi vida realmente cambió» 

A partir de ese momento comenzó una verdadera historia de amor con Dios, un amor que me consumía tanto que no podía explicar a mis amigos incrédulos, ¡pero ni siquiera a mi mismo! Mi vida realmente cambió, y cada día buscaba más y más servir a Dios: era catequista, coordinador del grupo juvenil de la parroquia y testigo en reuniones de parejas compartiendo mi difícil experiencia de tener a mis padres divorciados.

Sin embargo, todo lo que hacía en la Iglesia no calmó mi sed de servir a Dios, de proclamarlo a todas las personas que iba encontrando. Fue entonces cuando conocí a la comunidad a la que pertenezco hoy y a través de la cual me consagré a Dios: la comunidad católica “Palavra Viva”, una asociación privada de fieles, de origen brasileño, cuyo carisma es la proclamación de Jesús al mundo, un anuncio especialmente dirigido a los jóvenes y a las familias.

Jóvenes de la comunidad católica brasileña "Palavra Viva"

Jóvenes de la comunidad católica brasileña «Palavra Viva»

«Descubrir mi vocación» 

Al conocer nuestra comunidad en una de las reuniones juveniles, que organizamos cada año, vi que este podría ser mi lugar. Reconocí en esa forma de proclamar a Jesús, entre tantas otras que ya había conocido en la Iglesia, la respuesta a mi sed de evangelizar. Realmente la alegría de los miembros de la Palabra viva, su forma de hablar de Dios, de proclamar a Cristo a los que no lo conocen en profundidad y su testimonio de simplicidad y fidelidad a la Iglesia, me atrajeron como nunca antes.

Así es como, después de algún tiempo de discernimiento, en febrero de 2013, decidí vivir una Escuela de evangelización, el proyecto de nuestra comunidad para los jóvenes, que durante un año se dedica a la formación personal, a la espiritualidad y a una experiencia misionera de anuncio en varios lugares de Brasil, bajo nuestra tutela. La escuela tiene como objetivo promover jóvenes cristianos, a través de una formación integral que pretende capacitar una experiencia madura y activa de la fe en la realidad y en la vocación específica a la que cada uno está llamado.

Durante mi año en la Escuela de evangelización, me identifiqué aún más con el carisma de “Palabra Viva” y pedí unirme al cuerpo de miembros de la comunidad. En los primeros años como miembro, pude conocer y amar más a Dios y a su Iglesia, y dedicarme, incluso con mis límites, a la evangelización de los jóvenes y de las familias. Toda esta experiencia ha confirmado mi vocación y entonces decidí consagrar mi vida a Dios.

Experiencia misionera en España 

En 2017, después de dos años de experiencia misionera en España, la comunidad me propuso venir a Roma a estudiar filosofía y teología en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz. No dudé en responder que sí, porque ya sabía un poco sobre el Opus Dei y percibí en este carisma un celo profundo por la Verdad a través de la fidelidad a la doctrina católica y al magisterio de la Iglesia.

Los estudios en esta universidad me han abierto la mente a un verdadero y sano un diálogo entre fe y razón, entre la Iglesia y la sociedad contemporánea, más allá de todas las ideas preconcebidas, sin renunciar a la verdad y la larga tradición católica. De esta manera pude profundizar aún más la riqueza de nuestra fe, junto con la racionalidad inherente en cada hombre naturalmente propenso a la búsqueda de lo Divino.

Hoy estoy estudiando el tercer año de filosofía y cada vez me identifico más con esta materia. Creo que esto se debe en gran parte a la enseñanza y al testimonio de los profesores de la Facultad de Filosofía que, además de ser profesionales dedicados a transmitir el contenido de sus disciplinas con celo y eficiencia, son auténticos cristianos, sobre todo muy sabios y humanos en su relación con los estudiantes.

Por esta rica realidad de profundización intelectual y humana vivida en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, agradezco mucho a Dios y a todos todos los que se esfuerzan por el mantenimiento de esta universidad: del personal administrativo y docente de la universidad a quienes, con su colaboración financiera, nos permiten crecer en nuestra formación personal y así poder colaborar con la Iglesia universal en su misión de proclamar y enseñar a todos los pueblos.

Sueño con poder utilizar mis estudios para evangelizar a los jóvenes y las familias del mundo a través del carisma al que Dios me llamó un día, hace ya unos años, y creo que esto va a ser una sencilla, pero eficaz contribución para nuestra comunidad.

De hecho, admiro mucho el profundo deseo de nuestro fundador de nuestra comunidad, Alysson Norberto da Costa, del cual somos miembros – en gran mayoría jóvenes –, para llevar el Nombre de Jesús a todos los rincones del mundo en un testimonio de simplicidad y ardor misionero.

Rescatar lo sagrado en el corazón del hombre 

Con este intrépido intento de anunciar a Jesús al mundo, hoy nuestra comunidad, en sus 24 años de existencia, está presente en unos 10 países de América, Europa y Oceanía, con más de 30 casas de misión. Las realidades donde nos encontramos están marcadas sobre todo por el gran desafío de rescatar lo Sagrado en el corazón del hombre, cada vez más alejado de la Verdad de Cristo y pobre en la fe. El rescate de lo Sagrado, en este sentido, es para nosotros un objetivo claro de la proclamación del Evangelio y, por lo tanto, de nuestro carisma.

En nuestras casas misioneras, ya sean de hombres o de mujeres, nos enfrentamos con el desafío evangelización a través de la promoción de semanas misioneras en parroquias, con contenido kerygmático, así como a través de pequeñas reuniones para jóvenes y familias, con servicios de oración y orientación espiritual; o incluso con la animación de peregrinaciones y con la ayuda formativa a las diversas realidades de las iglesias particulares.

En todas estas actividades, buscamos especialmente a aquellos que no vienen, es decir, aquellos que no conocen la fe católica, o quienes la abandonaron, siempre respetando la libertad del hombre y en fidelidad a la Santa Doctrina, al Santo Magisterio de la Iglesia.

Por todo lo dicho, creo que este tiempo de mis estudios universitarios, junto con la actividad misionera de nuestra comunidad en Roma, me realizo cada día más en la consagración que hice a Dios. Por lo tanto, realmente doy gracias al Señor por toda la herencia espiritual de san Josemaría Escrivá, quien, a través del Opus Dei, hizo posible que tantos carismas y realidades particulares de las diócesis de todo el mundo, tengan acceso a una formación de calidad. A él le confío mis estudios en esta universidad y le pido que me ayude a ser fiel en mi papel de consagrado que vive en el mundo, para que me dé más y más a la obra que el Señor mismo eligió como sede de esta consagración mía: la comunidad católica “Palavra viva”.