“Me gustaría ser un sacerdote tal y como la Iglesia lo quiere”

Kenny Ang tiene 25 años y es de Yakarta, Indonesia. Los domingos se le puede ver tocando el órgano de la capilla de la Clínica Universidad de Navarra, en Misa de cinco de la tarde. Más que ver, se le escucha porque el órgano está situado arriba, en el coro. Quizá por eso se siente cómodo, porque le permite estar un poco más cerca de Dios.

Llegó hace cuatro años a Pamplona, donde se ha formado en la Facultad de Teología de la Universidad y en el Colegio Eclesiástico Internacional Bidasoa. Su vocación sacerdotal le viene de siempre, aunque explica que fue en Missouri (EE.UU), con 18 años, cuando fue plenamente consciente de ello.

Entonces estudiaba Música en la Missouri Western State University con una beca a la que accedió una vez hubo terminado el colegio y el Diploma de Piano. Durante el tiempo que vivió en Estados Unidos, iba por un centro católico universitario, el Catholic Newman Center, junto con otros estudiantes de diferentes facultades. “Fue la primera vez que vi de cerca cómo se vive el sacerdocio al cien por cien, durante las 24 horas del día”, afirma. Conoció a un confesor de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz que era colombiano. Él le ayudó a tomar la difícil decisión: cambiar la carrera de Música por la vocación sacerdotal.

Habiendo realizado dos de los cuatro años de carrera volvió a Indonesia. “Al principio mis padres se sorprendieron, pero se alegraron mucho por mí y ahora que me ven feliz están muy contentos”, afirma

Con el apoyo de un sacerdote de la Prelatura del Opus Dei se presentó al obispo de la diócesis de Surabaya, una localidad situada a una hora en avión de Yakarta. A él le dijo que estaba dispuesto a ser “un sacerdote tal y como la Iglesia lo quiere”. Tras unos meses de retiro espiritual y reflexión, el obispo de esta localidad le envió a formarse a la Universidad de Navarra (España).

Se muestra muy agradecido por toda la ayuda recibida de los benefactores que han hecho posible estudiar en la Universidad. Actualmente cursa el último año de bachillerato. Según afirma, le gustaría ser sacerdote allí donde la Iglesia le necesite.