Don Darwin Andrés Salazar Calderón

Don Darwin Andrés Salazar Calderón

4 min
.
Sacerdote de la Archidiócesis de Quito. Se sigue formando para poder dar una respuesta y una atención pastoral más adecuada a los numerosos fieles a los que llega en su Ecuador natal. En estos momentos, gracias a una beca CARF se encuentra en Pamplona estudiando Derecho Canónico en la Universidad de Navarra tras haber sido enviado a España por su obispo.

Este sacerdote ecuatoriano

Tiene 33 años y lleva más de seis como sacerdote de la Archidiócesis de Quito. En este tiempo ha podido desempeñar varios cargos, desde párroco a tareas relacionadas con la pastoral juvenil. Precisamente, evangelizar y ayudar a los jóvenes es la actividad que más le realiza, y desde un primer momento ha intentado estar en contacto con ellos, ya sea dando clases en colegios o mediante la catequesis.

Don Darwin Salazar relata en una entrevista con CARF que su vocación sacerdotal se empezó a forjar cuando tenía 16 años. Le gustaba asistir a su parroquia de la Virgen de Montserrat al norte de Quito. “Allí asistía primero como catequizando mientras aprendía a tratar con más pequeños, y aprendí a tocar la guitarra y cantar en las misas. También me gustaba mucho asistir a las Eucaristías como acólito. Me apasionaba mucho, especialmente cuando el sacerdote levantaba las especies del pan y el vino en el momento de la consagración”.

Fue por este motivo, añade, el Don Salazar, “que mi párroco me invitara a participar en las convivencias vocacionales para el sacerdocio. En el Seminario Mayor ‘San José’ de la Archidiócesis de Quito y fue allí en donde sentí que Dios me estaba llamando para algo especial.

En agosto de 2007 empezó su formación, que acabó con su ordenación sacerdotal en junio de 2015.

Sacerdote ecuatoriano - Durante su formación sacerdotal en Navarra - Beca de CARF
Don Darwin Salazar con sus compañeros de Derecho Canónico de la Universidad de Navarra en Pamplona
Don Darwin Salazar - Sacerdote ecuatoriano
Este sacerdote ecuatoriano es hoy en día Párroco de la Iglesia Atahualpa, Perucho y Chavezpamba

Aprovechando la Beca CARF

Este curso lo ha pasado en Pamplona. Estudiando en la Universidad de Navarra, donde su vida ha dado un giro total en lo que define como una “rica experiencia”.

“He tenido la oportunidad de conocer una nueva tierra, ya que nunca había salido de Ecuador, mi país. Estoy conociendo una nueva cultura a la que me estoy adaptando rápidamente”, señala el Don Darwin Salazar.

En cuanto al ámbito académico, este sacerdote ecuatoriano afirma haber palpado “el gran aporte por parte de la facultad de Derecho Canónico así como de los distintos profesores al enseñarnos todo este conocimiento. Pero también resalto la exigencia para que como alumnos podamos aprovechar al máximo nuestra estancia aquí”.

No sólo está recibiendo nuevos conocimientos académicos sino que su vida sacerdotal está creciendo en otros aspectos. “He podido aprovechar la oración y la Eucaristía de una manera distinta ya que la celebro en fraternidad con más hermanos que están viviendo conmigo”. Ahora lo puede hacer con una paz y tranquilidad que no podía disfrutar cuando era párroco. Ya que tenía que celebrar numerosas misas diarias y otras actividades en las tres parroquias que tenía encomendadas.

Según reconoce Don Darwin Salazar, el hecho de haber conocido a muchos hermanos sacerdotes de diferentes culturas le ha ayudado a ampliar su “mente” y a sentirse “cada vez más identificado con la Iglesia”.

Sobre la importancia de la formación sacerdotal. Este joven sacerdote ecuatoriano afirma convencido que “el mundo de hoy necesita sacerdotes bien preparados y decididos por Cristo. Dispuestos a enfrentarse a los desafíos que la Iglesia afronta ahora y los que vendrán después”.

Por ello, este religioso afirma que ante este enorme desafío él está intentando “aprovechar todo el aprendizaje que aquí se me está brindando” con esta beca de CARF y sus benefactores.

Esta experiencia en Navarra es por tanto una experiencia que según Don Darwin Salazar le está ayudando sobremanera porque “no es únicamente una formación académica, sino espiritual” que le ha servido para tener “un reencuentro con Cristo vivo”.

D. Darwin Andrés Salazar

“Quiero agradecer a quienes conforman CARF por la gran oportunidad que me dan para mi formación y creo que por medio de personas con un corazón tan grande se manifiesta Dios mismo en el mundo y en especial en nuestra Iglesia. Me comprometo con mi oración”.

Retos de hoy en día

Este joven sacerdote ecuatoriano es consciente de los retos enormes a los que se enfrentan los católicos en el mundo de hoy. En su opinión, la Iglesia afronta duros momentos. Don Darwin Salazar admite que en ocasiones siente miedo “al pensar si estoy preparado para enfrentarme a los desafíos que se aproximan, y si estoy mostrándole al mundo un Cristo vivo, joven y de Amor”.

Por este mismo motivo considera tan productiva la formación integral que está recibiendo en estos momentos en la Universidad de Navarra.

Su misión concreta en esta vida pasa por “mostrar al mundo que Dios es amor y misericordia y que vale la pena decir sí ante la llamada a la santidad. Buscando configurarme con Cristo por medio de mi oración, espiritualidad y mi vida entregada a los demás”.

Sacerdote Ecuatoriano - Beca de CARF en Navarra - Don Darwin Salazar
Sacerdote Ecuatoriano - Beca de CARF en Navarra - Don Darwin Salazar

Evangelizar a la juventud

Los jóvenes han sido siempre su preferencia en la atención pastoral y donde siente una llamada fuerte a evangelizar. Y así ha sido desde antes de ser sacerdote y justo tras ser ordenado, cuando fue enviado como vicario parroquial y se encargó de toda la pastoral juvenil.

Durante años fue párroco de tres parroquias distintas mientras que en la vicaría se encargaba de la catequesis y los jóvenes, lo que le motivaba mucho “ya que los jóvenes son presente y futuro de nuestra Iglesia”.

Esto llevó, a este sacerdote ecuatoriano, a dar un paso más y a impartir clases en los colegios, lo que ha hecho siempre desde que comenzo su labor pastoral, pues se siente llamado a responder a las dudas de los jóvenes que quieren conocer a Cristo.

Una petición directa a los benefactores

CARF, a través de su Patronato de Acción Social, esta comprometido con la cruzada de estos estos sacerdotes cuando vuelven a sus países de orígenes, y da la oportunidad de colaborar con su proyecto o su formación y así servir mas y mejor a la Iglesia.

Si usted representa a una Empresa o Institución y dispone de fondos de responsabilidad social, contacte con nosotros en carf@carfundacion.org

Bizum

SMS

Tarjeta o Paypal

Transferencia

Suscríbete

No te pierdas nuestras últimas noticias