Don Gabriel Alonso

Don Gabriel Alonso

3 min
.
Don Gabriel Alonso no ha tenido una vida sencilla pero precisamente en estas circunstancias es donde este joven sacerdote de 33 años natural de Puerto Rico ha conocido el amor de Dios.

Joven sacerdote de Puerto Rico

Hijo de padres divorciados creció junto a su madre y siendo adolescente presenció en directo como mataban a tiros a su amigo. Esta tragedia marcó profundamente su relación con Dios y fue fundamental para su posterior vocación al sacerdocio.

Don Gabriel se ordenó en 2013 y a día de hoy es párroco del Sagrado Corazón de la ciudad de Arecibo a la vez que profesor en la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico y delegado de Ecumenismo de la Diócesis de Arecibo. Y mientras tanto vive su fe en la realidad eclesial de Schoenstatt, donde actualmente es responsable de un grupo de familias en su parroquia.

Este puertorriqueño creció con su madre en el campo y fue precisamente su abuela Eladia el gran baluarte de la fe en su familia, la que insistía y le animaba a ir a misa de niño. Pero más adelante su práctica religiosa empezó a ser intermitente dejando de asistir a bastantes de las celebraciones religiosas.

Gabriel Alonso - Recorrido Pastoral - Formación Sacerdotal - Puerto Rico

Don Gabriel Alonso visitando la Catedral de Zaragoza durante su formación en España

Gabriel Alonso - Recorrido Pastoral - Formación Sacerdotal - Puerto Rico

Ordenación de Don Gabriel Alonso en Puerto Rico

Gabriel Alonso - Recorrido Pastoral - Formación Sacerdotal - Puerto Rico

Don Gabriel Alonso fue peregrino y recorrido el Camino de Santiago

Testigo del asesinato de su amigo

Sin embargo, fue el asesinato de su amigo lo que marcaría su adolescencia y su posterior llamada al sacerdocio. “Mi vocación surge de una tragedia”, confiesa el padre Alonso.

Su relato es estremecedor, pero lejos de reprochar a Dios aquel suceso le sirvió para acercarse más a la Iglesia. El ahora sacerdote cuenta que un día se encontraba con sus amigos dando una vuelta con los caballos y uno de ellos había perdido una carrera aunque sostenía que había ganado. Ahí comenzó el problema.

“Yo no me encontraba en el lugar pero cuando llegué pude percatarme de que lo estaban mirando fijamente y de que había un ambiente extraño. En mi interior experimenté una inquietud que me inclinaba a salir de ahí cuanto antes. Tras un momento de resistirme al final me moví hacia donde se encontraba mi yegua”, explica don Gabriel.

Justo después de alejarse unos metros miró atrás y vio a una persona acercarse a su amigo. Le disparó en seis ocasiones. “En menos de un minuto ya no quedaba nadie en el lugar, excepto las personas que estábamos con él. Al día siguiente amanecimos con la noticia de que mi amigo había fallecido”, recuerda este joven de Puerto Rico.

Pero esta muerte tuvo un inesperado efecto en Gabriel. De hecho, afirma que “en medio de mi discernimiento vocacional para el seminario descubrí que ésta había sido la ocasión de la que Dios se había servido para hacerme ver cuánto me quería”.

“Dios me protegió”

“¡Él me protegió y me hizo ver lo frágil y breve que es la vida! ¿Qué me hubiera ocurrido si me hubiera quedado cerca de mi amigo? Realmente no lo sé, pero de lo que sí estoy convencido es de que Dios me protegió”, añade.

Por eso mismo, el día de su ordenación sacerdotal don Gabriel quiso visitar la tumba de aquel amigo, por el cual además ofreció su primera misa.

Entre 2014 y 2016, una vez ya como sacerdote, el obispo de Arecibo envió al padre Alonso a estudiar a la Universidad de Navarra la licenciatura de Sagrada Teología gracias a una beca del CARF. Fue un tiempo especialmente intenso pues a sus estudios en Pamplona unía su responsabilidad en aquel momento como vicerrector del Seminario diocesano. Para él, compaginar ambas responsabilidades implicaba “un equilibrio no siempre fácil de lograr”.

Son muchas las anécdotas y buenos momentos que guarda de su estancia en España. “Recuerdo las tardes que sacábamos semanalmente varios sacerdotes para jugar al baloncesto. Había africanos, polacos, peruanos, guatemaltecos, mexicanos… Salíamos del aula y era un momento para conocernos mejor en un ambiente sano y deportivo”, relata a CARF don Gabriel.

Pero un momento inolvidable fue el Camino de Santiago que realizó en 2016 tras concluir los estudios y junto antes de volver a Puerto Rico. Partió de Roncesvalles el 30 de mayo y llegó a Santiago el 25 de junio. Y curiosamente cuando ingresó en la sacristía de la catedral de Santiago para concelebrar la misa para su sorpresa ésta era en honor a San Josemaría Escrivá y se encontraban allí los profesores de la Universidad de Navarra. “Fue una alegría y otro signo de Dios”, cuenta.

D. Gabriel Alonso

“Gracias. Esta palabra resume mi mensaje a los benefactores del CARF. Gracias a sus aportaciones pude costear parte de unos estudios que hoy están siendo útiles para servir a la Iglesia que peregrina en Puerto Rico. Continúen adelante empujando proyectos como estos que siempre dan frutos que se cosechan con alegría”

Las lecciones que aprendió en Pamplona

En el plano más académico y formativo, don Gabriel Alonso tiene muy claro que el mundo de hoy “se caracteriza por ser bastante hostil a la fe”. De ahí que considere de gran importancia “adquirir una formación holística que permita un diálogo sereno con la sociedad porque un sacerdote bien formado estará capacitado para presentar la fe al hombre moderno”.

A su juicio, “una buena formación es necesaria y urgente” pues recuerda que la formación sacerdotal no es sólo meramente intelectual “sino también humana, espiritual y pastoral”.

De aquel paso por Pamplona también destaca los “horizontes insospechados” que se le abrieron al vivir en una “cultura distinta” y de las lecciones que extrajo de la Teología que estudió y con la que ahora instruye a los seminaristas puertorriqueños de su diócesis.

Pese a sus 33 años pronto cumplirá ocho como sacerdote. En estos momentos es párroco en Arecibo, capellán del Colegio San Felipe, profesor de la Escuela de Teología de Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, delegado para el Ecumenismo de la diócesis de Arecibo y asesor del Instituto San José de Matrimonio y Familia.

Gabriel Alonso - Recorrido Pastoral - Formación Sacerdotal - Puerto Rico
Gabriel Alonso - Recorrido Pastoral - Formación Sacerdotal - Puerto Rico

Su día a día está repleto de actividades en torno a la parroquia y los compromisos diocesanos. Sin embargo, tiene claro que para que todo funcione necesita dedicar un tiempo importante a la oración cada mañana al empezar la jornada.

Echando la vista atrás, este sacerdote explica que uno de los momentos más complicados que ha vivido desde su ordenación fue afrontar las graves consecuencias del Huracán María en Puerto Rico en 2017. La parroquia en la que se encontraba entonces se inundó totalmente y quedó llena de fango. “Muchos feligreses perdieron sus hogares y todos unidos tuvimos que levantarnos en medio de necesidades significativas. Igual que digo que fue uno de los momentos más difíciles también afirmo que sobre todo fue un intenso aprendizaje”, explica el padre Alonso.

Por otro lado, también cree que ser un sacerdote joven en la sociedad actual es todo un reto, pues “se ve constantemente sacudido o tentado en emplear sus fuerzas viriles siguiendo la corriente que distingue a nuestro tiempo como es el materialismo, el individualismo…”.

De este modo, don Gabriel Alonso indica que para que “un sacerdote joven se mantenga dando el ‘noble combate de la fe’ es necesario que renueve su relación personal con Jesucristo, que se mantenga unido a sus hermanos sacerdotes, que sea humilde y sepa pedir consejo cuando así lo necesite y que sepa reconocer sus errores y quiera enmendarlos”.

Una petición directa a los benefactores

CARF, a través de su Patronato de Acción Social, esta comprometido con la cruzada de estos estos sacerdotes cuando vuelven a sus países de orígenes, y da la oportunidad de colaborar con su proyecto o su formación y así servir mas y mejor a la Iglesia.

Si usted representa a una Empresa o Institución y dispone de fondos de responsabilidad social, contacte con nosotros en carf@carfundacion.org

Bizum

SMS

Tarjeta o Paypal

Transferencia

Suscríbete

No te pierdas nuestras últimas noticias