“Siento que Dios me ha mirado con misericordia”

Mi nombre es Jesús, tengo 25 años y soy de la diócesis de San Cristobal (Venezuela). Esta gran experiencia de vida y formación que estoy viviendo, ciertamente sería imposible sin la ayuda que ustedes me dan. Ya han pasado dos años desde que mi obispo me enviara a Roma a concluir mis estudios de Teología en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz y a formarme en el Colegio Internacional Sedes Sapientiae.

Son muchas las experiencias vividas, pero más aún son grandes mis profundas y sinceras acciones de gracias a Dios por poner personas en nuestro camino que, a pesar de que les somos desconocidos, nos ayudan de forma desinteresada y pasan a formar parte de nuestra historia de vida. Aunque no les conozco a ustedes, siempre les encomiendo en mis oraciones y pido al buen Dios que les ayude en su vida, su familia y que multiplique sus bendiciones por lo que hacen por mí.

Dentro de mi proceso de formación he tratado de dar lo mejor de mí porque esto es una oportunidad.

Dentro de mi proceso de formación he tratado de dar lo mejor de mí porque esto es una oportunidad que no a todos se les presenta, y siento que Dios me ha mirado con misericordia y me ha dado este gran regalo, el estar en la Ciudad Eterna y vivir en el Corazón de la Iglesia fundada por Cristo.

Estar cerca del Santo Padre y poder rezar junto a él cada domingo el Ángelus es algo inexplicable y sólo resta decir: “Gracias Señor por tantas bendiciones”.

Doy infinitas gracias a Dios por personas como ustedes y les pido que me encomienden también en sus oraciones

Dios les bendiga.