“LAS BECAS DE CARF SON UNA BENDICIÓN”

Fue a estudiar a Pamplona gracias a la ayuda de CARF, recomendado por las buenas referencias que había recibido de la Facultad de Teología de Navarra. Ronald Mutagubya es un sacerdote ugandés que está deseando poder regresar a su país para transmitir allí todo lo aprendido en la universidad y seguir sirviendo a los hombres.

 “Me llamo Ronald Mutagubya y nací en Kampala, la capital de Uganda. Mi familia es católica desde la primera evangelización (hace más de cien años).

Cuando era joven y contemplaba la posibilidad de ser sacerdote, influyó en mí de modo decisivo el sacerdote de mi parroquia. Fue para mí un modelo de sacerdote entregado a su ministerio. Gracias a él, entendí que el sacerdocio consiste en configurar la propia vida siguiendo a Cristo. Después, fui a estudiar al seminario.

Cuando acabé los estudios, Mons. Ciprian Kizito Lwanga (arzobispo de Kampala) me ordenó presbítero en la Catedral de la diócesis el 13 de agosto de 2011. Luego, trabajé en una parroquia, enseñando el catecismo y atendiendo a las familias.

Vine a Pamplona por la calidad de la Universidad de Navarra. Mi Obispo me pidió venir a esta ciudad porque había un compañero que ya había estado antes en el colegio eclesiástico internacional Bidasoa y en la Facultad de Teología de esta Universidad.

Las becas del CARF son una bendición para muchas personas. Pienso que los estudios que realizo son una gran oportunidad para expandir mi ministerio. Espero transmitir estos conocimientos cuando regrese a Kampala.”