Seminaristas del mundo cantan al Señor: “Somos el pueblo que te ama”

Seminaristas del Sedes Sapientiae.

Seminaristas del mundo cantan al Señor: “Somos el pueblo que te ama”

10 min
En medio de la crisis por la pandemia, los seminaristas del Colegio Eclesiástico Internacional Sedes Sapientiae han querido unir sus voces en un canto de alabanza al Señor.  La canción escogida “Somos el Pueblo que te ama”, compuesta por Junior Cabrera, director del gupo católico Alfareros, fue cantada en más de 13 lenguas diferentes por los seminaristas. Jacobo Lama, promotor de esta iniciativa, nos cuenta como surgió esta idea.

En medio de la crisis por la pandemia, los seminaristas del Colegio Eclesiástico Internacional Sedes Sapientiae han querido unir sus voces en un canto de alabanza al Señor.  La canción escogida “Somos el Pueblo que te ama”, compuesta por Junior Cabrera, director del gupo católico Alfareros, fue cantada en más de 13 lenguas diferentes por los seminaristas. Jacobo Lama, promotor de esta iniciativa, nos cuenta como surgió esta idea.

Jacobo Lama, promotor de la iniciativa

Jacobo Lama es un seminarista de Santo Domingo (República Dominicana) que cumplirá 32 años el próximo mes de abril. Próximamente, recibirá la ordenación como diácono. Tras estudiar Teología tres años en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz en Roma, se encuentra ahora en Santo Domingo, colaborando con el arzobispo en la curia y también con el párroco de una parroquia de la periferia.

Su obispo Francisco Ozoria Acosta, arzobispo de Santo Domingo fue quien le envío a estudiar a Roma y psoteriormente le llamó en julio pasado para regresar a su país. Santo Domingo fue la primera diócesis de América; por eso, el obispo es también el Primado de América.

“Dios me dio el don de la música”

Pero la gran afición de Jacobo Lama es el canto. “Dios me dio el don de la música y el canto. Aprendí a tocar piano y guitarra, y esto me llevaría a formar parte del coro hasta llegar a ser director, y luego también líder en los grupos juveniles”, señala.

Su amor hacia la música es lo que le ha impulsado a componer un bello videoclip antes de regresar a su país. Para dar esperanza en tiempos de coronavirus, los seminaristas del Colegio Eclesiástico Internacional Sedes Sapientiae quisieron unir sus voces en un canto de alabanza al Señor,  engrandeciendo Su nombre de Oriente a Occidente, entre todas las naciones, como dice el profeta, (cf. Malaquías 1, 11).

El coro del Seminario

Dentro de la atmósfera de estudio y de formación pero también de familia del Sedes Sapientiae, con un horario fijo de trabajo, encargos y momentos dedicados a la oración, que marca la pauta todos los días surgió una nueva idea. Con el deseo de aprovechar el tiempo, al coro del Seminario junto a otros seminaristas y sacerdotes pensaron en grabar una canción que llevara un mensaje de esperanza, de consuelo y que al mismo tiempo fuera una alabanza a Dios.

“Dios me dio el don de la música y el canto que quiero poner al servicio de la evangelización» 

Seminaristas de Sedes Sapientiae.

“El pueblo que te ama” fue el vídeo cantado en 13 idiomas, por los seminaristas del Colegio Eclesiástico Internacional Sedes Sapientiae, que se publicó en el canal de YouTube de Alfareros, un grupo católico de América Latina que acaba de celebrar sus 25 años de servicio a la evangelización.

Con respecto a esta iniciativa los seminaristas se expresan de la siguiente manera: “Con este canto de muchos corazones que rezan y cantan al Señor en el corazón de Roma y de la Iglesia, procuramos abandonarnos en las manos del Señor para que, con su gracia, estas circunstancias humanamente difíciles signifiquen, para cada uno de nosotros un crecimiento interior en fe, esperanza y caridad”.

Con el grupo Alfareros

Fue entonces cuando algunos alumnos latinoamericanos propusieron la idea de grabar, en varios idiomas, la canción El Pueblo que te Ama del grupo Alfareros, un grupo católico que celebraron el año pasado sus 25 años de servicio a Dios a través de la música.

El director del grupo, Junior Cabrera accedió voluntariamente a colaborar con esta iniciativa, cediendo el material necesario. Y salió esta versión grabada en más de 13 lenguas diferentes, como son el español, inglés, francés, portugués, e italiano. También gallego, croata, vietnamita, malayalam, filipino, árabe, swahili y hasta la lengua indígena zapoteco.

Crecimiento interior de esperanza

“Con este canto de muchos corazones que rezan y cantan al Señor en el corazón de Roma y de la Iglesia, procuramos abandonarnos en las manos del Señor para que, con su gracia, estas circunstancias humanamente difíciles signifiquen, para cada uno de nosotros, un crecimiento interior en fe, esperanza y caridad”, afirmaron los seminaristas.

El vídeo ya cuenta con casi 6.000 visualizaciones. Se puede ver aquí.

Estos fueron los seminaristas que formaron parte del vídeoclip: Sem. Laerth Ferreira – Brasil, Sem. Domingos Jorge – Angola, Diác. Kingsley Omenyi – Nigeria, Don Pablo Gefaell – España, Sem. Jacobo Lama – República Dominicana, Sem. Marko Gerendaj – Croacia, Sem. Alejandro Rangel – Venezuela, Sem. Ítalo Alcívar – Ecuador, Sem. Lonnys Lares – Venezuela, Sem. Quân Nguyên – Vietnam, Sem. Jeril Jose – India, Sem. Jershom Colico – Filipinas, Sem. Dean Spiller – Sudáfrica, Sem. Emmanuel Marfo – Ghana, Sem. Banele Ndlovu – Sudáfrica, Sem. Mark Tipoi – Sudán del Sur, Sem. Juan Maldonado – México, Diác. Michael Lusato – Tanzania, Sem. Khoa Pham – Vietnam, Sem. Patrick Anasenchor – Ghana, Sem. Francisco Vinumo – Angola, Sem. Brandon de León – Guatemala

“Mi mayor acierto”

Esta iniciativa musical, ha animado a Jacobo Lama a grabar otra canción: “Mi mayor acierto”, compuesta hace 20 años por otro sacerdote para la jornada vocacional que se celebró en Santo Domingo. La letra cuenta la historia de una vocación que se desprende de todo y dice sí al Señor. “Esta canción está llegando a mucha gente, toca los corazones y hace pensar lo que Dios quiere de ti”, explica Jacobo. 

El vídeo clip se puede escuchar aquí: 

“En Santo Domingo el número de bautizados ha crecido pero han descendido las vocaciones al sacerdocio o a la vida religiosa”

Jacobo Lama con la herma Sor María Lucía.

Para Jacobo Lama, la JMJ en Madrid de 2011 con el Papa Benedicto XVI, fue un antes y un después. «Después de la JMJ no fui más el mismo. Mi impresión de lo que era la Iglesia cambió radicalmente. Comencé a asistir a misa todos los días después del trabajo», cuenta. En el grupo de jóvenes iba una chica que posteriormente se hizo carmelita. En la foto esta con su querida hermana Sor María Lucía, celebrando el día de Santa Teresita del Niño Jesús. «¡Oremos por las vocaciones!», alienta. 

Las preocupaciones de la República Dominicana

La República Dominicana es el país más creciente en economía de América Latina. Sus vecinos, haitianos, por el contrario, son los más pobres. “Las raíces de nuestra patria se funden en la cultura española, con una fuerte influencia católica”, afirma Jacobo.

Las preocupaciones de su nación, no distan mucho del mundo occidental: el individualismo y la secularización, además del descenso de los jóvenes en las prácticas de piedad.

“El número de bautizados ha crecido pero han descendido las vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa”, comenta. El seminario de Santo Domingo tenía en 2016 un total de 161 seminaristas y en 2020 tan solo 64. Además, con la pandemia, muchos fieles han dejado de asistir a misa y la siguen desde sus casas.

Único país que ha blindado el derecho a la vida

Otro de los desafíos de la Iglesia dominicana es dar razones para que no se legalice la ley del aborto, pues es uno de los pocos países de América Latina (junto con El Salvador, Nicaragua y Honduras) en los que está prohibido el aborto en ningún supuesto.

La única constitución que establece de forma blindada el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte, es la constitución dominicana en su artículo 37.

“La Iglesia católica es muy escuchada en nuestro país. Dentro del Gobierno hay muchos cristianos que tienen en cuenta la fe en sus políticas. Sin ir más lejos, el presidente de la República Dominicana, Luis Abinader, es católico”, relata.

Al servicio de su país

No obstante, el 57% de la población es católica, un 23% protestantes, un 25% cristianos evangélicos y el 12% se declara sin religión.

Jacobo Lama ha regresado a su país con una formación integral proporcionada en Roma, gracias a la generosidad de muchos benefactores. Ahora, pondrá todo su saber al servicio de la evangelización de la República Dominicana. 

Colabora con un donativo para que ninguna vocación se pierda

Cada año más de 800 obispos de todo el mundo solicitan ayudas al estudio para sus candidatos, que necesitan de personas generosas que les ayuden a completar su formación eclesiástica. Desde CARF hemos arrancado una campaña para que el próximo curso puedan estudiar 20 seminaristas más.

Conoce la campaña al completo

¿Qué te ha parecido este artículo?

Compártelo en tus redes sociales

Suscríbete

No te pierdas nuestras últimas noticias


* Todos los campos son requeridos. Solo la ficha completa vale para el sorteo.

Oración en familia: Cómo aprender a orar en familia

Oración en familia: Cómo aprender a orar en familia

Hoy reflexionamos sobre la oración en familia. Esta se puede realizar en muchos y variados momentos, no solamente antes de compartir una comida en la mesa. Lo mejor de todo es que estos tiempos de intimidad en familia nos acercan más entre nosotros y a Dios. Porque como dice el Papa Francisco “El espíritu de la oración se fundamenta en el gran mandamiento: amaras al Señor, tu Dios, con todo el corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas. La oración se alimenta del afecto por Dios.”

El diezmo ¿Qué es el diezmo en la Biblia y cúal es su significado?

El diezmo ¿Qué es el diezmo en la Biblia y cúal es su significado?

El diezmo tenía como finalidad la recaudación de fondos para el mantenimiento material de la Iglesia y de los más necesitados, hoy en día el Papa Francisco nos dice “El enemigo de la generosidad es el consumismo”. Cuando aprendemos a compartir lo que tenemos con los demás, incluso cuando lo hacemos con personas a los que no conocemos ni conoceremos jamás, nos sentimos más cerca de Dios y de nosotros mismos. Porque ayudar a los que lo necesitan puede devolverte mucho más de lo que entregas.