“Tengo la intención de utilizar mi conocimiento para que la obra de Cristo avance en Costa de Marfil”

Tras ocho años trabajando en una de las diócesis más difíciles de Costa de Marfil, uno de los países en el que los cristianos son perseguidos,  Benjamín Kigninlam Kone, sacerdote en el oeste de África, comienza sus estudios de Teología Dogmática en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz (UPSC) con un objetivo claro: afrontar los desafíos de la nueva evangelización en su país.

El ejemplo de  vida y disponibilidad de un sacerdote francés, en su parroquia de Costa de Marfil, fueron la semilla de la que brotó su vocación, “me mostró la cara de mi sacerdocio, al que fui providencialmente llamado. Y desde entonces no he dejado la iglesia.” Una vocación que se ha visto alimentada, reforzada, y beneficiada gracias a su “experiencia en Roma”, ciudad que transpira la catolicidad de los primeros cristianos y “la formación académica” que recibe en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, gracias a los benefactores de CARF.

Al descubrir su llamada al sacerdocio fue ordenado y comenzó a trabajar por y para Dios en la diócesis de Katiola, situada al norte de Costa de Marfil.  “Mi diócesis es una de las más difíciles del país, en términos de evangelización, debido a la presencia de musulmanes y de protestantes, cada vez más numerosos. Hay 22 parroquias para una población cercana a los 350.000 habitantes; con estas cifras se puede ver que no sólo carecemos de sacerdotes, sino también de sacerdotes formados para afrontar los nuevos desafíos de la evangelización para satisfacer las diferentes caras de la modernidad”.

Costa de Marfil viene siendo protagonista de una fuerte persecución contra los cristianos. Allí, grupos terroristas islamistas han atacado y asesinado a cristianos. “Mi formación es bienvenida y tengo la intención de utilizar mi conocimiento para que la obra de Cristo avance en esta parte del país”.  Por ello agradece a sus “queridos benefactores” su esfuerzo y generosidad: “os aseguro mi oración ferviente y todos mis deseos de felicidad”.

Súmate a la formación de sacerdotes:
DONA 1 EURO