“Tú eres lo que vale…”. Mi historia: Giuseppe Vignati, de la comunidad Casa di María

Giuseppe Vignati

“Tú eres lo que vale…”. Mi historia: Giuseppe Vignati, de la comunidad Casa di María

15 min
Giuseppe Vignati, italiano de 23 años pertenece a los Hijos de la Cruz, de la comunidad maariana Casa di Maria, nacida en el marco de los grupos de oración formados en Medjugorje en los primeros años de las apariciones. Estudia Filosofía y Teología en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz gracias a una beca de CARF. Cuenta su historia.

“Cuando tengas que hablar de ti mismo, utilízalo como excusa para agradecer a alguien más”.  Sería bueno que todas las personas siguieran este consejo; sin embargo, cuando se te pide que hables de tu vocación, no hay otra: tienes que hablar de ti mismo.

Comunidad Casa di María 

Dicho esto, permítanme presentarme: mi nombre es Giuseppe Vignati, soy italiano y tengo 23 años; soy parte de los Hijos de la Cruz, de la comunidad Casa di Maria. Nací en Mostar, en Bosnia Hercegovina, y crecí en una familia profundamente creyente que, a través de este particular camino espiritual, me introdujo en un aspecto de la fe que marcó sobre todo mi historia vocacional: la dimensión comunitaria.

Para mí, vivir mi respuesta a Dios siempre ha sido una con-vivencia con otras personas, con otros corazones, con otras historias, y este hecho me ha moldeado cada vez más profundamente, o mejor dicho, me ha ayudado en mi camino vocacional.

La casa de María es una comunidad mariana, nacida en el marco de los grupos de oración formados en Medjugorje en los primeros años de las apariciones. Fundada por Don Giacomo Martinelli y Sor Nicoletta Reschini, tiene su sede en Roma; esta comunidad está formada por la rama religiosa, que son los Hijos e Hijas de la Cruz, y las familias consagradas a la Cruz.

Santuarios marianos 

Mis padres, al ingresar en la comunidad, optaron por dar a sus futuros hijos no solo una familia carnal, sino también una familia espiritual. La comunidad, además de la sede en Roma, ofrece servicio en varios santuarios marianos de Europa. Y yo nací justo mientras mis padres estaban en Medjugorje. Desde entonces, viví mi infancia cambiando de casa a menudo: Loreto, Fátima, Roma… Incluso fui a Allumiere, un pueblo remoto en las montañas de Tolfa.

Me di cuenta desde joven que mi familia tenía una vida diferente a la de todos mis compañeros, pero yo no me hice demasiadas preguntas; los niños, ya saben, son bastante egocéntricos, y yo lo era particularmente. Vivía con otros niños de otras familias, pero esto era más una carga para mí que cualquier otra cosa. Aunque en la comunidad me enseñaron lo contrario, nunca los había considerado realmente como mis hermanos, con los que, entre otras cosas, rara vez me llevaba bien (somos cuatro chicos y una chica).

Retiro de niños 

Mi primer “shock” que me sacó de mi pequeño mundo fue el llamado “Retiro de niños” en Garaison (Francia), un período de convivencia entre todos los niños de la comunidad, en el que, guiados por nuestros superiores y por las Hijas de la Cruz, rezábamos, jugábamos, en fin, estábamos juntos en la alegría y el entusiasmo propios de todo niño.

Vivir todo aquello, para mí, que siempre he sido bastante tímido y retraído, en los que todo lo que hacíamos era hermoso por hacerlo juntos, ver a chicos y chicas, que nos amaban como si fuéramos sus hermanos menores, fue realmente una experiencia muy fuerte. Todavía lo recuerdo hoy como si fuera ayer, aunque hayan pasado más de diez años.

Absorbimos con entusiasmo todo lo que nos enseñó, especialmente don Giacomo: nunca habíamos oído hablar de Jesús con tanta pasión y entusiasmo; pero más aún, nos llamó la atención la comunión y la alegre amistad que veíamos en las personas que nos seguían en este retiro, capaces de vivir con nosotros y entre nosotros con una gratuidad y libertad que nunca había visto.

“Cuando tengas que hablar de ti mismo, utilízalo como excusa para agradecer a alguien más”, afirma Giuseppe
Giuseppe Vignati

Giuseppe Vignati, italiano de 23 años, pertenece a los Hijos de la Cruz, de la comunidad mariana Casa di Maria, nacida en el marco de los grupos de oración formados en Medjugorje. Nacio en Mostar (Bosnia y Herzegovina) en una familia profundamente creyente que, a través de este particular camino espiritual, me introdujo en un aspecto de la fe que marcó sobre todo mi historia vocacional: la dimensión comunitaria. 

«Mis padres, al ingresar a la comunidad, optaron por dar a sus futuros hijos no solo una familia carnal, sino también una familia espiritual». afirma Giuseppe que aparece en la foto con su madre. 

Adolescencia y rebelión 

Me gustaría poder decir que a partir de entonces mi vida fue un viaje rápido por el camino de la santidad, pero lamentablemente no fue así. Sabemos que el período de la adolescencia es un período de rebelión, y para mí no fue diferente. Durante años he vivido con frialdad todo lo que me propusieron en la comunidad, todo lo que venía de mis padres, sin involucrarme realmente con los hermanos que el Señor había puesto a mi lado.

Mirando hacia atrás en mi pasado, puedo decir con seguridad que no fui un niño feliz: de poco sirve vivir con aquellos que entregaron toda su vida a Dios, si Tú a Dios nunca lo conociste; sin una verdadera experiencia espiritual, todo en la vida se vuelve externo y superficial.

Retiro espiritual en Medjugorje 

Luego, en 2017, como todos los veranos, los hijos de la Casa de María tuvimos nuestro retiro espiritual en Medjugorje. Ese año, sin embargo, fue diferente: es como si realmente hubiera escuchado, por primera vez, las palabras que Nuestra Señora ha estado diciendo allí durante tantos años; todo se podría resumir en esta frase suya: “Pon a Dios en primer lugar”, y este deseo nació en mi corazón con extraordinaria fuerza y ​​claridad.

Pero sobre todo, vi la forma en que Dios me pidió que lo hiciera: en mi familia espiritual, con mis hermanos, guiados por María a través del padre y la madre espirituales que ella me había dado. Pero lo más increíble es que muchos jóvenes de la comunidad, con quienes había compartido mi camino desde que era niño, tuvieron una experiencia similar.

La vida fraterna 

Y aquí llego al centro de mi vocación: la vida fraterna. Mi vocación, mi historia, nunca han sido una historia y una vocación individuales. Crecí con mis hermanos, Dios me llamó con mis hermanos y quiero vivir mi vocación con los hermanos de la comunidad. Releyendo mi breve historia al revés, puedo decir con certeza que las respuestas de Dios a tantas de mis peticiones ya tantas de mis necesidades, las recibí en la vida fraterna. No siempre lo noté en ese momento, pero para mí es cada vez más claro que la llamada al sacerdocio que recibí ese año no se puede separar de la llamada a la comunión.

Me impresionó mucho el testimonio de uno de mis hermanos sacerdotes: a la pregunta “¿qué te hizo abandonar todo para emprender este camino?”, él, que tuvo un pasado como rico y brillante hombre de negocios, respondió con una sencillez desarmante: “cuando encuentras algo realmente bello, te apegas a él y nunca lo abandonas”. Esta es la síntesis de toda vocación: encontrar Algo, o más bien Alguien, tan hermoso que decides dejarlo todo y seguirlo. Para siempre.

Mi vocación, como la de todo cristiano, es ser hermano e hijo. Digo hijo porque no puedo pensar en una respuesta a Dios, especialmente como sacerdote, sin ser guiado por un padre y una madre espirituales. Para mí, simplemente, nuestros fundadores son la voz de Dios. Ver con qué cariño y dedicación viven la relación con sus hijos espirituales, es algo que aún hoy no deja de conmoverme.

«En Medjugorje fue como si realmente hubiera escuchado, por primera vez, las palabras que Nuestra Señora ha estado diciéndome allí durante tantos años. Todo se podría resumir en esta frase suya: Pon a Dios en primer lugar”.
Giuseppe Vignati

«Mi vocación, mi historia, nunca han sido una historia y una vocación individuales. Crecí con mis hermanos, Dios me llamó con mis hermanos y quiero vivir mi vocación con los hermanos de la comunidad», relata Giuseppe Vignati que aparece en el foto con hermanos de los Hijos de la Cruz, de la comunidad mariana Casa di Maria. 

Èl tiene claro que su llamada al sacerdocio no se puede separar de la llamada a la comunión.

Nuestro segundo hogar

En cualquier caso, ese año inicié el camino de la formación vocacional. Después de la secundaria, mis cohermanos y yo emprendimos el proceso de estudio requerido para ser sacerdotes, asistiendo a Filosofía y Teología en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, un ambiente y una universidad increíbles, sea por los profesores y compañeros de estudio, sea porque todos nosotros, Hijos e Hijas de la Cruz, gracias a la ayuda de los benefactores de CARF – Centro Académico Romano Fundación, podemos formarnos en esta Universidad que se ha convertido en nuestro segundo hogar. Ahora estoy terminando el primer año de teología, y completaré el período teológico de tres años en el Pontificio Seminario Mayor Romano, continuando mi formación como Hijo de la Cruz.

¡Gracias! 

Esta es, a grandes rasgos, la historia de mi vocación. Como decía al principio, hablar de vocación es siempre una forma de agradecer. Dado que la lista de personas a las que mis hermanos y yo estamos agradecidos, incluidos los benefactores que me permiten experimentar la formación en la Santa Cruz, es bastante larga, preferimos, por ahorrar espacio, solo un gran ¡GRACIAS! Gracias al Señor por todo lo que, a través de Su Madre, nos ha dado: los dones, la ayuda, las luces, e incluso las pruebas que permitió, sin las cuales nunca creceríamos.

Por supuesto, habría tantos hechos y tantas historias que contar, tantas realidades de las que hablar, tantas señales que hemos presenciado. Pero el único acontecimiento verdaderamente importante en toda vocación, y también en la mía, es el encuentro personal y auténtico con Dios, y es lo que más quiero compartir; el resto viene en consecuencia.

POR CARA A TU DONATIVO

Elige un candidato y ayúdale en sus estudios eclesiásticos

Conoce la campaña al completo

¿Qué te ha parecido este artículo?

Compártelo en tus redes sociales

Suscríbete

No te pierdas nuestras últimas noticias

¿Cuáles son los 7 pecados capitales?

¿Cuáles son los 7 pecados capitales?

Existe un grupo de pecados a los que llamamos pecados capitales. Santo Tomás de Aquino dice que “son aquellos que tienen un fin excesivamente deseable de manera tal que en su deseo, un hombre comete muchos pecados, todos los cuales se dice son originados en aquel vicio como su fuente principal” (II-II:153:4)