Seleccionar página
Marta Santin
30 Nov, 21

Testimonios de sacerdotes

simon_muhangwa

Don Javier Ruza, nuevo Rector de Bidasoa

Don Javier Ruza (Madrid, 1956) nunca imaginó que sería rector de un seminario. Por eso, cuando le comunicaron que sería el nuevo rector de Bidasoa, recibió la noticia con sorpresa. “Es una oportunidad para rejuvenecer mi sacerdocio”

Don Javier Ruza González, ordenado sacerdote en 1987 en el Santuario mariano de Torreciudad, nos asegura que la acogida en el Seminario Internacional Bidasoa ha sido excelente, fina y sencilla. “Los formadores y seminaristas me han ayudado y facilitado todo cuanto me ha supuesto iniciar una tarea pastoral tan atractiva como la que se afronta en el Seminario”. 

Rejuvenecer su sacerdocio

¿Qué pensó cuando recibió la noticia de que sería el nuevo rector de Bidasoa?

Pues… que me encontraba ante una nueva oportunidad en mi vida para fiarme de Dios, porque yo nunca me había imaginado ser rector de un seminario; es una tarea que me excede pero Dios proveerá.

También pensé: «Esta es una oportunidad que Dios me da para rejuvenecer mi sacerdocio… Voy a colaborar como instrumento para ayudar a futuros sacerdotes…  Esta es la manera que tengo de seguir trabajando en la obra de la redención… Tengo que enmarcar este trabajo en el camino de ser santo”.

Son pensamientos que tuve en aquellos momentos. También hubo otros pensamientos de otro tipo: despedidas -llevaba diecinueve años residiendo en la misma ciudad y con el mismo trabajo pastoral-, maletas, papeleo, etc.

Querido y acompañado 

¿Cuál ha sido su impresión en estas primeras semanas que lleva en Bidasoa?

Me he sentido querido y a acompañado en todo: desde la tarea de memorizar nombres, apellidos, lugares de origen de los seminaristas, adaptación a los modos de hacer en el seminario, a la ciudad de Pamplona, etc. hasta el apoyo que he encontrado para hacer una breve excursión, conocer un lugar de la ciudad, encontrar un libro en la biblioteca del seminario, una herramienta para apretar un tornillo, una explicación detallada del jardín del seminario, etc.: Bidasoa es una familia.

«Esta es una oportunidad que Dios me da para rejuvenecer mi sacerdocio y la manera que tengo de seguir trabajando en la obra de la redención»

El mayor reto: ser un buen sacerdote

¿Cuál considera que es su mayor reto en esta nueva etapa de su ministerio?

El mayor reto: ser un buen sacerdote. Como nuevo rector, doy gracias a mis predecesores: don Juan [Alonso], don Miguel Ángel Marco, don Juan Luis Bastero, don Carlos Moreda y don Tomás Belda (q.e.p d). Deseo darles las gracias porque han hecho un trabajo espléndido, del cual me beneficio pues han abierto y trazado muy buen camino.

Los consejos del Papa Francisco

¿Qué espera usted de los seminaristas de Bidasoa?

De los seminaristas de Bidasoa espero que quieran a Dios y a la Virgen. También deseo que seminaristas y formadores hagamos propios los consejos que nos daba el Papa Francisco en la carta que nos escribió el pasado 31 de mayo. Son consejos perfectos, preciosos y precisos.

Junto a don Javier, ha sido nombrado vicerrector del Seminario Internacional Bidasoa don Joaquín Rebolé, oriundo de Pamplona que ha desempeñado su labor sacerdotal centrado en la pastoral universitaria, entre otras tareas en la prelatura del Opus Dei.

¡Bienvenidos a esta gran Familia!

«De los seminaristas de Bidasoa espero que quieran a Dios y a la Virgen. También deseo que seminaristas y formadores hagamos propios los consejos que nos daba el Papa Francisco en la carta que nos escribió el pasado 31 de mayo. Son consejos perfectos, preciosos y precisos»

D.Javier Ruza con seminaristas filipinos

En la imagen, D. Javier Ruza posa con seminaristas filipinos de Bidsoa celebrando el día de San Lorenzo Ruíz, el primer santo mártir filipino que murió martirizado el 29 de septiembre de 1637 en Nagasaki. Para los católicos filipinos celebrar a San Lorenzo Ruíz es una ocasión muy especial para compartir parte de su cultura y su alegría. Uno de los números culturales que se presentaron fue el Tinikling, un baile típico de Filipinas, en el participaron seminaristas filipinos, mexicanos, indios y españoles.

Los sacerdotes, la sonrisa de Dios en la Tierra

Pon cara a tu donativo. Ayúdanos a formar sacerdotes diocesanos y religiosos.

Artículos relacionados